APRENDER A VIRiR...AN

>> viernes, 12 de febrero de 2010

CAPITULO 10.


Por la mañana Allison estuvo puntual para recoger a Chloe. Yo me había despertado a la hora de siempre y después de levantarme con mucho esfuerzo fui a despertar a mi hermana, me sorprendió encontrarla ya despierta y vestida para la escuela, Chloe me ayudó a bajar las escaleras y desayuné con ella cereales, después de eso ya llegó Allison y me dijo que la esperara para vestirme que ella me ayudaría.


Media hora después Allison estuvo de vuelta y como había prometido me ayudó a vestirme, nos fuimos en su coche hasta el hospital, íbamos en el coche de Allison con ella tarareando una canción cuando le pregunté:

  • ¿Crees que lo estoy haciendo bien con Chloe?

  • Claro ¿por qué lo dices?

  • Bueno, a veces pienso que no la estoy educando bien. No se si soy demasiado blanda o si a veces me paso. No se si ella me como una figura autoritaria, la mayoría de veces la dejo hacer lo que ella quiere y tengo miedo que esto le afecte cuando sea mas mayor.

  • Tu hermana te quiere, Alex. Y te respeta, ella siempre está hablando de ti y de las cosas que haces por ella. Creo que lo estás haciendo bien ¡pero oye! No me preguntes a mi, yo misma no se si lo estoy haciendo bien con Emma y soy mucho mayor que tu.

  • Tampoco eres tan mayor.

  • Oír eso me consuela ¿quieres saber algo?

  • Claro.

  • Nick y yo estamos buscando un hermanito para Emma.

  • Oh, eso es genial, Alli.

  • Yo también lo pienso. Tengo muchas ganas de volver ser madre.

  • Eres una madre estupenda.

  • ¡Yeah!- me reí.- Y bueno, Alex- dijo Allison en tono pícaro- ¿cuando vas a presentarme a ese bombón que siempre te acompaña y del que tanto habla tu hermana?

  • ¿Te refieres a Tyson?

  • ¡Ese es! Ese chico está tremendo, está mal que yo lo diga porqué quiero mucho a mi Nick, pero Nick no tiene esos ojazos.

  • ¿Por qué todo el mundo me taladra la cabeza con Tyson?- primero Chloe y ahora Allison.

  • Yo pensé que estabais saliendo.

  • Que va, somos solamente amigos.

  • ¡Pues vaya!

  • Él está saliendo con mi amiga Haley o algo parecido.


Llegamos al hospital y una vez allí tuvimos que esperar un buen rato a que me llamaran pero finalmente lo hicieron y el médico firmó mi baja, luego la llevamos a donde Rob. El pobre Rob fue muy comprensivo y se mostró muy preocupado por mi. Enseguida se puso las manos a la cabeza y obviamente me dijo que me tomara todo el tiempo que necesitara.


Mas tarde, cuando salimos de la cafetería Allison me llevó de vuelta a casa y cocinó par mi, luego tuvo que marcharse y yo me quedé sola haciendo zaping. Al final me cansé de ver la TV y me armé de valor para ir a buscar un libro a mi habitación y de paso ir al baño. Cuando volvía a estar sentada en el sofá sumergida en la lectura de “The Hobbit” sonó mi móvil, miré el identificador de llamadas y vi que era Jade:

  • Hola.- le dije.

  • Eh Alex ¿cómo estás?- dijo ella.

  • uh...pues mejor...supongo.

  • O sea que igual ¿no?

  • Mas o menos, pero ya creo que empieza a dolerme menos.

  • Me alegra oír eso, aunque sea una trola.

  • Es reconfortante ¿verdad?- le dije bromeando.

  • Mucho, oye...me estaba preguntando si necesitas algo, puedo ir a comprar o venir y hacerte una sopa, aunque no se hacer sopa, bueno, lo que sea.

  • Oh, eres muy amable pero no necesito nada...aunque ¿podrías venir a hacerme compañía? Estoy terriblemente aburrida, solo te diré que estoy leyendo a Tolkien por5ª vez.

  • Jaja...ya me lo suponía, voy para tu casa y traeré una peli y algo de helado ¿Qué te parece?

  • Me parece genial.- mi móvil empezó a hacer bip-bip señal de que otra persona estaba llamando.- oye Jade, tengo que colgar. Alguien está llamando.

  • Vale tranquila, en un rato estoy allí.

  • Adiós.- colgué y mi móvil sonó de nuevo, era Haley.- Ei Haley.- saludé.

  • ¿Cómo que ei Haley?¿ Se puede saber por qué me tengo que enterar por Tyson de que hoy no has venido porqué tienes dos costillas rotas?

  • Oh bueno...no quería molestarte.

  • ¡Ai Alex! Ya se que no puedo hacer mucho pero al menos habría venido a verte.

  • No quiero molestarte, Haley. De verdad.

  • ¿Y a Tyson no te importa molestarlo?- dijo con un poco de celos en su voz.

  • No es eso, es que a Tyson se lo contó Jade, que fue la que me llevó al hospital, y luego cuando me llamó para ver como estaba me dijo que venía a verme con o sin mi permiso. Ya sabes que Tyson es un cabezota.

  • Supongo que si...pero no se, Alex, soy tu amiga y si puedo hacer algo por ti no dudes en pedírmelo. Eso es lo que hacen los amigos ¿no?

  • Sí...

  • Mira que incluso Dylan quiere venir a verte.

  • Eso si que no me lo creo.

  • Que es verdad ¿te importa que me pase un rato después de las clases?

  • no...ven si quieres.

  • ¡Genial! A demás, tengo algo que contarte.

  • ¿El qué?

  • Luego te lo cuento.

  • Vale...oye ¿le podrías preguntar los deberes a Tyson de las clases que tengo con él?

  • Claro, yo te traeré los de las clases que tienes conmigo.

  • Contaba con eso.

  • ¿Quieres que le pregunte también a alguien de tu clase de alemán?

  • Eso sería genial ¿sabes quién es Kevin?

  • Sí, el cachas.

  • Ese mismo. Puedes pedírselos a él.

  • Lo haré.

  • Vale, pues entonces nos vemos luego.

  • Cuidate hasta entonces.


Y cuando colgué volví a sumergirme en la lectura hasta que llegó Jade, no se como lo hacía Jade pero parecía un huracán, esa chica desprendía felicidad y buen rollo. Se trajo con ella un enorme helado Häagen-Dazs de chocolate y galleta y también una película que yo no había visto aunque sabía cuál era “Shakespeare in love”, ella me dijo que era lo mejor que tenía por casa y por eso la trajo, añadió que era muy cuca. Jade puso la película en el DVD y mientras pasaban los primeros créditos y trailers fue a la cocina y volvió con dos cuencos de helado. Vimos la película la cual concordé en Jade en que era cuca y luego simplemente estuvimos hablando un rato, no me di cuenta de la hora que era hasta que llamaron al timbre, mire la hora y pude ver que había pasado media hora des del final de las clases por lo que debía ser Haley, se lo dije a Jade y ella fue a abrir:

  • ¡Alex!- chilló Haley.

  • Hola.- le dije yo.

  • Oh Dios mío, tienes una pinta horrible.- dijo.

  • Bueno...muchas gracias.

  • Ai, lo siento, no quería decir eso, lo que quería decir es que...

  • Dejalo Haley, se a lo que te refieres.- Jade se rió detrás de ella.

  • Te he traído unos dulces, seguro que te animan.- dijo ella.

  • No hacía falta Haley, pero muchas gracias.- yo.

  • De nada.

  • Iré a dejarlos en la cocina.- dijo Jade que de pasó se llevó los cuencos vacíos de helado.

  • Así que ¿cómo pasó?- preguntó Haley sentándose a mi lado.

  • Bueno, digamos que no voy a volver a beber chupitos de tequila en toda mi vida.

  • Entiendo...¿Habéis visto Shakespeare in love? Me encanta está peli, Shakespeare está como un queso.

  • Haley ¿hay algún hombre sobre la faz de la tierra al que no encuentres atractivo?- preguntó Jade.

  • Eh...dejame pensar.- dijo Haley.- sí, Danny deVito no me gusta nada.

  • ¡Menos mal!- dije yo. Todas reímos. Bueno, yo solo al principio.

  • Te he traído los deberes. Tyson ha cogido apuntes por ti y yo igual.

  • Ai muchas gracias. Y oye.- le dije acordándome de que ella tenía algo que contarme.- ¿Qué tienes que contarme?

  • Ai, bueno...- Haley se puso roja.

  • ¿Te has tirado ya a mi primo?- preguntó Jade con una ceja arqueada. Yo me atraganté con mi propia saliva.

  • No.- dijo Haley.

  • Pues vaya.- dijo Jade.

  • Bueno...no exactamente.- continuó Haley.

  • Oh, vamos explicate pequeña zorra.- dijo Jade.

  • Pues cuando os fuisteis vosotras estuvimos un rato mas por allí pero luego también nos marchamos, Tyson se ofreció a llevarme a casa pero lo cierto es que yo no tenía ganas de irme a casa precisamente de manera que en el coche nos animamos...y bueno, tuvimos, bueno el tubo sexo oral.- concluyó Haley.

  • ¿Le haces una mamada a Tyson y no recibes nada a cambio? Eres tonta.- dijo Jade.

  • Ai bueno...luego Tyson estaba bastante cortado.

  • ¿Mi primito es virgen?- Jade.

  • No.- dijo Haley.

  • ¿Cómo lo sabes?- Jade.

  • Tyson pasa mucho tiempo en mi casa, le escuché hablando del tema un día con Dylan.

  • Pues así no lo entiendo.- Jade.

  • ¿Tu que opinas, Alex?- me preguntó Haley.

  • No se como te has podido humillar tanto.- le dije fríamente. Pues no entendía como Haley era capaz de hacerle eso a Tyson voluntariamente.

  • ¿Qué?- Haley.

  • Pues eso, lo que has hecho es rebajarte. ¿Además como crees que Tyson vaya a tomarte en serio si se la chupas en la segunda cita? ¡Joder Haley! Los tíos solo quieren sexo no puede ser que estés tan dispuesta a dárselo.

  • Te estás pasando un poco ¿no?- dijo Haley.

  • Me has preguntado mi opinión, te la doy.- sonó de nuevo el timbre, Jade fue a abrir mientras que Haley y yo nos quedamos mirando a los ojos sin decir nada. Ella estaba claramente enfadada y yo también.

  • Hola.- genial, ahí estaba el rey de Roma.

  • Tyson.- dijo Haley sorprendida.

  • Eh...hola, Haley.

  • ¿Tu no tenías entrenamiento?

  • Sí, pero se ha cancelado.- dijo Tyson.

  • Ya...de todas formas me voy.- dijo Haley que estaba aun mas enfadada.- Adiós.- y se fue.

  • Mejor voy a ir con ella.- dijo Jade.- Llamame si necesitas algo.- dijo.

  • Lo haré no te preocupes, y gracias por venir.

  • No hay de que.- y Jade se fue en busca de Haley.

  • ¿Me explicas que acaba de pasar?- preguntó Tyson.

  • ¿Qué haces aquí?- yo.

  • Pues vení a verte, pero veo que hoy no estás de muy buen humor.

  • ¡Oh joder! Tu me pones de mal humor.

  • ¿Yo? ¿Por qué?

  • Joder Tyson ¿Te gusta Haley o solamente la estas utilizando?

  • Yo...yo no se si me gusta. Pero te aseguro que no la estoy utilizando.

  • ¿Entonces dejar que te la chupe sin saber si quieres estar con ella no es utilizarla?

  • Eso se me fue de las manos.

  • ¡Oh si! Y eso lo explica todo.

  • No...soy consciente de que eso estuvo mal, pero coño Alex en ese momento no pensaba con claridad. Se abalanzó sobre mi y empezó con eso.¡No soy de piedra!

  • Es una pobre excusa.

  • Lo se, pero créeme cuando te digo que he intentado ir despacio con Haley...pero es totalmente imposible. Cuando se lo comenté empezó a decir que no me gustaba y no se que mas. Ella no es muy razonable.

  • ¿Pero te gusta o no?

  • Creo que jamás podré sentir nada por ella.

  • Pues díselo, no le puedes estar haciendo esto “ahora si, ahora no”.

  • Deberías seguir tus propios consejos.- Dijo enfadado.

  • ¿A qué te refieres?

  • Vamos Alex, no te hagas la tonta, sabes muy bien a lo que me refiero.

  • ¡Pues no! No se a lo que te refieres.

  • Me refiero a que me desconciertas. Un día eres dulce y otro me montas números como este. Primero me dices que no te interesan los hombres y luego que no eres lesbiana. Me explicas algo de ti y un segundo después te cierras en banda. Aclarate ya Alex porqué a mi me estas volviendo loco. ¿Quieres saber por qué no podré sentir nada por Haley? Pues porqué estoy jodidamente enamorado de ti. Aunque tengas trastornos de personalidad me gustas.- Tyson me dejó helada ¿cómo podía gustarle yo? Él se quedó mirandome esperando una respuesta pero la verdad es que yo no podía hablar, al cabo de unos minutos Tyson bajó la mirada y suspiró.- Al menos podrías decir algo ¿no?

  • Yo...no se que decir.

  • Puedes mandarme a la mierda si quieres.- dijo Tyson con una sonrisa triste.

  • No voy a hacer eso.

  • ¿Entonces?

  • ¿Por qué no te sientas conmigo?

  • Ai Dios...- dijo para si mismo, pero se sentó y yo le cogí la mano.

  • La verdad es que me siento alagada y no entiendo que ves en mi si como dices tengo trastornos de personalidad.

  • Puede que haya exagerado un poco...y tu Alex, eres simplemente maravillosa ¡tan fuerte e independiente! No eres como las demás chicas.

  • Esa es una buena forma de llamarme tarada.- el sonrió pues sabía que yo bromeaba.- Yo no puedo corresponderte, Tyson.

  • Ya...

  • me gustaría poder hacerlo, de verdad, porqué aunque a veces la cagues, creo que eres bueno. Para mi eres un amigo, pero solamente eso, no puedo ofrecerte mas.

  • Me quedo con eso pues...

  • Lo siento de verdad, Ty.

  • No te preocupes. La vida es así. Pero que sepas que como amigo espero que las cosas sigan como antes.

  • Eso espero yo también.


Tyson se fue un poco después, me sentí despreciable cuando tuve que pedirle si podía ir a recoger a Chloe, él dijo que sin ningún problema y se fue mucho antes de que fuera la hora para ir a buscarla.


En cuanto salió de casa mis ojos se llenaron de lágrimas, me sentía tan mal por haber rechazado a Tyson...si yo simplemente hubiera sido una chica normal...pero no, yo estaba rota y mi alma también. No era capaz de amar a alguien de esa forma y aunque hubiera sido capaz Tyson se merecía a alguien mejor que yo. Alguien pura a quién no hubiesen usado tantas veces...Seguramente si Tyson se enteraba de todo lo que mi padre me había obligado a hacer no querría saber nada de mi, primero fingiría pena por la pobre chica violada pero después lo único que sentiría sería asco por alguien tan usada y con el paso del tiempo se olvidaría de mi buscando a alguien mas sencilla a quien amar. Al final solo sería la chica con una vida rota la que conoció alguna vez. La cara que le viniera en mente cuando escuchara o leyera alguna noticia sobre abusos sexuales.



Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.