MAS VAMPIROS...AN

>> miércoles, 2 de septiembre de 2009

11.EL PACTO.


Los dias que siguieron fueron extraños. Andrew no me trataba mal y tampoco me evitaba pero actuaba como si estuviera ofendido por mi rechazo.

Por otro lado estaba Megeara que se había instalado en casa, asi con todo el morro, pensé que debia ser algo normal porqué Andrew no le dijo nada ni le pidió explicaciones. Megeara era la mayor parte del tiempo amable y simpatica, lo único que no tenías que hacer era hablar de Giovanni delante de ella. Meg se pasaba la mayor parte del tiempo conmigo, bueno el tiempo que yo no estaba en clase o con Arion, me caía bién, era raro volver a “vivir” con alguien de mi mismo sexo, no raro en plan mal si no que me gustaba.

Después de dos semanas empecé a preocuparme por Gio, no había llamado ni dado señales de vida así que en el instituto me pasaba el día llamandole pero no contestaba así que al final se lo comenté a Andrew mientras volvíamos un día a casa:

  • ¿Tu sabes algo de Gio?

  • No.

  • ¿Y eso es normal? ¡Es decir, al menos podría haber llamado o enviado en mail o algo!

  • No te preocupes, seguramente estará en alguna playa de Australia haciendo surf o esquiando en los Alpes suizos.

  • No me digas que no me preocupe porque me preocupo. Han pasado dos semanas des de que se marchó, llevo des de ayer llamandóle al móvil y no contesta.

  • Carol de verdad, eso es normal. Ya sabes como es Gio. Cuando quiera llamará.

  • Lo sé, pero...

  • Mira si quieres estar mas tranquila luego pruevo de llamarle yo.


Andrew le llamó pero tampoco contestó.

Mas tarde en casa de Arion yo seguía preocupada, estabamos en el sofá acurrucados viendo una pelicula pero si os digo la verdad no le prestaba ninguna atención ya que mis pensamientos estaban con Gio. Arion me abrazó fuerte y me dió un beso en el cuello:

  • ¿Qué te pasa?- me preguntó.

  • Nada.- le respondí automaticamente. Él nos incorporó a los dos y me puso en su regazo.

  • Carol creo que te conozco un poco para ver que te pasa algo. Ademas hace como cinco minutos que he puesto pause en la pelicula y tu no has dicho nada.

  • ¡Oh!

  • Así que venga, cuentáme.

  • Es solamente que estoy preocupada por Gio.

  • ¿Aun no ha llamado?

  • No, y le he estado llamando des de ayer y no me contesta. Se lo he comentado a Andrew pero dice que no me preocupe que seguro que está bién. Pero...

  • No puedes evitarlo.- dijo terminando por mi.

  • Y no se, también lo echo de menos.

  • ¡Ai mi niña!- me dijo apretandome contra su pecho.- ¿Quieres que lo encuentre?

  • ¿Cómo?

  • Hay vampiros en todos los paises, puedo ponerme en contacto con ellos y preguntarles si lo han visto. Gio es un tipo sociable, donde quiera que esté lo mas seguro es que se esté quedando con algun vampiro.

  • ¿Harías eso por mi?- le dije abrazandolo fuerte.

  • Haría eso y mucho mas. Por hacerte feliz haré cualquier cosa.

  • Eres demasiado considerado conmigo.

  • No soy considerado, simplemente te quiero.- uou, era la primera vez que me decía te quiero y la verdad es que eso se sentía increible. Le besé.

  • Eres lo mejor que hay en mi vida.- y eso era totalmente cierto, no le podía decirle te quiero ya que era a Andrew a quien amába, pero si que le podía decir que era lo mejor de mi vida porque realmente lo era, Arion me daba paz y refrenaba mis impulsos. Era paciente conmigo y jamás me exigía nada.

  • Claro que lo soy.- me dijo bromeando.- ¿Alguna vez has visto a alguién mas guapo que yo?

  • Hmm, dejame pensar.- le di un beso.- No, creo que no.


Él me besó también y digamos que tardamos un buen rato en ponernos en contacto con los otros vampiros. Arion les mandó mails a todos y luego no podíamos hacer nada mas. Simplemente esperar que alguno de los amigos de Arion contestara que Gio se estaba quedando con él.


Giovanni.

¡Ah! Menuda mierda. Iba a matar a Andrew en cuánto volviera a casa. El muy hijo de puta había llamado a la loca de Megeara sólo para poder tener el camino libre, eso era jugar sucio.

Habíamos hecho un trato al volver de las vacaciones y él lo había incumplido, luego decía que el honor era lo primero. ¡Já! ¿Dónde estaba ahora su honor? Vale que cuando estas enamorado haces lo que sea, pero hay límites, y joder a tu mejor amigo está en los límites.

Carol ya estaba medio enamorada de él y lo unico que me faltaba era que estuvieran los dos solos para que el tipo pudiera terminar de enredarla...habíamos hablado después de que Carol lo hiciera con nosotros, pobre Carol a veces era demasiado buena, no quería que nosotros pelearamos por ella y fingía que ninguno de los dos le gustaba. Lo que ella no sabía es que nosotros estábamos fingiendo que entre Andrew y yo estaba todo bién. Drew y yo habíamos acordado que dejariamos en paz a Carol y que haríamos lo que ella quería que nosotros hicieramos, seguir siendo amigos. O al menos fingirlo delante de ella.

Pero Andrew no había respetado el trato, con un golpe magistral me había sacado del medio. A estas alturas seguro que él y Carol ya estaban juntos y que ella ya no se acrodaba de mi. ¡Si es que la vida era una mierda, una mierda como un piano!


Dos semanas y ya estaba cansado de estar tumbado en la playa, me había ido a Hawaii con John, Steve y Sunshine, eran vampiros californianos que des de que se habían convertido su meta en la vida era encontrar la ola perfecta, bueno al menos eso era el objetivo de John y Steve. Sunshine en cambio estaba contenta solamente de estar con ellos, los tres tenian una relación muy rara, pero jamás me había atrevido a preguntarles si se lo hacían los tres a la vez o qué.

Sunshine llegó y se sentó a mi lado, llevaba el pelo rubio mojado pues había estado surfeando con los chicos, me sonrió y me apretó la mano:

  • ¿En qué piensas?

  • En todo un poco.

  • Gio cariño te conozco des de hace 50 años pero jamás te he visto tan triste como lo estas ahora. Bueno, en realidad nunca te he visto triste. Esa chica, Carol ha estado llamandote des de ayer y tu no le contestas. ¿Qué pasa con ella?

  • Yo la quiero, Drew la quiere, ella quiere a Drew pero nos dijo que no estaría con ninguno porqué para ella nuestra amistad era muy importante.

  • Vaya.

  • Si, vaya. Drew y yo hicimos un trato, prometimos dejarla ambos en paz y fingir que no estábamos molestos el uno con el otro. Pero soy el único que ha mantenido su palabra.

  • ¿Qué ha hecho Andrew?

  • Llamar a Megeara para decirle donde estábamos. Sabía que yo me iria y así él tiene el camino libre.

  • Eso no es propio de Andrew.

  • Drew no es tan buena persona como os hace creer a todos. No me malinterpretes, no es malo en absoluto simplemente que tampoco es un tonto que se deja pisar.

  • Ya veo. En mi opinión está muy feo eso que te ha hecho.

  • Lo es. Se supone que el impulsivo, el rebelde, el malo soy yo. Pero jamás me comportaría así con un amigo.

  • Claro que no.- Sunshine acarició mi pelo.- Además todos sabemos que en el fondo eres un trozo de pan. Creo que deberías volver.

  • No puedo, está Meg.

  • Habla con Meg, dile lo que sientes por Carol. Sabes, puede que las mujeres seamos vengativas y todo lo que tu quieras, pero cuando nos explican las cosas las entendemos.

  • Puede que tengas razón.

  • La tengo.


Lo pensé durante un rato y después de dos horas estaban llevandóme al aeropuerto. Cogí el primer vuelo que salía y volví a casa.

Cuando llegué el mal tiempo me sorprendió y mientras esperaba un taxi sonó mi móvil, era Sunshine, contesté extrañado:

  • ¿Pasa algo, Sunshine?

  • No tranquilo. Solo es que bueno, he recibido un mail que preguntaba si te había visto.

  • ¿De quién era, de Andrew?

  • No, y eso es lo mas raro. Lo envia Arion.

  • ¿Arion?

  • sí.

  • ¿Le has contestado?

  • Le he dicho que habías estado con nosotros pero que ya te habías ido.

  • Ok, gracias por llamar.

  • De nada, cielo.


Eso era raro, ¿Arion preguntando por mi? Para ser exactos preguntando por mi paradero. Arion sabía perfectamente en donde estábamos Drew y yo. Espera ¿era posible que Carol y Arion siguiesen viendóse? De ser así ella le hubiera podido expresar su preocupacion por mi y él haberle ofrecido su ayuda para encontrarme. ¡Mierda! ¿Qué hacía mi dulce Carol con ese loco? Cuando volviera a casa sin duda tendría unas palabras con ella.


Cuando llegué a casa todos estaban allí y se soprendieron de verme, sobretodo Andrew, su cara no tenía precio. Carol rápidamente se levantó y me abrazó. Le devolví el abrazo y le bese la frente. Megeara me miraba incluso mas sorprendida que los demas, deje a Carol y me dirigí a Megeara:

  • Hablemos, ahora.-le dije. Subí a mi cuarto y ella me siguió.

  • No esperaba verte.- me dijo.- pero me alegro.- y me rodeó con sus brazos.

  • Dime una cosa.- le dije mientras la aparaba de mi.- ¿Andrew te llamó?

  • Sí. Me dijo donde estábais. Me pareció raro pero vine igualmente.- supiré.

  • Meg, debo hablar contigo. Las cosas no pueden continuar así. Ha sido un juego divertido durante estos ultimos siglos, pero estoy cansado y aburrido. Yo no te quiero y tu a mi estoy seguro que tampoco. Este tiene que acabar, si quieres ser mi amiga me parece bién pero sabes que yo no puedo darte nada mas.

  • ¿Por qué no?

  • Amo a Carol.

  • Ella está enamorada de Andrew.

  • Lo sé Meg, realmente lo sé.

  • ¿No te importa?

  • Claro que me importa, pero prefiero estar cerca de ella como amigo antes que estar lejos.

  • Veo que por fin te has enamorado.- asentí.- está bién, me marcho y prometo dejarte en paz, pero prometo que harás todo lo que sea para conseguir estar con Carol.

  • No la presionaré para estar conmigo si ella quiere estar con Drew.

  • Que ella le ame no quiere decir que quiera estar con él.

  • ¿A que te refieres?

  • Andrew le ha hecho daño, por lo que se y se muy poco, él la ha tratado mal, la ha insultado. No creo que realmente él la quiera, creo que simplemente la desea. Se que se acostaron pero después de eso él se portó mal con ella porqué él no había sido el primero. A raiz de eso discutieron y ahora tienen una relación realmente tensa.

  • ¿Drew le ha hecho daño?- le pregunte con rabia, no me podía creer que Andrew se hubiera comportado tan mal con Carol.

  • Sólo con palabras.

  • ¡Menudo cabrón, me va a oir!

  • No digas nada, Gio. Sólo conseguiras que Carol se sienta peor. Ha estado preocupada por ti, eso significa que también te quiere. Y si se da cuenta que tu sabes lo que pasa con Drew se sentirá solo peor por ti.

  • Está bién.

  • Te confieso que no me sorprende que estés enamorado de ella, es fantástica y realmente dulce. Pero haz algo por ella porqué ahora mismo no es feliz.

  • Lo haré.

  • Bien, recogeré mis cosas. Solo prometeme que la cuidarás y que de vez en cuando te pondrás en contacto conmigo.

  • Te lo prometo.


Recogió sus cosas y la acompañé abajo.



Carol.

Después de un buen rato Gio y Meg volvierón a bajar, ella arrastraba una maleta con sus cosas:

  • ¿Te vas?- dijo Andrew sorprendido.

  • Sí. después de todos estos siglos hemos resuelto nuestros problemas.- dijo Meg sonriendole a Gio.

  • Eso es toda una sopresa.- Drew.

  • Sí, sobreteodo para ti ¿verdad?- dijo Gio mirando a Drew.

  • Te voy a echar de menos.- me dijo Meg.

  • Yo también a ti.- le dije.- me ha gustado volver a vivir con una chica.

  • Me lo imagino, vivir con estos dos debe se ser un suplicio.

  • Lo es.

  • Bueno, si quieres venir a visitarme Grecia es un lugar precioso.

  • Vendré algun día.- Meg se despidió de Andrew con dos besos y luego a mi me abrazó.

  • Cuida de Gio, realmente te quiere.- dijo solamente para mi.- Bueno.- dijo esta vez para todos.- llamadme pronto.


Luego abrazó a Gio y él le devolvió el abrazo de buena gana. Después de eso, se fué. Gio habló un rato con nosotros sentado en el sofá mientras le acariciaba las orejas a Drácula, nos dijo que habñia estado en Hawaii con un tal John, un tal Steve y una tal Sunshine. Dos semanas tirado en la playa sin hacer nada, después de hablar con Sunshine había decidido volver y afrontar a Meg.

Después de eso Gio se fue a su cuarto a deshacer las maletas y yo me fuí al mío ya que no tenía ganas de quedarme sola con Andrew. Des de mi habitación llamé a Arion que respondió al seguno toque:

  • Amor.- me dijo.- he medio localizado a Giovanni. Estaba en Hawaii pero me han dicho que ya se ha marchado.

  • Lo sé.- le dije.

  • ¿Ha respondido a tus llamadas?

  • Mejor, ha vuelto.

  • Vaya, esa es una buena noticia.

  • Lo es. Cuando ha llegado ha hablado con Meg y luego ella se ha marxado. Por lo visto han arreglado las cosas.

  • Bueno, ya era hora.

  • Supongo que sí, además Meg es simpática.

  • No tengo el gusto en conocerla, pero me voy a fiar de ti.

  • Oh, ¿estás seguro de eso? Mira que mi criterio no es muy bueno.

  • ¿Cómo que no? Estás conmigo, tu criterio es buenísmo.- dijo bromeando.

  • Por eso lo digo. Porqué estoy contigo.

  • ¡Que graciosa eres!

  • Mucho, bueno nos vemos luego ¿vale?

  • Vale, telefonearé al telepizza para que nos traigan la pizza.

  • ¿Te has vuelto loco? ¿Ahora te gusta la pizza?

  • No, la pizza pueden quedarsela, pero nos podemos comer al pizzero.- me reí.

  • Estás loco.

  • Lo sé.


Colgué y me dediqué a hacer las tareas de clase, estaba absorta en mi traducción de latín cuando Gio entro en mi cuarto:

  • ¿Podemos hablar?- me dijo.

  • Claro ¿qué pasa?

  • Eso quiero saber yo. ¿Qué pasa con Arion?

  • Nada.- le dije automáticamente.

  • No me trates como si fuera tonto. Sé que contínuas viendole.

  • ¿Cómo lo sabes?

  • Pues porqué Arion no se molestaría en buscarme si no fuera porque tu se lo hubieras pedido. Es mas ni tendria que saber que no estaba aquí.

  • Tienes razón, le pedí que te encontrara. ¿Estás molesto?

  • No estoy molesto porqué te preocuparas por mi. Estoy moltesto porqué siguies viendolo.

  • Él no es malo.- dije.- no es como te imaginas.

  • Es un asesino, Carol.

  • No, no lo es.

  • Mató a la família de Andrew.

  • Pero no era conciente de que lo estaba haciendo.

  • ¿Qué quieres decir?- no tuve otro remedio que contarle la historia.- ¿Por qué no lo ha dicho nunca?

  • Arion dice que Drew necesita culpar a alguien. Que no sería justo que le perdonara. Dice que aunque no quiso hacerlo, lo hizo y por eso merece que Andrew le odie.

  • Vaya, jamás hubiera imaginaod que Arion fuera así.

  • Te lo dije, él no es malo.

  • ¿Estás con él?

  • Sí.- le dije.

  • ¿Te quiere?

  • Me quiere.

  • ¿Entonces por qué no eres feliz?

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.