MAS VAMPIROS...AN

>> viernes, 30 de octubre de 2009


21.CARA A CARA.


Había pasado una semana des de el día que había recibido la llamada de Arion. Des de ese día mi felicidad había ido en aumento y podía afirmar que era uno de los seres mas afortunados del planeta. Giovanni era maravilloso, cada día a su lado era único y su única preocupación era hacerme feliz. Pero pese a toda esa felicidad sentía que había algo que debía hacer y lo estaba retrasando porqué en el fondo tenía miedo...bueno miedo no, estaba aterrada de pensar que me tenía que enfrentar a Drew.


Gio y yo estábamos abrazados en la cama después de haber hecho el amor durante toda la tarde, le tendría que regañar por quitarme tanto tiempo ya que pronto tenía los exámenes finales y me quitaba muchísimo tiempo de estudio:

  • Debería estar estudiando.- le dije.

  • Deberías...

  • Si suspendo será culpa tuya.

  • Si suspendes, cosa que dudo enormemente, asumiré toda la responsabilidad.

  • Eso me parece justo.- le dije y le abracé mas fuerte.

  • ¿Qué te preocupa, Carol?

  • Nada.

  • Vamos Carol...a mi no me puedes engañar. Suéltalo ya.

  • Bueno, he estado pensando en que me gustaría hablar con Andrew. Solamente para que me explique de una vez que problema tiene conmigo.

  • Yo también creo que deberías hablar con él.

  • ¿De verdad lo crees?

  • Sí, mereces una explicación. Además es hora que yo también vuelva, no puedo tener mas días al Pescadero ocupándose del bar.

  • ¿El Pescadero?

  • Arion.- yo me reí.

  • ¿Por qué lo llamas así?

  • Pues porqué es un pescadero ¿O que te crees que hacía en Grecia hace la tira de años? Pues pescar, porqué filosofo no era.

  • Entonces deberías llamarle Pescador.

  • Lo sé, pero me gusta mas Pescadero.

  • Eres malo ¿le dejaste a Arion a cargo del bar?

  • Sí, al final nos hicimos amigos.

  • Ves como no es tan malo.

  • Lo se.

  • Ahora que lo pienso, me dijo que había encontrado a la mujer de su vida.

  • ¿Y quién es?

  • No me lo dijo.

  • Ya estoy temblando. Conociéndole seguro que es la encarnación del mal.

  • ¡Gio no te pases!

  • Vale, lo siento. Entonces ¿cuando vamos?

  • Después de mi exámenes...aunque si tu quieres ir antes...

  • No quiero separarme de ti.

  • Lo siento, pero ahora vas a tener que separarte de mi para dejarme a ir a estudiar.

  • Nooooo.

  • Sí.


Y esa noche estudié. Los exámenes llegaron mas rápido de lo que me esperaba, el tiempo me había pasado volando. Me presenté al primer examen nerviosa y con mil dudas. Ludovic, que estaba sentado a mi lado mientras esperábamos para hacer el examen, me regaño porque yo no podía estarme quieta. Finalmente llegó el profesor y entramos. Cuando vi el examen dejé ir un suspiro de alivio porqué no era tan difícil. Empecé a escribir mientras mis compañeros aún estaban leyendo las preguntas. Terminé la tercera ya que dos chicos entregaron el examen en blanco.

Finalmente terminaron los exámenes y me habían ido bastante bien.

  • ¡Aleluya!- dijo Ludovic después del ultimo examen.-Chicos hay que celebrar que hemos terminado los exámenes.

  • Esa es una estupenda idea.- Gabrielle.

  • ¿Qué hacemos está noche.

  • Chicos yo no voy a poder ir está noche. Está tarde me voy a España.

  • ¿Qué? Joder Carol ya hubieras podido irte mañana.- Gabrielle.

  • Lo sé, lo siento, pero hay cosas que tengo que hacer allí.

  • Está bien ¿cuando vas a volver?

  • No lo se. Pero seguramente me voy a quedar unos meses.

  • Entonces lo que tienes que hacer es invitarnos unos días este verano.

  • Me parece bien.


Me despedí de mis amigos y volví a casa en donde me esperaba Giovanni. Él estaba preparando el equipaje y lo tenía ya casi todo listo. Le di un beso y el me dijo que teníamos que estar en el aeropuerto en dos horas, de manera que nos apresuramos. Pusimos las maletas en el coche y yo cogí a Drácula en mis brazos, Giovanni iba conduciendo mientras cantaba Summercat acompañando el CD. Llegamos al aeropuerto y facturamos el equipaje, luego dimos vueltas por las tiendas del aeropuerto mientras esperábamos que se hiciera hora para embarcar. El vuelo fue corto de manera que no tuvimos mucho tiempo para aburrirnos, cuando llegamos al aeropuerto fuimos rápidamente a recoger nuestras maletas y tomamos un taxi, no sabíamos si ir primero a casa o al bar de Gio y finalmente nos decidimos por el bar, no me sentía aun con fuerzas de enfrentarme a Drew.

Llegamos al bar, que estaba lleno y vimos al pobre Arion peleándose con la maquina de café, avanzamos hasta la barra y fue entonces cuando vimos a Megeara con una bandeja en la mano:

  • ¿Meg?- dijo Gio.

  • Giovanni, que alegría verte.- dijo ella abrazándole.

  • Vaya, hola Gondolero.- dijo Arion que se había dado la vuelta. Me reí ante que los dos se hubieran puesto motes tan absurdos.- Carol, estoy contento de verte.- y me dio un beso en la mejilla.

  • Yo también.- le dije sinceramente.- Y también estoy contenta de verte a ti, Meg.

  • Yo igual, Carol.- y también me abrazó, yo le devolví gustosa el abrazo.

  • ¿Tenéis que contarnos alguna cosa?- preguntó Giovanni arqueando una ceja.

  • Bueno...Meg, se dejó caer por aquí hace unos días y, bueno, la verdad es que...nos queremos.- dijo Arion rascándose la cabeza.

  • Vamos a casarnos.- añadió Megeara mostrando su mano para que pudiéramos ver un bonito anillo de compromiso.

  • ¿De verdad?- dije yo.- ¡Eso es genial!- los abracé a ambos.- ¡Enhorabuena! Estoy tan contenta por vosotros.

  • Gracias.- dijeron los dos a la vez.

  • Si me pinchan no me sacan sangre.- dijo Giovanni.

  • Oh vamos Gio, en verdad son perfectos el uno para el otro.- le dije yo sacudiéndolo un poco.

  • No, si en esto estoy deacuerdo. Nunca había conocido a dos personas mas perturbadas.- dijo Gio bromeando.

  • Anda callate.- dijo Meg.

  • Bueno y ¿cuando es la boda?-dije yo.

  • Oh, aun no lo sabemos.- Arion.

  • ¡Oh Carol! Tienes que ayudarme a planearla.- me dijo Meg emocionada.

  • Claro que si, me hace mucha ilusión.


Una vez dicho eso Gio y Arion nos dejaron a las dos hablando del tema bodorrio, Meg quería que la boda fuera en Grecia y a mi me pareció una idea estupenda. Hablamos sobre el vestido, los invitados,...Luego hablamos sobre Andrew. Ella me explicó que al venir aquí había ido como siempre a cada Andrew “nuestra casa” y había conocido ya a Alba como vampira, a su parecer Drew y Alba se querían con locura. Eso aun me puso las cosas mas difíciles, ahora iba a tener que hablar con Drew sin que Alba se enterara, no quería hacerle daño.


Estuvimos un rato mas con Meg y Arion y luego fuimos a dejar las cosas en casa. Arion hizo prometerle a Gio que esa noche iríamos nosotros al bar. De manera que fuimos a casa, por suerte o por desgracia en casa no había nadie, Gio y yo dejamos las maletas y nos cambiamos para volver al pub. Me puse unos shorts vaqueros, una camiseta rosa sin tirantes y tacones altos. Salí de mi habitación y vi a Gio también en vaqueros y una camisa azul que le hacía ver mas guapo que de costumbre. Me cogió la mano y bajamos las escaleras, fuimos al garaje y Gio se subió a su moto, me subí detrás de él y nos fuimos al pub. Cuando llegamos Arion estuvo mas que feliz de poder irse con Meg. Giovanni se abrazó a la maquina de café y le dio besitos:

  • Oi oi oi oi, te he echado de menos.- dijo haciéndome reír.

  • Que tonto eres.- le dije.- Oye, voy fuera a llamar a Lucy, si está aquí tengo muchas ganas de verla.

  • Vale.- Salí a la calle y marqué el número de Lucy.

  • ¡Caaaaarol!- gritó ella des de el otro lado del teléfono.

  • Se dice hola.- le dije yo.

  • Oh, cierto. Hola.

  • Hola ¿qué tal estás?

  • Bien, bueno un poco asqueada, ayer llegué a casa mis padres y no dejan de darme la brasa.

  • Bueno, tengo grandes noticias para ti.

  • ¿Qué?

  • Estoy aquí ¿Nos vemos?

  • ¿Qué? ¿Cuando has llegado?

  • Está tarde.

  • ¡Dime dónde estas!

  • Estoy en el pub.

  • Me tienes ahí en un pispas.


Y colgó. Volví a entrar y le dije a Giovanni que Lucy iba a venir. Estuvimos un rato sirviendo a los pocos clientes que había a esa hora ya que la mayoría estaban cenando, la verdad es que nos pasamos el rato haciéndonos mimitos. Después de unos veinte minutos aproximadamente oímos un grito en la puerta, y si era Lucy. Ella entró como una bala y se arrojó a mis brazos:

  • ¡Como te he extrañado!- me dijo.

  • Yo a ti también.- ella me apretó lo mas fuerte que pudo.- Lucy, menos mal que no necesito respirar.- le dije riendo y besandole el pelo.

  • Ups, los siento.

  • Hola Lucy.- la saludó Gio.

  • Hooola.- le dijo ella mirándolo de arriba a bajo.-¿Me lo parece a mi o cada día eres mas jodidamente sexy?

  • Cada día soy mas jodidamente sexy.- le contestó él riendo.

  • Bueno, cuéntame ¿cuanto tiempo vas a quedarte? ¿Qué has hecho en París? ¿Tienes algún amigo guapo francés para presentarme?

  • Pues supongo que me voy a quedar todo el verano, en París he estado estudiando y si, tengo un amigo guapo que presentarte.

  • Fantástico, hablame de él.

  • ¡Lu! ¿Y Rulo?

  • ¿Rulo qué? No lo veo des de que terminamos el instituto. Se fue a los pirineos está haciendo de monitor de deportes de aventura.

  • ¡Ai madre de Dios! ¿Quién en su sano juicio le ha dado ese trabajo?

  • No se. Dime ¿Has encontrado un hombre sexy para ti?

  • Claro.- le dije riendo.

  • ¿Sí? ¡Dime como es!

  • Es moreno, tiene los ojos verdes (Gio ese día los tenia de un verde precioso), es guapísimo, italiano.

  • ¿Vosotros dos estáis saliendo?

  • Pues si.

  • Te odio.- me dijo.

  • Lo se.- reímos.

  • Y ¿Qué pasa con...?

  • ¿Andrew? Nada, el vínculo está roto.

  • Vaya.


Le expliqué a Lucy todo lo que había pasado des de que me marché, le conté la llamada que había recibido de Arion y le dije que estaba allí para enfrentar a Drew. Lucy también me puso al día de sus cosas, de las cosas que no nos habíamos contado por email. La verdad es que me sentía feliz de volverla a ver, ahora que estaba con ella me daba cuenta de lo mucho que la había echado en falta. Lucy como siempre me sacó a bailar e hicimos un poco el loco. Estábamos bailando desenfrenadamente cuando le olí, olí a Drew.


Andrew estaba en la puerta del pub, junto a él había otro vampiro, era una mujer, alta, morena e increíblemente hermosa, incluso mas que Meg o yo misma, la miré durante unos segundos hasta que pude reconocer alguno de sus antiguos rasgos, era Alba. Ambos iban cogidos de la mano y mientras Drew me miraba a mi con una mirada que me hacía estremecer de miedo, ella lo miraba a él con adoración. Ella le dijo algo y el la miró, su expresión se suavizó inmediatamente y la miró con amor.

Giovanni nos miraba a los dos des de la barra, finalmente salió, le dijo alguna cosa a Alex (el Dj) y vino para ponerse delante de Lucy y de mi. Alex des de su cabina dijo que cerrábamos y la gente empezó a marcharse, cuando se hubo ido toda Alex vino hasta nosotros:

  • ¿Qué pasa, Gio?- preguntó.

  • Nada Alex, vete tu también.

  • Vale.

  • Lucy, vete con él.- le dije yo a Lucy.

  • Carol...no.

  • Lucy, vete. Mañana te llamo.- le dije con un tono que no admitía discusión. Ella asintió, me dio un beso en la mejilla y se fue con Alex.

  • ¿Vamos a pelear, Drew?- preguntó Giovanni cuando estuvimos solos.

  • No tengo nada en contra tuyo, Gio. Es con ella con quien debo ajustar cuentas.- Drew.

  • Carol está conmigo, de manera que si vas a pelear con ella antes deberás hacerlo conmigo.

  • ¿Contigo? Ella no te quiere, Gio.

  • Si le quiero, gilipollas.- le dije con rabia. Si antes le temía ahora solo quería acabar con él.- tu estúpido vínculo se rompió cuando transformaste a Alba, ya no tienes ningún poder sobre mi, tengo muy claro a quién amo.

  • ¿Qué?- dijo Drew perplejo.

  • ¿No sabías eso, eh?- dijo Gio mofándose.- suerte que Arion es mejor persona de lo que todos pudiéramos haber imaginado.

  • No nombres a ese desgraciado en mi presencia.- replicó Drew. En ese momento Arion y Megeara entraron por la puerta. Esos dos eran increíbles. Olían los problemas a kilómetros.

  • Bueno, pues este desgraciado aparte de nombrarle te honra con su presencia.- dijo Arion.- Andrew saltó para atacar a Arion pero esté lo esquivo fácilmente. Andrew volvió a arremeter pero Arion tubo a Drew inmovilizado antes de que pudiera pestañear.- Deja de comportarte como un imbécil. No vas a poder conmigo, soy mucho mas rápido y mucho mas fuerte que tu, así que ni lo intentes.- me quedé sorprendida de las habilidades de Arion. Alba se movió para tratar de ayudar a Drew pero Megeara la sujetó.

  • No te preocupes querida, no vamos a hacerle daño. Solo hay algunas cosas que debe explicar y nosotros entender.- le dijo Meg a Alba. Me acerqué a Drew que estaba en el suelo con Arion sentado encima de su espalda.

  • Pese a todo lo que me has echo.- empecé a decirle.- no te odio, Drew. No te odio porqué se que no eres una mala persona, no te odio porqué al principio fuiste bueno conmigo. Solo quiero que me digas porqué cambiaste. ¿Por qué empezaste a odiarme? ¿Qué te hice?

  • ¿Y tienes que preguntarlo?- me dijo con rabia.

  • Sí Andrew. Tengo que preguntarlo. ¿Por qué me odias?

  • Por él.-dijo refiriéndose a Arion.

  • ¿Por qué por Arion?

  • Te di todo, Carol. Todo. Te deje entrar en nuestras vidas, te acogimos en nuestra casa, te di mi dinero, mi amistad, mi amor, todo. ¿Y cómo me lo pagaste? Retozando con la única persona que te dije que no era buena, con la única persona que había odiado.

  • ¿Me odias por qué me acosté con Arion?

  • Te odio porqué me traicionaste con la persona que asesinó a toda mi familia.- en ese momento Arion dejó a Drew y se dejó caer en el suelo.

  • Yo no quería hacerlo, Andrew.- Arion.

  • ¿Qué?- preguntó Drew.

  • Yo no quería matar a tu familia. Pero en ese momento no era yo. Había perdido la cordura ya que había pasado meses sin alimento. Te juro que no quería terminar con su vida.

  • ¿Por qué?- Drew.

  • Me capturaron y pasaron meses torturándome con agua bendita. Cuando conseguí escapar apenas sabía quién era. Mi instinto solo me hizo alejarme de ese lugar y luego, cuando estuve lejos solo supe que me tenía que alimentar. Las primeras personas que encontré fueron tu mujer e hijos.

  • ¿Por qué no lo dijiste antes?

  • Se lo conté a Carol...estuvimos un tiempo sin vernos porqué ella creía que había matado conscientemente a tu familia. Pero luego, volvimos a encontrarnos por casualidad y se lo conté todo.

  • ¿Por qué no me lo contaste tu?- me preguntó.

  • Porqué Arion me pidió que no lo hiciera. Él dijo que tu necesitabas a alguien a quien culpar.

  • Idiota.- le dijo Andrew a Arion.- Yo no necesitaba culpar a nadie. Solo necesitaba comprender porqué lo hiciste.

  • Lo siento.-dijo Arion.- ahora veo que todo este lio es culpa mía.

  • No es tu culpa.- le dije.- al menos no toda la culpa es tuya. En esta historia todos tenemos parte de culpa. Si todos hubiéramos sido mas sinceros y menos estúpidos nada de esto hubiera pasado.

  • Es cierto.- dijo Arion.

  • Carol, lo siento mucho. Siento mucho todo lo que te he hecho.- se disculpó Drew.

  • Entiendo porqué lo hiciste, Drew. Y te perdono.

  • Lo que no entiendo.- interrumpió Gio.- es porqué no rompiste el vínculo antes.

  • Quería hacerlo.- dijo Drew.- Pero Carol desprendía siempre tantas buenas vibraciones que creo que al final me hice un poco adicto. Por eso no lo rompí. Antes de morir sus padres quise hacerlo, pero entonces lo mantuve para ayudarla a superarlo, después me enteré de lo de Arion...y bueno, aquí fue cuando se complica la cosa.

  • Entiendo.- dijo Gio.- eso no quita que ta hayas comportado como un maldito hijo de puta.- le sermoneó Gio.- ¿pero sabes qué? Te sigo queriendo, tio.- todos nos reímos. Así era Gio, siempre rompiendo el hielo.

  • Yo también, tio.-le respondió Andrew.

  • Bueno, así os apunto a todos a la lista de invitados.- dijo Megeara.

  • ¿Lista de invitados?- preguntó Drew.

  • Voy a casarme.

  • ¿Qué? ¿Con quién?

  • Conmigo.- dijo Arion.

  • ¡Vamos no me jodas!- y Drew que era siempre correcto se quedó pasmado de verdad.


Nos reímos todos. Luego hubieron abrazos y reconciliaciones. Andrew me abrazó, abrazó a Giovanni y luego nos abrazó a los dos. Hablé con Alba, Andrew habló con Arion, Alba con Gio...y sin darnos cuenta, pasamos la noche reaciendo los lazos que creímos rotos para siempre. Siempre recordaré esa noche, la pasamos arrepintiéndonos, pero también riendo. Había pasado tiempo, para algunos mas que para otros, pero finalmente habíamos encontrado la felicidad. Giovanni me cogió la mano en algún momento de la noche, miré a mi alrededor y solo pude ver a personas felices, enamoradas junto a sus compañeros eternos. Estavamos completos.




Bueno, este es el penúltimo capitulo. Solamente queda el epílogo.

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.