APRENDER A VIRiR...AN

>> sábado, 20 de febrero de 2010


CAPITULO 11.


3 meses después...


El tiempo había pasado despacio para mi, ahora estaba completamente curada, al menos a lo que mis costillas se refiera, y digo que estos tres meses habían pasado lentos porqué hasta que no se curaron mis costillas tuve que estar en casa y hacer reposo. Las dos primeras semanas mi padre no me tocó, luego sin importarle que mis costillas aun no estuvieran bien volvió a violarme a diario.


En ese tiempo muchas cosas pasaron fuera de mi mundo. Tyson le había dicho a Haley que no quería estar con ella y ahora no se hablaban, bueno...Haley no le hablaba a Tyson y tampoco hablaba mucho conmigo, y la verdad es que no sabía porqué.

Allison estaba embarazada de mes y medio y Rob, mi jefe, se había casado con su novio Dev. Por otra parte, Jade, quien se había convertido en una especie de mejor amiga estaba de gira con una nueva cantante muy prometedora.


Era jueves, otro aburrido jueves y estaba en clase de física con Tyson, como él ya había terminado los ejercicios ahora de dedicaba a incordiarme, había juntado su mesa con la mía y no paraba de mirar mi hoja de ejercicios, cada vez que yo escribía algo él me lo cuestionaba, las primeras veces creí que lo estaba haciendo mal pero después me di cuenta de que se estaba burlando de mi, al final terminé mordiéndole el dedo con que no paraba de señalar.



Por fin terminaron las clases y Tyson y yo salimos charlando al aparcamiento, me acompañó hasta el coche como ya era costumbre pero ¡sorpresa! Cuando fui a arrancar el coche no o hizo, lo volví a intentar pero nada:

  • ¡Ty!- llamé, él ya estaba yendo para su coche pero al oír que le llamaba volvió.

  • ¿Qué pasa, enana?

  • El coche no arranca y no me llames enana.- sonrió.

  • ¿Y ahora que le pasa a tu coche?- el coche llevaba un mes sin ir bien.

  • No lo se, por eso te llamo.- Él puso los ojos en blanco y caminó hasta el motor, lo abrió y empezó a examinarlo. Después de nos cinco minutos me dijo que volviera a intentarlo pero nada, el coche seguía muerto.- Nada.- le dije.

  • Pues no se que le pasa ¿si quieres te llevo al trabajo y luego vuelvo a ver si consigo que arranque?

  • ¿Harías eso por mi?

  • Como si no lo supieras.- bufó él. Yo le sonreí.

  • Muchas gracias, Ty. ¡Eres el mejor!

  • Eso solo lo dices cuando me necesitas para que te arregle el coche.

  • No es cierto.

  • Ya...ya.- me dijo mientras me conducía hacia su coche.


Tyson me llevó hasta el trabajo y luego se fue a intentar arreglar mi coche. Rob me saludó contento, él estaba muy feliz des de que se había casado con su novio en Ibiza.

Me puse mi delantal y fui a limpiar una mesa, rutina, como siempre... una hora y media mas tarde entró Allison con Emma, ellas se pasaban por allí casi todos los días, se sentaron en la barra y ambas se pidieron un chocolate caliente y charlamos durante un rato. Media hora después entró Tyson, iba todo cubierto de grasa de motor, su camiseta blanca seguramente iba a ser insalvable al igual que sus vaqueros, vale hasta yo en ese momento no pude dejar de apreciar que con esas fachas Tyson se veía increíblemente sexy, Allison y Rob no dudaron en expresarlo en voz alta:

  • Madre del amor hermoso, Tyson.- le dijo Allison.- ¿Cómo vienes así? ¿no sabes que esto puede ser perjudicial para el bebe?

  • ¿Eing?- dijo Tyson.

  • Que viniendo así nos dan ganas de limpiarte la grasa y no precisamente con un trapo.- dijo Rob.

  • ¡Ai!- dijo Tyson y se sonrojó.

  • ¿Cómo está mi coche?- le pregunté.

  • Me temo que ha muerto.

  • ¿Quééééééé?

  • He probado todo lo que se y no arranca, me temo que se han de cambiar bastantes piezas, puedes llevarlo al taller pero te va a costar un ojo de la cara. Eso si tiene arreglo.

  • ¡Ai Dios! ¿y ahora que hago?

  • Si yo fuera tu lo llevaría al taller de todas formas, puede que me equivoque. Que te hagan un presupuesto y entonces decide.

  • ¿Y hasta que vuelva a tener coche, qué?¿voy en autobús?

  • Yo puedo ser tu chófer.

  • No puedes llevarme y traerme cada vez que lo necesite.

  • Si puedo.

  • Ai...

  • Oye Alex ¿por qué no te tomas la tarde libre?- dijo Rob.- llama al taller y que miren lo del coche, así sabrás si tiene solución cuanto antes.

  • ¿Seguro Rob?

  • Claro...además, hoy la cosa está tranquila.

  • Muchas gracias.

  • De nada.


Me quité el delantal y después de despedirme me fui con Tyson, él me dio el numero de teléfono del único taller que conocía y llamamos. Ellos dijeron que irían a recoger el coche con la grúa de manera que volvimos al aparcamiento del instituto, me sentía cansada física y mentalmente. Todo en mi vida eran problemas, uno detrás del otro...me senté sobre la capota de mi coche y suspiré frustrada, Tyson se sentó a mi lado y encendió un cigarrillo, también pasó su brazo por encima de mis hombros, yo ahora toleraba bastante bien que Tyson tuviera gestos como ese conmigo, así que no me aparté, pero el que me tocaran solo se lo permitía a Tyson y siempre que no fuera por sorpresa.


Llegaron unos chicos con una grúa y llevaron el coche hasta el taller, les expliqué mi situación y ellos prometieron revisarlo y tener un presupuesto lo antes posible, me pidieron el numero te teléfono y dijeron que llamarían cuando supieran algo.


Tyson y yo nos marchamos y con eso me di cuenta de que me había olvidado de Chloe, miré el reloj alarmada y vi que aun quedaban 15 minutos para ir a buscarla:

  • Tyson acelera o no llegamos a recoger a Chloe.- dije.

  • Coño es verdad.- aceleró.

  • Tampoco hace falta que nos matemos.

  • Eso no va a pasar.


Llegamos al colegio de Chloe solo con cinco minutos de retraso, fue une éxito. Ella se puso contenta de ver a Tyson y este nos llevó a casa, íbamos de camino cuando recordé que tenía que hacer la compra, lo había estado posponiendo y no quedaba prácticamente nada en la nevera, así que le tuve que pedir a Tyson que nos llevara a hacer la compra. Él después de refunfuñar nos llevó a hacer la compra, mientras yo compraba Tyson y Chloe estaban inmersos en su mundo de color de rosa en donde existían elefantes voladores y los ríos tenían gusto a coca.cola, rodé los ojos en cuanto vi a Tyson bailando con Chloe y me fui a la sección de los congelados. Después de eso fui a la carnicería, a comprar cereales, leche, huevos, detergente, nata montada, fruta y verdura. Luego recordé que el champú y la pasta de dientes escaseaban así que fui a por ellas. Di un par de vueltas mas y solo terminé llevándome cosas innecesarias y con demasiadas calorías, chocolate, patatas fritas, magdalenas y helado, no lo pude evitar, me llamaban des de los estantes.

Terminé de llenar el carrito y fui a buscar a Ty y Chloe, los encontré en la sección de música y libros, él estaba examinando CDs y Chloe ojeando 101 Dalmatas:

  • ¿Qué hacéis?- pregunté.

  • Nada, esperarte.- dijo Tyson.

  • ¿Alex me compras este libro?- preguntó Chloe.

  • No, tienes un montón en casa.

  • ¿Alex, me compras este CD?- preguntó Tyson risueño.

  • No, tienes un montón en casa y este CD es malisimo.

  • Ven Chloe, tu hermana no nos quiere.- Tyson.

  • Ya ves...- dijo ella.

  • Vamos, coge el libro yo te lo regalo.- le dijo Tyson.

  • ¿De verdad?

  • Claro.

  • Tyson te prohíbo completamente que le compres este cuento a Chloe.- le dije yo.

  • Ah ¿sabes qué, Alex?- dijo Tyson.- Voy a hacer lo que me venga en gana. Es decir, le compraré el libro a tu hermana y yo me compraré este CD.

  • Ahora seriamente Tyson.- le dije.- puedes comprarle este libro a Chloe, pero si compras este CD tu amistad conmigo va a llegar a su fin. Este grupo es horrible.

  • ¡Besa mi culo que tanto te gusta!- y se fue con Chloe, con el libro y con el CD a la caja.

  • Idiota.- murmuré.


Cuando salimos por fin del supermercado Tyson estaba emocionadísimo con su nuevo CD, subimos a su coche y él inmediatamente lo puso, una horrible música empezó a sonar y me sentí tentada a sacar el disco y tirarlo por la ventanilla. Cuando no pude soportarlo mas me tapé los oídos y él me dedicó una sonrisa mostrando todos y cada uno de sus blancos dientes. Yo muy maduramente le giré la cara.

Después de un rato, Tyson estaba aparcando delante de mi casa y me ayudó con las bolsas, después de eso se fue no sin antes acordar una hora para que pasara a buscarnos por la mañana.

Mandé a Chloe a la ducha mientras yo guardaba las compras, luego me puse a preparar la cena mientras ella estaba sentada en la mesa de la cocina haciendo sus deberes como siempre, al cabo de un rato llegó mi padre con dos hombres, uno ya había venido con anterioridad a cenar, Michel creo que se llamaba, el otro desconocía quién era:

  • Hola hijas.- dijo mi padre en un tono demasiado amigable para mi gusto.

  • Hola.- respondimos nosotras.

  • ¿Recuerdas a Michel, Alex?

  • Claro ¿qué tal?- le dije educadamente.

  • Pues no tan bien como tu.- dijo este.

  • Él es George.- dijo poniendo su mano encima del hombro del otro hombre.

  • Hola.- le dije.

  • Encantado de conocerte, Alex.

  • ¿Qué hay para cenar?

  • Estofado.- respondí.

  • ¿Hay suficiente para todos?

  • Claro, pondré dos cubiertos mas. Chloe ¿me ayudas?-Arrastré a Chloe hasta el comedor y cuando estuve segura de que no me escuchaban me agache enfrente de ella.- Chloe quiero que me escuches muy atentamente ¿vale?

  • Vale.

  • Si en algún momento de la noche, de esta o de alguna otra papá o alguno de sus amigos empiezan a decirte cosas como que eres muy bonita, que les des un beso o intentan tocarte aunque sea la mano y yo no puedo estar contigo quiero que les digas que tienes que ir a hacer pis o algo por el estilo ¿entiendes?

  • Sí.

  • Vale, pues si eso sucede en el momento que les digas que tienes pis, quiero que con mucho disimulo, es decir, sin hacer ruido o sin buscarme quiero que salgas de casa, me da igual si es de noche, sales de casa y empiezas a correr lo mas rápido que puedas, no te pares hasta llegar a casa Tyson ¿sabes llegar, verdad?- ella asintió con la cabeza.- pues quiero que vayas allí y le digas a Tyson o quien este en casa que necesitas quedarte allí hasta que yo venga a recogerte. Si no hay nadie te esperas en la puerta, pero sobretodo ni vuelvas aquí ni te muevas de ahí ¿vale?

  • Vale.

  • ¿Me prometes que vas a hacerlo si alguna vez pasa lo que te he explicado?

  • Te lo prometo, Alex.

  • Es muy importante que lo hagas.

  • Lo haré.

  • Bien.- le di un abrazo.- Ahora es muy importante que no le cuentes este plan a nadie.

  • Será nuestro secreto.


Le dije todo eso a mi hermana, no para asustarla, si no porqué mi padre y esos hombres me daban muy mala espina, no podía dejar de pensar que algo malo iba a suceder, estaba muy asustada y no quería que nada malo le pasara a Chloe.

La cena fue incomoda, al menos para mi, pero a parte de eso no paso nada, los amigos de mi padre comieron y bebieron cerveza, luego se marcharon, yo me puse a lavar los platos y luego subí a mi habitación a hacer los deberes, comprobé que Chloe estuviera bien y me encerré en mi cuarto, no paso mucho rato hasta que mi padre hizo acto de presencia, empezó como todas las noches, ofreciéndome a hacerlo por las buenas o por las malas, de las dos maneras terminaba siempre igual, violada.

Después de que se fuera fui a bañarme y luego no tuve ánimos para terminar las tareas, simplemente me tumbe en mi cama vestida con mi pijama y dejé que las horas pasaran, no dormí esa noche, cuando sonó el despertador yo simplemente me levanté y empecé otra vez con la rutina.


Tyson pasó a recogernos puntualmente, nos subimos al coche y aprecie que Tyson iba con el pelo mojado e iba vestido con un traje de neopreno:

  • ¿Por qué vas así?- le pregunté.

  • Oh, bueno. Ayer dijeron que esta mañana habría buenas olas así que he ido con Dylan a hacer un poco de surff.- contestó él.

  • ¿Vas a ir así a clase?

  • No, es decir, sí. En realidad os dejó a Chloe y a ti, luego me iré a casa a cambiarme y puede que a dormir un rato. Al menos durante el primer periodo.

  • ¡Eres un caso perdido!- llegamos a la escuela de Chloe y ella se bajó del coche no sin antes darnos un beso a Tyson y a mi. Ty volvió a arrancar para llevarme al instituto pero le corté.- ¿Sabes Ty? Hoy no tengo ganas de ir a clase.- el me miró extrañado.

  • ¿Tu quieres hacer hacer campana?

  • Eh... si, creo que si.

  • Oh, eso es genial ¿qué quieres hacer?

  • No se...- luego se me ocurrió una idea.- ¿me enseñarías a hacer surff?

  • ¿Lo estas diciendo en serio?

  • Sí, creo que sí.

  • ¿Qué te ha pasado hoy, Alex?

  • No se, me siento rebelde.- él se rió.

  • Vale, vamos primero a mi casa, no puedes hacer surff sin un equipo apropiado. Cogeremos el traje de mi hermana y su tabla, la mía es muy larga para ti.

  • Está bien.


Fuimos a su casa que estaba vacía y Tyson me llevó hasta la habitación de su hermana, era como una especie de cuarta dimensión con todo de color rosa, Tyson me dirigió una mirada como de “si lo se, el cuarto de mi hermana parece un pastel” empezó a revolver por su armario y sacó un traje de neopreno de chica y un biquini, todo seguido salió de la habitación:

  • Ponte solo el bañador, de momento no vas a necesitar el traje, además es algo incomodo.- dijo des del otro lado de la puerta.

  • Vale.


Le hice caso después de comprobar el estado de mi cuerpo en el enrome armario de la hermana de Tyson, mi cuerpo estaba bien, bueno tenia algunos morados en los brazos y piernas pero me los hubiera podido hacer con cualquier cosa, me puse el bikini de la hermana de Tyson, por suerte era negro y no rosa como todo su mundo, me iba un poco grande del pecho por lo que tuve que hacer un invento para que no se me cayera, me volví a poner mi ropa y salí con el traje de neopreno en mi mano y mi ropa interior guardada en mi mochila, Tyson no estaba esperando fuera así que lo busqué, lo encontré en la cocina desayunando, me preguntó si me apetecía algo pero negué con la cabeza. Me senté en una silla a esperar a que Tyson terminara de comer, después de eso él fue a por la tabla de su hermana y nos fuimos.


Había un buen rato hasta la playa y con el tráfico que había tardamos incluso mas tiempo en llegar, por suerte Tyson no llevaba el horrible CD que había comprado el día anterior así que no hubo tortura acústica.

Cuando llegamos pude apreciar que había bastante gente en la playa, vimos a Dylan y fuimos hasta dónde él estaba aplicando cera a su tabla, le saludamos y después de unos comentarios nada graciosos sobre mi y el surf Tyson empezó con sus lecciones. Primero me explicó un montón de asuntos técnicos y luego me mostró como hacer los movimientos, todo eso en la arena. Yo me sentí estúpida y se lo dije:

  • Tyson esto es una tontería.- le dije.

  • No es ninguna tontería ¿o es qué quieres meterte en el agua así sin mas?

  • Exacto.

  • Eso ni lo sueñes renacuaja.

  • De todas maneras voy a matarme.

  • No seas pesimista.

  • Sería pesimista si te dijera que me voy a romper algún hueso, lo que estoy siendo es fatalista.

  • Alex.

  • ¿Qué?

  • Callate ya.- seguimos practicando fuera del agua un buen rato mas.- Venga vamos al agua.- dijo por fin Tyson.

  • ¿Tu vienes conmigo, no?

  • Claro.

  • Vale, pues vamos.

  • ¿Vas a meterte en el agua con ropa?- preguntó divertido.

  • Ai, es verdad.- me quité la camiseta y los vaqueros, me sentí cohibida. Vi que Tyson me miraba.-¿Qué?- le pregunté.

  • Nada, es solo que me gusta tu culo también.

  • ¡Oh, idiota!- Tyson se puso a reír y yo le di un manotazo en la barriga.

  • ¡Ouch! Eso duele.

  • Te aguantas.


Fuimos al agua y la verdad es que fue un completo desastre. Las olas eran demasiado grandes para mi y solamente tragaba agua, una vez casi conseguí empezar a ponerme en pie, pero fue un fracaso total como todas las demás. Al final decidimos desistir y salimos del agua:

  • Eso ha sido una tortura.- le dije.

  • No lo has hecho tan mal.

  • Oh vamos, no mientas, lo he hecho fatal.

  • Bueno es verdad.- me senté encima de la toalla.- oye ¿te importa si voy a coger unas olas?

  • No, yo me quedaré aquí y me pondré morena.

  • ¿Mas aun?

  • Sí.

  • Vale.


Tyson volvió al agua y yo mientras me sequé al sol. Cuando por fin estuve seca me volví a vestir, no estaba agusto mostrando tanta piel. Luego una vez vestida me tumbe sobre la toalla de Tyson que estaba seca y no se en que momento exactamente me quedé dormida.

No se cuanto tiempo después Tyson me despertó:

  • Alex, eh...despierta.- poco a poco abrí los ojos.

  • Hola.- le dije estirándome. Él me sonrió.

  • Te has dormido.

  • Se, estaba muy bien. ¿cuánto tiempo he estado durmiendo?

  • Unas dos horas.

  • Lo siento.

  • No pasa nada, yo he estado en el agua casi todo el rato. De vez en cuando salía a echarte un vistazo.

  • ¿Por si me habían secuestrado?

  • Exacto. Ahora levanta y vayamos a comer, estoy famélico.

  • Cierto, yo también tengo hambre.

  • Vamos pues.- me tendió su mano para ayudarme a levantar, una vez en pie vi que Ty se había quitado el traje de neopreno y ahora vestía solamente unos vaqueros, iba con el torso desnudo y estaba bastante sexy.

  • ¿Dónde quieres ir a comer?- preguntó.

  • No se, no soy de aquí ¿recuerdas?

  • Vale pues así iremos a mi restaurante favorito.


Nos subimos al coche después de quitarnos la arena de los pies y Tyson me llevó a comer pizza, entendía porqué era su restaurante favorito, la pizza estaba realmente buena, me la comí toda, sin dejar ni una miga.

Cuando terminamos de comer aun era pronto así que fuimos a dar un paseo, Tyson me mostró cosas de Los Ángeles que no había tenido la oportunidad de ver y me gustaron bastante, íbamos andando por el muelle de Santa Mónica cuando Tyson cogió mi mano, le miré sorprendida pero no le dije nada, tampoco aparté mi mano, no me molestaba ese tipo de contacto con él, sabía que jamás me haría daño así que entrelacé mis dedos con los de él. Caminamos así durante un buen rato mas, en silencio hasta que fue hora de marcharse, yo tenía que ir a trabajar y antes aun tenía que pasar por casa a ducharme.


Me llevó a casa y esperó allí mientras yo me duchaba, luego él tenía que volver a llevarme al trabajo, cuando estuve lista nos fuimos, aparcó delante de la cafetería y me miró muy seriamente:

  • ¿Te apetece hacer algo mañana conmigo?

  • Claro, estaría bien. Pero ya sabes, Chloe.- el puso los ojos en blanco.

  • ¿Des de cuando me molesta tu hermana?

  • Ya se que no te molesta, pero solamente te aviso de que la traeré.

  • Sin problemas. ¿Entonces os recojo mañana a eso de las 10?

  • Vale, pero ¿qué haremos?

  • ¿Quieres ir a Hollywood?

  • ¿Vas a enseñarme Hollywood?

  • Exacto.

  • A Chloe le va a encantar.

  • Bien. Vengo luego a por ti ¿vale?

  • Vale, y Tyson, muchas gracias.

  • ¿Por qué?

  • Por todo. Por tener la paciencia de llevarme y venir a buscarme a todos lados, por soportar a mi hermana y por soportarme a mi.

  • Lo hago encantado.

  • Igualmente, gracias.


Iba a bajarme del coche pero cambie de opinión y le di un beso en la mejilla a Tyson, luego me bajé rápidamente y entré en el bar para empezar mi tarde de trabajo.




Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.