Tierra de Vampiros (Decimo capitulo)

>> lunes, 1 de marzo de 2010

Las sombras se movían rápidamente, tanto que Misha comenzó a marearse.
Su pie trastabillo y Misha acabo de espaldas a un duro y bien formado pecho. Unos fuertes brazos envolvieron su cintura mientras que una seductora voz le decía al oído.
-Tranquila mom amour.
-Marcus – dijo ella con cierto alivio.
-No debiste salir a si chéri, es peligroso que andes sola por aquí.
-No te preocupes no pienso andar por aquí, ahora mismo me voy a mi casa.
Misha intento apartarlo pero Marcus no cedió, en cambio en vampiro comenzó a oler su cuello.
-¿Te han dicho lo bien que hueles? – Ignorando su pregunta Misha comenzó a moverse inquieta en sus brazos – La suculenta Charlotte me dijo lo que necesitas y créeme chéri estaré más que encantado de ayudarte – Marcus comenzó a mordisquear su lóbulo – Estoy seguro que sabrás mejor que tu amiga.
-¡¿Bebiste de Charlotte?!
-Ella se ofreció chéri y fue una oferta que no pude rechazar.
Misha ahora entendía que era lo que Charlotte le había querido decir con “Hay formas de persuadir a un vampiro para que no te mate”
-Bien, pues no puedes beber mi sangre – le respondió ella tratando de sonar valiente, aunque se sentía todo menos Valiente en ese momento.

-¿Quién hablo de beber tu sangre?
-¿No es lo que quieres?
-No ange, quiero hacerte algo mejor.

Misha dejo de batallar contra su agarre y medito las palabras de Marcus. ¿Marcus sería capaz de igualar el placer que Andrew le ofrecía?

¡Joder no! Misha no dejaria que nadie más la tocara.
-Lo siento pero no estoy interesada, S'il vous plaît laissez-moi partir.
Marcus gimió en su oído produciéndole escalofríos – Pensé que no hablabas francés.
-No lo hago, solo se palabras sueltas, pero te lo repito, por favor déjame ir.
-Me parece que no – en ese momento Marcus metio su lengua en la oreja de Misha – Te quiero presentar a unos amigos.
Sin siquiera dejar a Misha procesar sus palabras la tomo en brazos y la llevo a un callejón, que estaba tan oscuro como la boca de un lobo.
-¡Marcus suéltame! – Exigió ella mientras inútilmente peleaba contra el vampiro.
-Lo siento chéri, en verdad no tengo nada contra ti y créeme si no fuera por las circunstancias te marcaria como mía, pero lamentablemente no puedo hacerlo.

Misha estaba a punto de preguntar de qué demonios hablaba pero en ese momento Marcus la dejo en el suelo. Apenas sus pies tocaron el descuidado cemento las sombras volvieron.
-No los hagas enfurecer – le susurro Marcus al oído mientras la tomaba de los hombros para evitar que escapara.

De pronto las sombras comenzaron a tomar forma, la primera era un gigante hombre de cabello azabache, el segundo era un pequeño muchacho de no más de 18 años de pelo oscuro con mechas naranjas y por ultimo una hermosa y curvilínea rubia.
Misha comprendió horrorizada que todos eran vampiros, siguió peleando contra Marcus pero realmente eso era inútil.
La rubia se acerco a ella con una maquiavélica sonrisa dibujada en su bellísimo rostro.
-Andrew ha perdido el gusto, ¿no creen? – Hubo un murmullo de aceptación – Quizá tanta soledad le ha hecho mal – La chica acerco su mano al rostro de Misha. Esta trato de hacerse para atrás, pero con Marcus aferrándola le fue imposible impedir que la rubia tomara su rostro entre sus manos – No eres gran cosa, eres pequeña, tu cabello es horrible y tu piel esta arruinada con tanta peca.
-Christie no dejen que los celos te invadan – se burlo Marcus ganándose una horrible mirada de parte de la rubia.
-No son celos corazón, es realidad, aun recuerdo a las hermosas chicas que Andrew solía matar… no entiendo por qué eligió a esta.
-No creo que a “esta" la quiera matar – observo el chico de cabello naranja – La marco y aun así la dejo ir.
-Quizá solo para jugar con ella.
-No creo Christie, Bu tiene razón – dijo el gigante – hace años que Andrew no marca a nadie, pienso que la quiere para él.
-¿y para que la querría?
-Quizá simplemente le gusta – sugirió Marcus como si le restara importancia y tal y como él esperaba Christie exploto.
-¡No creo que eso le guste!, por mucho que Drew haya cambiado no puede tener un gusto tan horrible – al ver las miradas exasperadas de sus compañeros agrego -¡vamos admítanlo es… es… pavorosa!
-Yo no la veo así – comento Bu divertido – su cabello me gusta y creo que combinaría bien con el mío, También tú la encuentras bien, ¿no es así Pete?
Pete sonrió dejando ver sus enormes colmillos – Realmente no está mal, su cuerpo sería perfecto para calentarme aunque sea un par de horas.

Marcus rio por lo bajo mientras veía que la cara de Christie se ponía tan roja como una granada.
-¡Realmente me importa una jodida y puta mierda como la encuentren!
-Nadie dijo que te importara… – Christie estaba tan furiosa que ni se lo pensó dos veces en golpear a Bu.
Misha - quien había contemplado la escena en silencio – grito al ver como la cabeza de Bu golpeaba la pared de concreto.
El golpe fue tal que la pared término aboyada.
Pete se acerco a Bu mientras que fulminaba con la mirada a la rubia – Joder si no te controlas…
-¿Qué? ¿Qué me aras? Tú y ese mocoso no hacen más que fastidiar.
Pete se levanto y con movimientos rápidos llego hasta Christie pero antes de poder hacerle algo Marcus se paro entre ellos.
-Tenemos algo que hacer, ¿recuerdan?
Ambos vampiros se fulminaron con la mirada antes de alejarse.

Misha callo al suelo cuando Marcus la solto, pero estúpida ella si se fue, en lugar de eso se había arrastrado para ver a Bu, quien no se había movido del lugar donde cayó.
Si, ella sabía que era estúpido preocuparse por un vampiro y más de uno que quería lastimarla pero algo en el chico le inspiraba ternura, y bueno a cualquiera le pasaría ya que el vampiro aun tenía cara de niño por más que cubriera su rostro con maquillaje negro.

Marcus se percato te la preocupación de la pelirroja, camino hacia ella y se arrodillo a su lado – Esta bien, se recuperara pronto.
-¿Por qué haces esto?
-Ya te dije chéri que no tengo nada contra ti, eso solo…
Misha jamás supo porque Marcus lo hacía, ya que Christie la puso de pie bruscamente sujetándola de un brazo.
-Es admirable tu preocupación – prácticamente le escupió las palabras en la cara – Pero te sugiero que te preocupes por tu bienestar y no por el de él.
Marcus se acerco a las mujeres, tomo a Misha con delicadeza mientras que a Christie la empujo sin ningún miramiento.
-Deja de preocuparte por ella Marcus… tenemos que pensar que hacer con ella.
-Podríamos convertirla, conservarla y mandarte a la mierda a ti – sugirió Bu quien se levantaba sobándose la nuca.
-Cuida esa boca Buriel, que se de otra forma para callarla eternamente.
-¡Basta ya! – los interrumpió Pete – hay que acabar con esto ya. Si hay que matarla hagámoslo de una vez.

Mientras Marcus sujetaba a Misha los demás vampiros comenzaron a pensar que harían con la pelirroja.
-Hay que matarla y dejémosle el cuerpo a Drew.
-No Pete – lo contradijo Bu – No quiero matarla, en todo caso yo me quedo con ella.
Bu se acerco a Misha para acariciarle el rostro – ¿Te gustaría ser vampira? No puedo beber tu sangre pero si convertirte.
-No – la voz de Misha no fue más que un balbuceo
-Serás inmortal – siguió Bu
-Déjala ya Buriel, ya sé que aremos con ella. Se la regresaremos a Drew.
-¿Qué? – Contestaron los tres vampiros al mismo tiempo.
-Se la regresaremos.
-Está loca Christie, esta es la oportunidad que hemos esperado por años, no tengo nada contra la chica pero Andrew merece sufrir.
-Y lo hará Pete – Christie comenzó a pasear ante ellos – Si ustedes tiene razón Drew siente cariño por esa, imagina lo que va ser para el ver que sabemos de ella, que estaremos vigilándola.
-¡Oh joder Chris! – Exclamo Bu con la voz llena de emoción – Por eso te soporto, eres deliciosamente malvada.
-Lo sé Bu, lo sé, quítale la cartera y busca su credencial.
Bu la obedeció al instante y cuando encontró el documento se lo tendió a la rubia.
-Ahora ya sabemos dónde encontrarla – Se giro hacia Misha – Dile a Drew que Christie le manda saludos. – Le sonrió a los chicos y camino hacia la salida del callejón – Ya saben qué hacer.

Cuando Christie desapareció, los tres vampiros le dedicaron a Misha una mirada triste antes de que Bu dijera – Lo siento.

Marcus Mordió el cuello de Misha, lo que provoco que esta gritara, ya la había mordido anteriormente pero en aquellas ocasiones no le había dolido tanto, Pete tomo su muñeca y también la mordió, Bu le dedico una sombría mirada antes de imitar a Pete y morderle la otra muñeca.

El cuerpo entero de Misha temblaba de dolor, pero gracias a Dios pasados unos minutos perdió el conocimiento y ya no fue consciente de lo que los tres vampiros le hacían.

2 susurros:

Carolina 2 de marzo de 2010, 13:22  

buahhhhhhhhhhhhh acabo de leer tu entrada y etoy supoer emocionada, acabo de leer el capito de tierra de vampiros y me emociono!!!!
teng ganas de leer,mucho!!! creo q desde hace mucho una historia (y eso k es solo lei un capitulo)me ha emocionado tanto y tener tanta ganas de leer mas!!!
x favor sgiue asi!!
y espero tu siguiente capitulo!!!

Iza Parthenopaeus 3 de marzo de 2010, 19:00  

Carolina muchas gracias te prometo que pronto estara el proximo cap.
besos

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.