APRENDER A VIViR...AN.

>> domingo, 27 de junio de 2010

CAPITULO 20.


Pasaron algunos días des de el juicio y yo estaba haciendo una vida mas o menos normal, iba al instituto y por las tardes estaba estudiando para los exámenes con Tyson o iba a mis sesiones con la psicóloga.

En mi mente seguía rondando la idea de ir a hablar con la policía sobre el tema de Kevin pero lo cierto es que no había tenido tiempo para hacerlo, en parte porqué Tyson era como mi sombra y rara vez me dejaba sola.

Con Kevin me había topado varias veces en el instituto, todas las veces él me había mirado lascivamente pero yo, en lugar de bajar la mirada o de temerle, le miraba desafiante, tenía la macabra esperanza de que él intentase algo y así poder denunciarle.

Adriana, la hermana de Tyson, ya se había marchado con su padre y en cuanto a Chloe...bueno, por fin le había encontrado alguna utilidad a Dylan. Él mismo se había ofrecido a cuidar de Chloe los días que yo tenía que ir a mis sesiones en las que Tyson me solía acompañar, en realidad el pobre me llevaba y esperaba una hora entera a que yo terminara, cuando Tyson no podía venir era Jade la que me acompañaba. La función de Dylan era ir a buscar a Chloe a la escuela y llevarla a mi casa en donde estaba mi abuela, habíamos acordado eso por varios motivos, el primero y mas importante era que no quería que mi abuela, siendo mujer y mayor, se expusiera ante Kevin(si es que este planeaba algo contra mi hermana) por miedo a que también resultara herida, el segundo es que mi abuela no sabía conducir y tampoco era plan que fuera a buscar a Chloe en autobús todos los días, de manera que era Dylan el encargado de eso, incluso después de traer a Chloe en casa se quedaba con mi abuela y con Chloe hasta que yo llegaba a casa.


Era un día de esos en que yo estaba en la sesión con la psicóloga y fue duro, hablamos y hablamos de los motivos que me llevaron a no denunciar antes a mi padre, la conversación giró casi todo el tiempo entorno a mi hermana, de como la quería, como era lo único bueno que había existido en mi mundo durante mucho tiempo, al miedo que tenía a perderla, a no educarla bien, a no ser una buena sustituta de su madre,...cuando salí estaba bastante afectada y me fui directamente a refugiar en los brazos de Tyson que como siempre me estaban esperando, me rodearon y me dieron el calor y el apoyo que necesitaba, no me di cuenta que refugiada entre sus brazos salimos del edificio y me sentó en su coche, él se subió al lado del conductor y se puso en marcha:

  • ¿Estas bien?- me preguntó.

  • Sí, es solo que desearía ser capaz de borrar todo de mi mente.

  • Me lo imagino.- dijo cogiendo mi mano.- pero debes ser capaz de afrontarte a tus recuerdos sin derrumbarte.

  • Lo se, pero cuesta, me cuesta pensar que todo esto me va a acompañar toda mi vida. Sabes, en el momento en que te está pasando, cuando lo vives no se ve tan horrible como después.

  • No lo entiendo.

  • Se que suena raro, pero a ver, no estoy diciendo que no lo pasara mal todos estos años, el dolor, el miedo, el asco y la humillación eran malos, pero era algo con lo que convivía y aceptaba, pero ahora que todo ha acabado, o casi todo, no logro entender como fui capaz de soportarlo, como fui capaz de salir a la calle después de que él me violara o me pegara, cuando lo pienso ahora me derrumbo.

  • Fuiste fuerte, Alex. Ya has sido lo suficientemente fuerte para toda tu vida, tienes derecho a derrumbarte todo lo que quieras.

  • Si, pero supongo que ahora también me permito ser vulnerable porqué se que hay gente que me cuida y se preocupa por mi.

  • Te queremos.- dijo él como si eso lo explicara todo.

  • Lo sé.- dije.- yo te quiero también.

  • No hablaba solo de mi.- dijo sonriendo.

  • Ya, pero yo si me refería a ti. Eres la persona en quien mas confío, Ty. Se que contigo estoy segura. Solo espero que algún día pueda pagarte todo lo que estas haciendo.

  • No seas boba, Alex. No hay nada que pagar. - No me di cuenta de que ya habíamos llegado a mi casa hasta que Tyson detuvo el motor enfrente.- Hemos llegado.- dijo.

  • ¿Estás enfadado?- le dije mirándolo fijamente.

  • Claro que no, pero me gustaría que entendieras como me siento respecto a ti.

  • Tienes que tener mucha paciencia conmigo ¿no es cierto?

  • Cuando se trata de que entiendas algo,sí, mucha.- bromeó Ty.


Tyson y yo entramos en casa en donde como era de esperar estaban mi abuela, Chloe y Dylan. Este ultimo se quedó unos minutos conversando con Tyson y luego se despidió con un beso de mi hermana y de mi abuela. Subí a dejar mis cosas en la habitación que ahora compartía con mi hermana y Tyson me siguió, se sentó en la colcha rosada de Chloe y dejó escapar un suspiro, yo me senté a su lado y le acaricié la cara mientras ambos nos mirábamos intensamente a los ojos, pude ver que Tyson tenía unas ligeras ojeras debajo de sus ojos, se las acaricié con la yema de los dedos y le pregunté:

  • ¿Estás cansado?

  • Un poco. La verdad es que últimamente no consigo dormir bien.

  • ¿Y eso por qué?

  • Estoy preocupado y me siento impotente al ver a ese imbécil de Kevin pasearse tan tranquilo por el instituto. Y aunque se que Adriana está bien, me preocupa que se sienta sola viviendo con mi padre.

  • Se que dirás que no tengo nada por lo que disculparme, pero me siento en parte culpable por la situación de tu hermana, me gustaría poder hacer algo.

  • Has encertado, no tienes que sentirte culpable, seguramente le has evitado vivir lo que tu has vivido confesando la clase de monstruo que es Kevin. Pero te entiendo, yo también me sentiría mal aunque supiera que no es mi culpa.

  • Yo...Tyson, se que me dirás que es una locura y que probablemente te enfades conmigo, pero he estado pensando en hacer algo con Kevin.

  • Eso ni lo pienses.- dijo tajante.

  • ¡Si que lo pienso! No puedo vivir mas con esto ¿vale? Solo...si yo solo pudiera conseguir que me amenazara...la policía podría estar vigilando y se que nada pasaría.

  • Pero Alex ¿no ves lo peligroso que es lo que estas diciendo?

  • Sí, pero...

  • Sht, basta, no continúes.

  • Tyson voy a ir a hablar con la policía, lo quieras o no. Y tienes dos opciones o apoyarme o quedarte a un lado.

  • No puedo verte expuesta a este peligro.

  • Pues entonces será mejor que te quedes al margen.

  • Alex no te pongas difícil, sabes que haría cualquier cosa por ti, cualquier cosa siempre y cuando no sea una estupidez y esto que estas diciendo lo es.

  • Pues si me consideras estúpida será mejor que te marches.

  • No te considero estúpida.

  • Vete Tyson, vete a tu casa.

  • Alex...- le corté con una mirada envenenada.- ¡Está bien! ¡Haz lo que te de la gana!


Y se marchó dando un portazo, oí como les decía adiós a mi abuela y a Chloe y cuando oí la puerta de la entrada cerrarse me eché a llorar como una tonta. Esa era la primera vez que Tyson me elevaba la voz y me había dolido porqué él siempre era amable, me tumbe encima de la cama y abracé mis rodillas. Mi hermana vino a buscarme para cenar pero le dije que no tenía hambre, ella no insistió y después de unos minutos vino mi abuela, yo seguía en la misma postura y de vez en cuando me caía alguna lágrima, mi abuela se sentó en la cama y paso su mano dulcemente por mi pelo:

  • ¿Qué te pasa, cariño?- preguntó.

  • Nada.

  • Pues nada no es lo que parece.

  • Yo...Tyson y yo hemos discutido.

  • Eso me ha parecido.

  • Él se ha enfadado, jamás se había enfadado conmigo.

  • Puede que jamás hubiera tenido un motivo real para hacerlo.

  • Le he dicho que...bueno...quería ir a hablar con la policía para tenderle una trampa a Kevin. Me ha dicho que era una estupidez.

  • Y lo es. No puedes exponerte a ti misma a algo así, solamente conseguirás lastimarte mas. Y es normal que Tyson se haya enfadado, él teme perderte, cariño. Mira, te seré sincera a tu edad es muy difícil encontrar el amor, la mayoría de adolescentes solo creen estar enamorados, pero lo que Tyson siente por ti...eso es intenso, jamás había visto algo así, ni siquiera en persona que llevan toda la vida juntos. Así que es normal que tenga miedo y que por eso se enfade. Ponte tu en su lugar, imagina que fuera él quien quisiera exponerse ante el peligro ¿Se lo permitirías?

  • No...supongo que no.

  • Pues ahí lo tienes.

  • Abuela, gracias.- le di un abrazo y me levanté de la cama.

  • ¿A dónde vas?

  • A casa Tyson.- mi abuela me miró preocupada.- Tranquila, tengo mi spray.

  • Ten cuidado.


Yo asentí, cogí mi bolso y salí como una bala hacía casa Tyson. No tardé mas de tres minutos en llegar y cuando lo hice ahí estaba él. Iba vestido solo con sus vaqueros, sin camiseta y sin zapatos, estaba sentado en las escaleras fumando un cigarrillo y su mirada estaba perdida en el cielo contaminado de Los Ángeles. No se percató de mi presencia hasta que estuve delante de él:

  • Tyson.- le dije.

  • Alex ¿qué haces aquí? No has debido de salir sola.

  • He venido a disculparme contigo. Y tranquilo tengo mi spray justo aquí.- le dije levantando la mano. Él dio otra calada a su cigarro, lo tiró y cerrando los ojos empezó a frotarse las sienes.

  • Está bién. Siéntate.- me senté a su lado en las escaleras.

  • He estado hablando con mi abuela, y te pido perdon por mi comportamiento. Lo he estado pensando y yo también estaría como tu si fueras tu el que te quisieras poner en peligro.

  • Entiéndeme, Alex. No es que yo no quiera que encierren al capullo de Kevin, pero esta no es una manera de hacerlo, para mi no es una opción.

  • Lo sé, lo he entendido, cariño. Perdoname.

  • Perdoname tu a mi por haberte gritado. No era mi intención.

  • No importa.

  • Lo siento de veras.- dijo hundiendo su cara en sus manos. Me levanté y me arrodillé en el escalón en el que él tenía puestos sus pies. Quedé entre sus rodillas y le cogí la cara con ambas manos.

  • Tyson mirame.- le ordené. Él lo hizo.- He dicho que no importa. Yo te he gritado cientos de veces así que no te disculpes. Entiendo porqué los has hecho.- Y sin mas le besé, sí le bese porqué era lo que deseaba hacer en ese momento, me salió natural y no sentí asco, ni nauseas ni nada por el estilo. Ese beso no dolió porqué los labios de Tyson cuando reaccionaron fueron suaves y tiernos.- Te quiero.- le dije abrazándole.

  • Yo también te quiero, pero Alex, me has besado.

  • Lo se.

  • ¿Estás bien?

  • Estoy muy bien. Contigo estoy muy bien.


Él me apretó contra su pecho y apoyo su barbilla en mi cabeza, nos quedamos así unos minutos hasta que yo le pregunté si podía quedarme a dormir con él, accedió y después de llamar a mi abuela y de que Tyson me preparara unos cereales con leche y fuimos a su habitación.

Esa noche me dormí entre sus brazos y entre palabras de amor, me vi capaz de volver a besarle y nos besamos un par de veces mas y aunque intentamos quedarnos despiertos hablando el sueño pudo con nosotros.


Por la mañana nos despertamos tarde puesto que era sábado y no había escuela. Cuando abrí los ojos me di cuenta que había dormido prácticamente encima de él, supe que él también estaba despierto porqué acariciaba mi espalda de arriba a bajo con su dedo:

  • Buenos días.- me dijo.

  • Buenos días.- me incorporé para librarle de mi peso.- lo siento, seguro que te he aplastado durante toda la noche.

  • No pesas nada, Alex.- y volvió a tumbarme encima de él.- Además, así estoy muy bien.

  • ¿Seguro?

  • Ajá- yo sonreí con mi cabeza apoyada encima de su pecho y me apreté un poco mas contra él.


Al cabo de unos minutos nos levantamos, le ayudé a arreglar su cama y bajamos a desayunar. En la casa no había nadie pero encima de la mesa de la cocina había una nota de la madre de Tyson diciendo que había llamado mi abuela. Llamé rápidamente a mi casa, preocupada y contestaron después del tercer bip:

  • ¿Aloha?- esa era mi abuela.

  • Abuela, soy yo.

  • Ah, hola Alex.

  • ¿Has llamado?

  • Si cariño, no te preocupes, no pasa nada, es solo que han llamado de la comisaria.

  • ¿De la comisaria?

  • Sí,un tal agente Hernandez.- Hernandez era uno de los agentes que nos había atendido cuando fuimos a denunciar a Kevin.

  • ¿Y que ha dicho?

  • Por lo visto esta noche han detenido a ese...Kevin.- mi abuela dijo el nombre con desprecio.- ese tipejo ha intentado violar a una muchachita pero por suerte había un agente cerca y acudió al oír los gritos de la chica.

  • ¿La...la chica está bien?

  • Bastante, solo tiene algunos golpes, pero por suerte el agente llegó a tiempo.- no conocía a esa chica pero suspiré aliviada.

  • Bien.

  • Bueno, el agente dijo que necesitaban que te pasaran por la comisaria.

  • Está bien, iré en cuanto antes.

  • Se fuerte cariño, esto es el final.

  • Lo se.- colgué y Tyson que estaba a mi lado me miró interrogante.- Han detenido a Kevin.- le informé.

  • ¿Lo dices en serio?

  • Sí, él ha intentado violar a una chica esta noche, pero la chica ha tenido suerte y se ha salvado, había un agente que le oyó gritar y han detenido a ese...a ese...- No pude continuar, me sentía mareada y las piernas me fallaron. Tyson me cogió antes de que cayera al suelo y me acunó contra su pecho.

  • Sht, Alex, respira.- pero lo cierto es que no podía respirar bien, aunque me sentía aliviada lo ultimo que estaba guardando dentro ahora intentaba salir.- Sacalo, Alex.


Los nervios, la tensión, el miedo y la angustia que viví durante todo ese tiempo estaba saliendo, por unos segundos pensé que me ahogaba pero poco a poco volvió mi respiración y empezaron mis llantos, así durante mas de una hora en la que Tyson estuvo sostuviendome sin decir nada.


Horas mas tarde, cuando por fin todo estuvo en su sitio Tyson me llevó primero a mi casa para que pudiera ducharme y cambiarme de ropa y luego me acompañó a la comisaria, el agente Hernandez nos recibió y nos dijo que efectivamente habían detenido a Kevin, que necesitarían mi testimonio en el juicio pero que era seguro que iría a la cárcel. Hablamos un rato con el agente y al salir vi que había una niña de unos quince años, rubia y con el pelo rizado, era una preciosidad pero tenía la mirada perdida y su madre la arropaba mientras sollozaba, cuando la vi supe que era la chica a la que Kevin había intentado violar, y me estremecí por que ella se veía débil e inocente, sin pensarlo me solté de la mano de Tyson y fui hasta donde ella estaba, me agaché delante de ella y le dije:

  • Hola cariño, me llamo Alex.- ella me miró y su madre también.

  • Yo me llamo Kat.- contestó con la voz temblorosa. Le sonreí.

  • Se por lo que estás pasando y se que es duro, pero tienes que ser fuerte, ese hombre va a ir a la cárcel y no podrá hacerte daño.

  • ¿Cómo sabes...?

  • ¿Cómo se lo que te ha pasado? Él me lo hizo a mi, no tuve tanta suerte como tu y fui estúpida porqué cuando quise denunciarle ya no había pruebas. Te pido disculpas por eso.

  • ¿Él te violó?

  • Si que lo hizo.

  • Lo siento mucho.

  • Gracias, pero quiero decirte que eres afortunada de tener una familia que te quiere y se preocupa por ti, por mucho que quieras encerrarte en ti misma no lo hagas, ellos son lo mas importante que tienes y los que van a ayudarte a salir de esto.- ella asintió y cogió la mano de su madre.

  • Muchas gracias, Alex.- dijo.

  • De nada, espero que estés bien pronto.

  • Lo intentaré.

  • Si sientes la necesidad de hablar, este es mi numero.- le apunté mi móvil en un papel y se lo tendí, ella lo agarró y cerró el puño entorno a él.- Puedes llamarme cuando quieras, no importa la hora.

  • Lo haré.

  • Bien.- me levanté y miré a su madre.- No dejes que se derrumbe, por mucho que te sientas impotente no la dejes sola.- le dije. Ella asintió con la cabeza y susurró un gracias.


Caminé de vuelta al sitio en donde había dejado a Tyson y el pasó su brazo por mis hombros y me dio un beso en pelo, caminamos de vuelta al coche y él dijo:

  • Eso ha sido muy generoso por tu parte.

  • No he podido evitarlo, cuando la he visto se me ha roto el corazón.

  • ¿Te he dicho que eres una persona maravillosa?

  • ¿Lo soy?

  • Lo eres.

  • Espero ser mejor ahora que por fin todo ha terminado.

  • Lo serás si es que eso es posible.


Tyson me abrazó y yo respiré con tranquilidad por primera vez en años.

Read more...

APRENDER A VIViR...AN.

CAPITULO 19.
Apenas pude dormir un par de horas después de volver a la realidad. Sandra me despertó a las diez alegando que tenía que ir a hablar con la psicóloga del hospital, ella tenía que irse a trabajar pero Jade llegaría en unos minutos para acompañarme, por otro lado Tyson había ido al instituto por obligación de Sandra.
Me levante y me metí en la ducha con la esperanza de que Tyson no se encontrara con Kevin en la escuela y que si lo veía pudiera controlarse. Después de ducharme me vestí con unos vaqueros y una simple camiseta, baje a la cocina y tome una manzana y un zumo de naranja para desayunar.
Como Sandra había dicho Jade pasó a recogerme y me llevó al hospital para que yo hablara con la psicóloga. Fue la primera sesión y por lo tanto las mas dura, tuve que revivir otra vez lo ocurrido y lloré muchísimo, tanto que cuando salí de la consulta tenía los ojos rojos y empezaban a hincharse. Jade, la cual estaba esperando en la sala de espera vino a abrazarme nada mas verme salir, estuvo dándome apoyo durante una media hora mas o menos hasta que paré de llorar. Luego, por ordenes estrictas de Tyson me llevó a comer.
Después de que Jade se asegurara que comiera me llevo a mi casa donde pude recoger algunas de mis cosas y también cosas de Chloe. Luego volvimos a casa Tyson y vinieron mi abuela y mi tio Kai, estuvimos hablando sobre el día de salida para Hawaii.
La verdad es que yo estaba preocupada porque estaba perdiendo muchas clases y con los exámenes finales tan cerca temía que no pudiera aprobar el curso y mas sin en un momento como ese cambiaba de instituto, así que le pedí a mi abuela que me dejara terminar el instituto en Los Ángeles:
  •  Alex, realmente no creo que eso sea lo que mas te convenga ahora mismo.- dijo mi abuela.
  • No deberías preocuparte por los exámenes ahora- añadió Kai.- en tu caso no pasaría nada si repitieras el curso.
  • Pero yo quiero terminarlo ahora, se que puedo hacerlo.- repliqué.- pero solo podre terminarlo aquí.
  • ¿Crees que estás lista para volver al instituto?- la abuela. La respuesta era que no, pero siempre había sido muy cabezota.
  • Creo que podré hacerlo, además, Tyson está en casi todas mis clases.
  • No se hija, no me parece una buena idea.
  • Por favor, no se...vosotros podéis volver a Hawaii y tan pronto como termine los exámenes Chloe y yo cogeremos el primer vuelo.
  • Mira, en caso de que diga que si, Kai va a volver, pero yo me quedaré aquí con vosotras.
  • Pero abuela, yo no quiero que tu dejes de hacer tu vida.
  • Niña, estoy jubilada ¿crees que puedo perderme algo emocionante?
Eso nos hizo reír a todos y dejamos estar el tema por un rato, luego decidí que era hora de volver a mi casa, por lo tanto recogí las cosas que tenía en casa de Tyson y las puse en una bolsa, la abuela iba a quedarse en nuestra casa así que no iba a tener miedo. Kai partiría hacia Hawaii el día siguiente.  Me dejaron sola un rato ya que la abuela y Kai irían al hotel  a buscar las cosas de Leila y Jade tenía una entrevista de trabajo, me senté en el sofá y me dediqué  a hacer zaping hasta que Tyson llegó del instituto, en ese momento yo estaba a punto de quedarme dormida:
  • Hola.- dijo Tyson.
  • Hola ¿cómo te ha ido?- le pregunté.
  • He tenido días mejores.- me incorporé y él se sentó a mi lado.
  • Cuéntame.- en ese momento nos interrumpió Adriana.
  • Hola Alex ¿qué tal estás?
  • Bien, gracias.
  • Ajá...bueno, iré a...hacer deberes.
  • Claro.- dije yo.- Adriana se marchó y Tyson me abrazó apretándome contra su pecho.- ¿Qué pasa?
  • Que llevo todo el día controlando mis ganas de ir a buscar a ese desgraciado de Kevin y matarlo con mis propias manos.
  • No debes ponerte así.- le dije acariciando su cara.
  • ¿Y cómo quieres que me ponga?
  • Quiero que te tranquilices, que pienses que pronto todo habrá acabado y que me mimes como haces siempre.- Tyson esbozó una media sonrisa y empezó a hacer círculos en mi espalda con su mano.
  • Solo lo hago porqué me lo pides tu.
  • Lo sé.- Tyson me dio un beso en la frente y nos quedamos así durante un rato.- Voy a volver esta noche a mi casa.
  • ¿Estas segura? Es muy pronto.
  • Mi abuela se va a quedar conmigo y ademas ya no puedo estar mas días en tu casa.
  • Puedes quedarte aquí tanto como quieras.
  • Ya lo se, Ty. Pero ya es hora de intentar hacer una vida normal. Y también esta Chloe, no puede quedarse mas en casa de Allison. Ella ya está haciendo demasiado, tiene a Emma, está embarazada y el médico le dijo que debía guardar reposo.
  • En esto te doy la razón.- hubo silencio.- hoy en el instituto me han preguntado por ti.
  • ¿Quién?
  • Bueno...Haley y Dylan. Tu caso, Alex ha salido en las noticias, no tu nombre pero si el de tu padre, ellos lo vieron y bueno...ya sabes.
  • ¿Qué te han dicho?
  • Están preocupados por ti, querían venir a verte, pero les he dicho que mejor no. ¿He hecho bien?
  • Claro que si, llamaré a Haley en cuanto me sienta preparada.
  • Se lo diré mañana. También Violet quiso hablar conmigo.
  • Normal. Creo que voy a tener que ir pronto al instituto.
  • ¿No estas yendo muy deprisa?
  • Puede, pero deja a menos que lo intente, no quiero cambiar toda mi vida solo por esto.
  • Como quieras...
Sabía que Tyson estaba preocupado pero yo tenía que intentarlo. Quedamos en que mañana Tyson pasaría a buscarme para ir a la escuela y luego me llevó a buscar a Chloe y nos encontramos con mi abuela en mi casa. Fue duro volver ahí, cierto que había vuelto a por ropa, pero eso solo habían sido unos minutos, era diferente el tener que vivir ahí. Cuando pasé por delante de la habitación de mi padre, el lugar en que paso todo...me derrumbé, la puerta estaba abierta y todo seguía igual, las sabanas estaban revueltas y mi sangre las manchaba. Por suerte no estaba sola, mi abuela estaba conmigo y cogió mi mano para demostrármelo. Fue mi abuela la que se encargó de limpiar la habitación, cuando terminó cerró la puerta y sin decir palabra supimos que esa puerta debía permanecer cerrada. Mi abuela se quedaría en mi habitación y yo dormiría con Chloe hasta que encontráramos otra cosa.  Cuando me desperté por la mañana me sorprendió un delicioso olor a tortitas, me levanté con cuidado de la cama pues aún tenía algunos golpes que me dolían y bajé las escaleras, encontré a mi abuela ya vestida y con un delantal preparando el desayuno:
  • Buenos días, Alex.- me dijo viéndome parada en medio de la puerta.
  • Buenos días.- contesté yo aun sorprendida.
  • Estoy preparando tortitas ¿os gustan, no?
  • Claro, es solo que estoy sorprendida. No recuerdo la última vez que alguien preparó mi desayuno.
  • Lo supongo, pero ahora estoy yo aquí. ¿Por qué no vas a despertar a tu hermana y bajáis a desayunar. No querréis llegar tarde.
  • No, claro. Ahora mismo bajamos.
Fui a despertar a Chloe y cuando lo conseguí ambas bajamos a desayunar, las tortitas estaban realmente buenas, además había zumo recién exprimido. Terminamos de comer y volvimos arriba para prepararnos para la escuela.  Tyson pasó puntual a recogernos y después de dejar a mi hermana en su colegio nos dirigimos al instituto. Durante todo el camino Tyson no paró de preguntarme si estaba segura de que quería ir a clase, todas las veces le respondí afirmativamente y el me obsequió con un “es demasiado pronto” después de mi respuesta. Al final me salí con la mía, Tyson no estaba convencido pero si yo le decía que me llevará a hacerme un tatuaje en mi frente él me llevaría. Llegamos y al bajar del coche todo seguía igual, todos los estudiantes iban de un lado para otro totalmente metidos en sus mundos, había como siempre agrupaciones de alumnos hablando de aquello o de lo otro. Era sorprendente como la vida de alguien podía cambiar tan dramáticamente sin que todas las personas que estaban a su alrededor se dieran cuenta. Era como estar gritando en medio de una habitación llena de gente y nadie se diera cuenta de tu agonía. Tyson puso su mano encima de mi hombro sacándome de mis ensoñaciones, me apegué a su cuerpo y los dos nos encaminamos a nuestra primera clase. La primera mitad de las clases fue rara, por regla general yo siempre pasaba desapercibida, o eso pensaba yo, normalmente cuando iba por los pasillos con Tyson la gente le saludaba a él y a mi me ignoraban, en cambio ese día cuando le saludaban a él después reparaban en mi y añadían:
  • ¿Qué te ha pasado, Alex?- obviamente se habían fijado en mi ojo negro y mi labio partido.
  • Es una larga historia.- respondió Tyson todas las veces. Íbamos de camino a la cafetería y después de cinco “¿qué te ha pasado, Alex? Exploté.
  • ¿Se puede saber cómo toda esta gente sabe cómo me llamo?- A Tyson se le escapó una risita.- ¡No te rías!- le dije yo.
  • Eres bastante popular.- dijo el tranquilamente.
  • ¿Qué? ¿Yo? ¿Por qué?
  • Bueno, digamos que cuando llegaste pasaste desapercibida hasta el momento que te sentaste a comer en nuestra mesa.
  • ¿Me estás diciendo que toda esta gente sabe mi nombre porqué como en vuestra mesa?
  • Por eso y porqué yo me interesé en ti...- dijo Tyson a regañadientes. Fue mi turno de reír.
  • Jamás me había dado cuenta de que eres Don Popular.
  • ¡No soy Don Popular!
  • Oh, claro que si. ¡No se como no me di cuenta antes! Eres el capitán del equipo de baloncesto, armas jaleo allá dónde vas y tu y Dylan tenéis un club de fans.
  • Dylan tiene un club de fans.
  • No seas modesto.- le dije riendo.- aunque no sea tan grande como el de Dylan tu también tienes uno.
  • En estos momentos de odio.
  • Lo se.
Llegamos a la cafetería y nos pusimos en la cola de la comida, después Tyson dudó de ir a sentarse en la mesa de siempre o buscar un sitio para nosotros solos. Yo le empujé hacía la mesa de siempre pese a que allí estaban Haley y Dylan. Nos sentamos, primero Tyson al lado de Dylan y después yo en un extremo, tenía a Haley justo enfrente y me miraba con preocupación, yo la miré también y le dediqué una sonrisa, luego alargué mi mano y cogí la suya que estaba encima de la mesa, se la apreté un poco y le dije:
  • Estoy bien.
  • Lo siento tanto...- empezó a decir ella.
  • Sht, dejalo, ahora no.
  • Deacuerdo.
Haley me devolvió el apretón de mano y después de acariciarme con su pulgar soltó mi mano y empezó a comer como si no hubiera pasado nada. Ella había entendido que yo sabía que ella sabía lo que me había pasado pero que no quería hablar de ello ahora.  Después de comer Tyson y yo no teníamos clase juntos y Tyson me había convencido de que nos saltásemos esa hora para ir a hablar con la directora Evans. Me acompañó hasta el despacho y después de llamar a la puerta y escuchar un “adelante” entramos los dos:
  • Hola Violet.- dijo Tyson con alegría fingida.
  • Tyson.- ella iba a decirle algo hasta que me vio.- ¡Dios santo, Alex!- exclamó al ver mi cara.
  • Estoy bien.- dije inmediatamente al ver que se levantaba.- lo juro, tiene peor aspecto de lo que realmente es.
  • ¿Cómo la has dejado venir al instituto?- le dijo la directora a Tyson.
  • Intenté persuadirla, pero es de ideas fijas.
  • Bien, sentaros.- me senté yo puesto que Tyson ya lo estaba.- no voy a preguntarte nada Alex, vi las noticias y la asistenta social habló conmigo, se lo que tengo que saber. Solo quiero decirte que si crees que no puedes venir al instituto no importa, puedes estudiar en casa lo que queda de curso y yo personalmente vendré a supervisar tus exámenes.
  • Creo que eso no será necesario.
  • Alex eso es una buena idea.- dijo Tyson.
  • ¡No! Ya basta, no voy a quedarme encerrada en casa. No tengo miedo, quiero hacer una maldita vida normal.
  • Está bien. Nadie te dice lo contrario es solamente que estamos preocupados por ti.- dijo Ty.
  • Lo se, es solo que estoy harta de que me preguntes cada cinco minutos si estoy bien o si estoy segura de las cosas.
  • Lo siento.
  • Se que no lo haces para molestarme, así que no te disculpes.- hubo un incómodo silencio hasta que la directora Evans lo rompió.
  • Así que de momento vas a asistir a clase, si en algún momento cambias de idea solo tienes que decirlo.
  • Está bién, gracias.- dije yo.- si no hay nada mas...
  • En realidad hay algo- dijo Ty.
  • ¿El qué?- le pregunté yo
  • Kevin.
  • Ty, no...
  • Debe saberlo, Alex. Tiene un violador en su instituto.
  • Está bien.
Tyson le habló a la directora sobre Kevin, cuando terminó de explicarle lo que nos habían dicho en la policía la directora estaba claramente encolerizada. Nos dijo que les iba a pedir a los profesores que lo vigilaran de cerca y que se encargaría que el entrenador dejara de protegerlo ya que siempre lo excusaba de todo, lo habían pillado montones de veces acosando a diferentes chicas pero el entrenador siempre le excusaba diciendo que eran cosas de hormonas, de jóvenes. Ahora nos preguntábamos si había violado a alguna otra chica y esta no había dicho nada por miedo.  Tyson y yo salimos del despacho con la promesa de la directora de vigilar a Kevin y con su permiso para no asistir a las clases que compartía con él. Por suerte no lo vi en todo el día y cuando terminaron las clases Tyson y yo, bueno, yo le pedí que me llevara a algún sitio, nos subimos a su coche y condujo hasta llegar a la playa, una vez sentados sobre la arena observamos el mar y a la gente que paseaba o hacía surff, me apoyé en el pecho de Tyson y pasé sus brazos al rededor de mi cintura, me sentía diminuta a su lado, vale, era diminuta pero es que él era enorme:
  • Siento haberte gritado en el despacho de la directora.- le dije.
  • No importa, se que te estoy mareando un poco.
  • Se que estás preocupado, de verdad que te entiendo, pero te pido que confíes en mi. Se que puedo hacer esto, estoy un 100% segura que voy a tener momentos malos, pero esto va en el pack de supervivencia.
  • Cuando lleguen estos momentos voy a estar a tu lado.
  • Eso espero...
 Dos semanas después fue el juicio contra mi padre, Michel y George. Tyson, Jade, Allison, mi abuela, Haley e incluso Dylan estuvieron a mi lado antes de que empezara, no había podido dormir los dos días anteriores y llevaba temblando des de las ocho de la mañana y el juicio era a las diez.  Nos encontrábamos esperando en las incomodas sillas de plástico marrón que había en el pasillo, justo enfrente de la puerta en dónde se iba a celebrar el juicio cuando los volví a ver, los tres estaban esposados e iban escoltados por dos guardias, mi temblor se incrementó, y Tyson que estaba sentado a mi lado me abrazó fuerte contra su pecho, los dos amigos de mi padre entraron deprisa y mirando sus pies, pero mi padre...mi padre se detuvo en la puerta y me miró fijamente, sonrió macabramente y pronunció las siguientes palabras:
  • Hola hija, te ves bién. Incluso mejor que hace unas semanas cuando estabas arrodillada.- Tyson se levantó inmediatamente con intención de ir a por él, por suerte Dylan fue mas rápido que él y lo sujetó. Los guardias empujaron a mi padre al interior de la sala y lo último que escuché de él antes del juicio fue.- dale un beso a tu hermana de mi parte.
  • Alex, no hagas caso, él no puede hacer nada.- dijo Jade.- sabe que lo tiene muy crudo y se aferra a la nada. El la desesperación lo que habla por él.
Y Jade tenía razón, cuando se dictó sentencia, después de unos días en los juzgados muy duros para mi y para las personas que me querían, vi a mi padre derrumbarse, iba a pasar muchos, muchos años en prisión, al igual que sus amigos.  La ultima vez que lo vi solo pude a ver a un hombre enfermo, solo y patético. No me dio ningún tipo de pena, puede que fuera un enfermo pero yo no tenía la culpa, yo había tenido que sufrir muchos años por su culpa y pensaba que se merecía todo lo que le estaba pasando y lo que estaba por venir. No quería pensar mucho en ello pero todo el mundo sabía lo que les pasaba a los violadores y en especial a los pederastas en la cárcel. Lo único que esperaba es que supiera lo que es ser tratado del mismo modo en que él me había tratado tantos años a mi.   Pese a que mi padre y los otros dos desgraciados estuvieran encerrados no podría cerrar esa etapa de mi vida, no mientras Kevin siguiera pasenadose a sus anchas por el instituto y por la ciudad. Era el momento de volver a ver a la policía y esta vez lo haría sola.    

Read more...

Cómplices y Amantes de la noche!!!

>> sábado, 19 de junio de 2010

Hola que tal Chicas!!!
Estoy de nuevo de regreso me perdi en un letardo sumamente largo, porque me estaba recuperando, de el dia a dia y los nuevos eventos en mi vida.

Les traigo este poema, por ahora. Despues me animo a comenzar a publicar algo más largo.

Complices y Amantes de la noche

El destino lo creamos tú y yo, tus palabras tocan mi ser, y con rima y sin prosa trato de sobreponer, este caudal de dudas que en mi albergo y quiero responder, más igual sin ideas ando ya que mi vampira y mi musa, esta desaparecida.

Ya me afecta la noche, que me envuelve en su manta, y me arrulla con su canción, y sin una luna llena que satisfaga mi inspiración.

Vampira despierta que cerca estoy y cerca siempre estaré.

O mi lord de la noche, tan larga es su agonía, que haces tan solita en medio de esa lejanía, sin tu guía, soy un zombi perdido en sus éxtasis de frenesí, déjame servirte todas las noches que padezcas de tan terrible letanía.


Mi sangre hierve por saciar tu hambre, en esta oscuridad que nos rodea, vivos temen a tu Nombre, y muertos aman tu sed, sin descanso sin sosiego yazgo ante tus pies, mi vampiresa eterna.


Me siento halagado de llegar al extremo de que mis palabras te hipnotizaron. Que de pronto me premias, apareciendo ante mi, tan bella y tentadora.
Noches sin luna, distraídos mi ojos que no aprecian tu belleza cubierta de esta manta negra que cubre nuestros corazones.


Noches sin luna, sin inspiración me quedo ya que sin ella no puedo ver tu rostro a través de su atenúe brillantez.


Noches sin luna, mi mente transforma los hechos y los vuelve surrealista en esta locura.

Recuerdo esas noches que fuimos amantes, noches con luna, calmaron mi brisa porque reflejando tu brillante sonrisa.


Brillante sosiego que resplandece entre mis adentros tu calido viento, cortinas de humo envuelven tu cara ocultándome tu mirada de entre mis ojos que buscan tu ser entre cientos que te buscan. Respiras mi aire, sofocas mis pulmones, vives de mis lamentos, entre recuerdos te veo, sin garantía que devuelvas mi tiempo.


Noches Frías hacen olvidar mi pasión hacia ti, aunque por dentro se, que por ti vivo y sin ti muero.


Porque tú eres mí amada vampira y yo tú sombra, convertido en un zombi hasta que me devuelvas la vida con un nuevo anochecer.


De Poeta zombi azul a Vampira de rojo


Espero y les guste, fue un poema hecho de mi entrañable zombi amigo y perfeccionado por mi.

Me gustaria comentarios porque son buenos para el alma.
Se despide una creativa extraviada...

Read more...
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.