APRENDER A VIViR...AN.

>> miércoles, 5 de mayo de 2010

CAPITULO 18.


Tyson debió de darse cuenta de la cara que puse cuando me dijo que debía pensarme lo de marcharme a Hawaii con mi abuela y mi tio, mis ojos se llenaron de lagrimas e inmediatamente él me abrazó:

  • ¿Tu quieres que me marche?- le pregunté. Me sentía como una de esas estúpidas adolescentes que salen en las películas.

  • ¡Diablos no!- exclamó Tyson.- Siendo egoísta quiero que les mandes a la mierda, que les digas que por el tiempo que te queda siendo menor de edad que hagan la vista gorda. Pero eso Alex.- su voz se suavizó.- es ser egoísta, por qué dime ¿qué futuro tienes aquí? No vas a poder ir a la universidad ya que necesitaras un empleo para mantener a Chloe y tiempo para ella, eso significa que encontrarás un empleo a medio tiempo en que te explotarán y te pagarán una mierda. Yo no quiero eso para ti, lo que quiero es que vayas a la universidad porqué se que en el fondo tu también deseas ir, tu abuela podrá cuidar de Chloe mientras tu tienes tu vida y eso no hará que te separes de ella.

  • Supongo que tienes razón.

  • Por favor Alex, no quiero que me malinterpretes. Lo que pas deseo es quedare a tu lado.

  • Lo se.- suspiré.

  • Así que voy a terminar el instituto y a mandar una solicitud para la universidad de Hawaii.

  • ¡Tyson! Pero pensé que querías ir a Brown.

  • Quería...pero bueno, en Hawaii hay unas olas estupendas.

  • Eso dicen.- le dije feliz. Yo le abracé mas fuerte y le di un beso en la frente.

  • Deberías entrar y disculparte.

  • Lo sé, vamos.


Entramos en la casa cogidos de la mano y nos sentamos en el mismo sofá que habíamos estado ocupando apenas unos minutos antes, me disculpé por mi comportamiento y mi abuela que parecía una persona muy comprensiva y dijo que mi reacción era perfectamente normal.

Hablamos durante un rato, intentando conocernos al máximo en el mínimo tiempo, porqué si, puede que fuésemos familia y mi abuela me pareciese una persona muy cálida, pero la verdad es que eramos unos completos desconocidos, mi madre cuando estaba viva apenas mencionaba a su familia y si alguna vez me contó algo sobre ellos yo era muy pequeña como para acordarme:

  • Estoy ansiosa por conocer a Chloe.- dijo mi abuela.

  • ¡Santo Dios! Las niñas.- exclamó Allison mirando la hora.

  • Voy yo a por ellas.- dijo Tyson.

  • Muchas gracias ¡Eres un sol!- le dijo Allison.

  • Lo sé.- le contestó él picandole un ojo. Se despidió de los demás con un simple- hasta luego.- y volvió 15 minutos mas tarde con las niñas, ellas estaban felices porqué Tyson les había comprado un helado. Chloe entró como un remolino y se planto delante de nuestra abuela.

  • ¿Usted es mi abuela?- le preguntó sonriendo.

  • Si cariño, soy tu abuela Leilani. Me puedes llamar Leila.- le dijo.

  • ¿No puedo llamarte abuela?- dijo Chloe triste.

  • Claro que si, cariño.

  • Yo soy tu tio Kai.- dijo Kai.

  • Wow ¡Que grande!- dijo mi hermana mirando sus músculos.

  • ¿Sabes que tienes una prima de tu edad?- le dijo Kai a Chloe.

  • ¿Enserio? ¿Dónde está?

  • Ella está en Hawaii.

  • Jó.- entonces Chloe se volvió hacia mi.- Alex ¿podemos ir a conocerla? ¿Podemos? ¿Podemos?

  • Pronto la conoceremos.

  • ¿Eso es que vais a venir con nosotros?- dijo la abuela.

  • Supongo que si.- respondí.

  • Me alegra mucho oír eso.

Pasamos el resto del día todos juntos, para la hora de la cena Kai y Leila se fueron al hotel que habían reservado, Allison se llevó a las niñas y yo me quedé con Tyson y su familia. Su madre y su hermana se portaron muy bien conmigo y Jade se pasó un rato después de cenar, vimos los tres una película tumbados en la cama de Tyson y yo me quedé dormida a la mitad.


Me desperté gritando y bañada en sudor, no había soñado con mi padre ni con sus amigos, había soñado con Kevin, en mi sueño él estaba haciendo daño a Chloe y luego aparecía violando a Adriana, yo estaba de pie contemplándolo todo y el me decía: Te dije que esto pasaría si abrías la boca.

Me desperté después de eso y empecé a llorar. No sabía que hacer, lo mejor sin duda sería denunciar a Kevin pero yo no tenía ninguna prueba de lo que él había hecho, por lo tanto no tenía ninguna garantía de que le fueran a condenar, me asustaba que él pudiera quedar en libertad y fuera a por Chloe o Adriana.

La puerta y la luz de mi habitación se abrieron y me di cuenta que no estaba en la habitación de Tyson si no en la de invitados, fue él quien entró por la puerta solo con unos boxers y frotándose los ojos:

  • Alex ¿Estás bien? Te he odio gritar.- dijo.

  • Sí, solo ha sido una pesadilla.- le respondí.

  • ¿Quieres contármela?- dijo sentándose a mi lado en la cama.

  • Yo...no es nada.

  • Vamos, no me mientas. Puedes contarme lo que sea ¿era tu padre?- yo negué con la cabeza- ¿Alguno de los otros dos desgraciados?

  • ¿Si te cuento algo me prometes que no vas a enfadarte conmigo?

  • Claro, yo nunca podría enfadarme contigo.

  • ¿Y me prometes que no vas a hacer nada?

  • Alex suéltalo ya, esto me esta dando mala espina.

  • Bueno...¿Te acuerdas de la ultima noche que salimos?

  • Claro, espera ¿conocías al tipo que te asustó?

  • Sí.

  • ¿Quién era?

  • Kevin...

  • ¡Maldito hijo de puta!- exclamó Tyson levantándose de la cama.

  • Tyson calmate por favor.

  • ¿Por qué no me dijiste que fue él?

  • No podía Ty.- empecé a llorar de nuevo, inmediatamente Tyson estuvo a mi lado abrazándome.- él...él me violó y me dijo que no dijera nada o le haría daño a Chloe ¡incluso me dijo que iría a por tu hermana!- Tyson en ese momento se levantó y salió de la habitación hecho una furia, yo le seguí porqué estaba asustada de lo que podía hacer, se metió en su cuarto y volvió a salir con unos vaqueros y una camiseta.- Tyson ¿qué estás haciendo?

  • Voy a ir a matar a ese hijo de puta.

  • ¡No!- chillé.- no vas a ir a ningún lado.- la madre de Tyson salió de su habitación.

  • ¿Qué pasa? ¿Qué son estos gritos?- preguntó y entonces cuando consiguió enfocar sus ojos vio a Tyson vestido y a mi sujetándole inútilmente de un brazo.

  • Alex, suéltame.- advirtió Tyson.

  • ¿A dónde te crees que vas?- pregunto Sandra.

  • A matar al desgraciado de Kevin “Smith”.

  • Oh muy bien ¿Quieres que te preste un cuchillo de cocina?- dijo su madre irónicamente.- ¿Estas tonto o qué te pasa?- le chilló.

  • Tyson por favor.- le dije.- te necesito a mi lado. Su expresión facial se suavizó y se calmó un poco.

  • Vístete.- me dijo.- iremos a la comisaria.

  • Ty...

  • Alex, hazlo por favor.


Hice lo que Tyson me dijo y cuando salí del cuarto totalmente cambiada me encontré que era Tyson el que sujetaba a su madre, ella peleaba con él y le exigía que la soltara, luego empezó a decir cosas sin sentido como: mi hija, esta pobre muchacha y una niña tan pequeña.

Finalmente Tyson consiguió calmarla y nosotros nos fuimos a la comisaria mas cercana, en el coche íbamos en silencio, Tyson tenía sus manos fuertemente cerradas sobre el volante y los nudillos se se habían puesto blancos. Puse la mano sobre su rodilla y se la apreté para hacerle saber que yo estaba con él:

  • Tyson tranquilizate, él no le hará nada a tu hermana.

  • ¿Te crees que estoy así por sus estúpidas amenazas?- dijo él.

  • ¿No?

  • Eso es solo una pequeña parte de mi enfado, Alex. Estoy así por lo que ese cerdo te hizo, fue tan...tan mezquino y bajo amenazarte con tu hermana. ¡Y con la mía!

  • No hay ninguna prueba de lo que hizo.- le dije.- y aunque la hubiera...yo, bueno, en parte accedí. Cuando me amenazó no me resistí.

  • ¿Por qué no lo hiciste?

  • Tenía mucho miedo, Tyson. Miedo de que cumpliera sus amenazas, que le hiciera daño a Chloe o que le destrozara la vida a tu hermana, yo ya estaba rota, no había nada de nuevo para mi en el dolor de la violación ni tampoco en el sentimiento de después. Puede que pienses que estoy loca, pero lo creas o no era algo rutinario para mi, ese dolor, ese sentimiento de suciedad, de creer que nunca serás nada bueno, sentir que tu corazón y tu alma se rompen cada vez un poquito mas es lo que he sentido cada día durante los últimos ocho años. No le deseo a nadie ese pesar, no quería arriesgarme a que le destrozara la vida a Adriana y sobretodo no quería que tu me odiaras por no impedirlo.

  • Alex...- Tyson habló con la voz rota y pude ver que tenía lágrimas en sus ojos y cayendo por sus mejillas.- Si tu esa noche hubieras conseguido escapar y ese...ese hubiera hecho algo contra Adriana yo no te culparía, no se como pudiste pensar algo así, yo no te hubiera odiado.- paró el coche en el arcén.- Has pasado por tanto...cualquier otra persona hubiera dejado de luchar hace mucho tiempo, y tu no solo has tenido el valor de seguir adelante, encima te has preocupado y has cargado con todo el dolor que hubieran padecido todas las personas que están a tu alrededor. Te sacrificaste por tu hermana y por la mía, a la que apenas conoces. Nunca jamás tendré palabras para describir lo grande que eres, Alex.


Me abrazó y yo le devolví el abrazó, nos quedamos así durante un minuto hasta que Tyson volvió a encender el motor y prometió que no dejaría que Kevin saliera de todo esto de rositas. Llegamos a la comisaria e hicimos la denuncia, luego pasamos a una sala en dónde estuvieron mucho rato haciendo preguntas, como conocían la situación ya que varios de los policías estuvieron en la detención de mi padre y sus amigos se portaron muy bien con nosotros, les expliqué detalladamente mi encuentro con Kevin y el porqué de mi silencio:

  • Esto es complicado, chicos.- dijo un oficial.

  • Sabemos que no hay pruebas.- dijo Tyson.- Pero algo hay que poder hacerse.

  • Lo podemos detener y retener durante 48 horas pero si en ese periodo de tiempo no aparecen pruebas o él confiesa lo tendremos que dejar libre. Y eso sería peor porqué podría hacer algo contra ti, Alex, o cumplir sus amenazas.

  • ¡Menuda mierda! ¿Y qué tenemos que hacer?¿Dejar que ese cabrón siga tranquilamente con su vida? Pude que Alex no sea su única víctima, puede que ya les haya arruinado la vida a otras chicas y pude que lo vuelva a hacer.- dijo Tyson exasperado.

  • Puedes pedir una orden de alejamiento, Alex. Pero no creo que sirva de mucho. Sería lo mismo que detenerlo, si que intentaríamos tenerlo controlado y lo detendríamos cada vez que se acercara demasiado a ti, pero podemos fallar. Y contra ti estaría la orden pero no hay nada acerca de tu hermana o de la suya.

  • ¿No hay otra opción?- dije yo.

  • La hay, pero no creo que te guste.- dijo otro agente.

  • ¿Cuál es?

  • Puedes, bueno, si él se quedará a solas contigo...e intentara algo, nosotros podríamos intervenir a tiempo y acusarlo de intento de violación.

  • ¡Ni hablar!- dijo Tyson inmediatamente.

  • ¿Vosotros intervendríais?- dije yo.

  • Alex, no. No vale la pena, tu te vas a ir a Hawaii pronto y no tienes que volver a verlo nunca mas.- me dijo Tyson.

  • Yo no Tyson, pero como tu has dicho puede que haya otras chicas ¿Y si una de esas es tu hermana?

  • Voy a regalarle un gas pimienta a mi hermana, un bate de baseball y la obligaré a ir a clases de defensa personal ¡La obligaré a cambiar de estado si hace falta! Pero no voy a dejar que tu te expongas a algo así de nuevo.

  • Tyson se que no quieres que me pase nada, pero no es tu decisión. A demás, no me pasaría nada.

  • Tu tampoco puedes decidir ayudar a la policía porqué eres menor, así que nada.- concluyó él.

  • Eso es cierto.- dijo un agente.

  • ¿Ves?- dijo Tyson.- Gracias por su tiempo, agentes.

  • Estamos aquí para esto, de todas formas estaremos atentos sobre Kevin Smith, sería fantástico si pudierais facilitarnos alguna foto suya.

  • Recortaré la del anuario y mañana por la mañana la traeré.- anunció Tyson.


Nos despedimos de los policías y volvimos a casa Tyson, con toda la tontería eran las seis de la madrugada. La madre de Tyson nos esperaba despierta en la cocina, le comunicamos lo que nos habían dicho y ella se puso furiosa:

  • Creo que sería bueno que Adriana cambiara de instituto.- dijo Tyson.- incluso debería irse a vivir con papá hasta el curso que viene.

  • Puede que tengas razón.- dijo Sandra. Yo sabía cuan duro les resultaba admitir eso a los dos, lo mucho que querían a la pequeña de la familia y la mala relación que había con el padre de Tyson y Adriana.

  • ¿Por qué tengo que ir a vivir con papá?- dijo Adriana entrando a la cocina con su pijama.

  • Creemos que es lo mejor para ti.- dijo su madre.

  • ¿Sólo porqué él lo diga?- dijo señalando a Tyson.

  • Es por tu seguridad.

  • No lo entiendo.- protestó.

  • Es por Kevin Smith.- dijo Tyson.

  • ¡Ese tipo solo es un pesado!

  • Eso creía yo también Adriana.- le dije.- Al principio es amable y educado, luego te invita a salir y se hace insistente...

  • Alex se topó con él un hace algunos días y la violó, Adri. Descubrió su punto flaco y lo aprovechó para hacer que no dijera nada.- dijo Tyson.

  • ¿Qué?

  • Por eso es que queremos que te vayas una temporada con papá. Él ahora está en Nueva Orleans, sólo hasta que empiece el próximo curso.- dijo Sandra.

  • Él ya ha manifestado su interés por ti, no quiero que tenga la posibilidad de hacerte nada.

  • ¿Es esto necesario? No se, puedo comprarme un spray de pimienta.

  • Oh, te lo voy a comprar igual y te apuntaras a clases de defensa personal.- dijo Tyson.

  • No seas exagerado.

  • Adriana.- le dije.- se que probablemente estás pensando que todo esto es mi culpa y que quieres mantener tu vida tal y como está. Pero también se cuanto de quiere tu hermano y lo preocupado que está, no quiero que te asustes mas, pero Kevin...él...bueno, me dijo que disfrutaría mucho mas contigo que conmigo, así que no sabemos cuando te puede atacar, pero es muy probable que lo haga.


Y en verdad que si que la asusté, no quería hacerlo pero ella debía saber la verdad. Empezó a llorar y se abrazó a su hermano, mientras sollozaba con la cabeza enterrada en el pecho de Tyson dijo que iría, que se iría con su padre. Tyson me miró mientras acariciaba el pelo de su hermana y gesticuló un gracias con los labios.

Read more...
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.