Capitulo 4 (El secreto)

>> lunes, 24 de agosto de 2009

Después de encontrar a Axel y llevarlo a reparar la cerradura de la casa de Caroline, trate de encontrar a uno de esos hijos de puta, pero tanto Axel como yo fallamos en la búsqueda, el que habíamos encontrado ayer no ara màs que un simple lacayo y no tenia ninguna información valiosa.

Fui a la casa de huéspedes donde nos alojábamos me di un baño tratando de relajarme, pero no podía, la imagen de Caroline ruborizándose me daba vueltas en la cabeza, maldeci al notar mi erección, ¿como era posible que solo el recuerdo de aquellos ojos me provocara esto?

Salí de la casa y me dirigí a una taberna, necesitaba un trago ahora si no quería ir en busca de la pequeña Caroline.
Entre a la taberna e inmediatamente un par de prostitutas salieron a mi encuentro, las aparte con suavidad al principio pero ellas insistieron así que esta vez las aparte con brusquedad.

Me senté solo en un rincón del lugar, pedí el trago mas fuerte que tuvieran. Había bebido tanto que perdí la cuenta, estaba punto de ir a buscar a Axel cuando oí una conversación.
-¿A si que la señorita Collins será tuya?-pregunto un ebrio
-Claro Caroline será completamente mía, su madre esta más que dispuesta a entregármela- contesto un tipo de cabello rubio y rasgos fuertes.
-¿Dejaras a Tara, por ella?-
-No digas idioteces. Tara se quedara con migo aunque me case con Caroline-
-Vamos Charles- dijo el otro hombre con una sonrisa-No humillaras de eso modo a la señorita Collins, ¿o si?-
-Peter no soy entupido, no pienso dejar a Tara, Caroline es muy bonita y tiene un cuerpo que hace que la piel se me caliente, pero es inocente, no sabe hacer las cosas que Tara hace-
-Pero aprenderá con el tiempo-
-De eso me encargo yo- contesto Charles con arrogancia- pero además, tengo la idea de tener hijos-
-¿Y eso que?- dijo el otro hombre encogiéndose de hombros – Caroline Collins puede dártelos-
-Tienes razón, pero yo no quiero que me los de ella… Entiende Peter, Caroline es un gran tesoro, es refina y hermosa, lo cual la hace perfecta para mostrarla en sociedad, no quiero echar a perder ese perfecto cuerpo que tiene con la maternidad-
-¿Qué piensas hacer con ella entonces?, no espera no me respondas eso, mejor dime que aras con su familia, ¿pagaras sus deudas?-
Charles río- Peter, no me creerás capas de ello ¿o si?- Peter no respondió- Pagare la mitad de sus deudas cuando el compromiso este hecho, pero pienso adueñarme de las propiedades-
-Valla negocio Charles, tendrás una suculenta esposa y nuevos inmobiliarios – el par de ebrios chocaron su tarros- Eres un maestro en esto,- dio un trago a su cerveza-¿Sabes cuantos años tiene la pequeña Miranda?-
-En verdad eres un pervertido, es solo una mocosa-
-Si, pero al igual que su hermana es hermosa y espero que con el tiempo crezca igual que Caroline-
-Tienes razón, no quitare el ojo de ella-
-¿No me digas que piensas quedarte con las dos?-
-No seria mala idea, pero en realidad Caroline si me importa un poco, así que jamás le aria eso, pero bueno eso no significa que no pueda ver el desarrollo de la pequeña Miranda, quizá si trato bien a Caroline ella se ponga cariñosa y quiera invitar a su hermana a la cama o mejor aun quizá quiera invitar a Tara y…-

Sin siquiera notarlo me puse de pie y agarre a aquel cabron por el cuello de su camisa y lo estrelle en la pared mas cercana. Todo se hizo un caos a nuestro alrededor. Peter trato de quitarme de encima de Charles, pero como era lógico No me movió ni un centímetro. Charles peleo contra mi agarre, lo cual solo provoco que apretara mas.
-Eres un cabronazo de mierda- grite-Como te atreves hablar así de ella-
-¿Quien carajo eres tu?- me dijo entre jadeos
-Tu pesadilla, ¿dime que crees que piense Caroline de todo lo que has dicho de ella?-
-No se enterara, y aun si lo hace su madre me la entregara-
-Hijo de puta- cerré el puño, estaba deseando enterrarlo en el rostro de ese cabron, pero para mi desconsuelo Axel llego.
-Déjalo-me dijo agarrando mi puño. Trate de soltarme de su agarre pero el cabron era mas fuerte que yo, así que al final-no muy convencido- solté a ese perro.
-Vamos- me dijo Axel jalándome para salir del lugar- ¿Que demonios hacías?-me pregunto una vez a fuera.
Lo ignore y me aleje de el, pero el me siguió.- Hacia mucho que no te había visto perder el control así. Ese tipo debió decir algo muy fuerte- no volví a responder- o quizá, ¿se trata de una mujer?, ¿de aquella a la que fui a reparar la cerradura? O….-
-Cállate, simplemente cállate- estaba furioso y las palabras de Axel no asían mas que enardecer mi furia. Quería correr para alejarme de el, pero sabia que Axel podía alcanzarme con facilidad,
-Solo, dame un tiempo solo- pedí
-Ya va a amanecer-
-Entonces sugiero que te vallas a la casa de huéspedes antes de que salga- sin decir mas me aleje a grandes zancadas.

Sabía que tenía que tranquilizarme antes de hacer una estupidez, pero realmente me era muy difícil, no podía dejar de pensar en ese cabron y en todo lo que había dicho de Caroline.

No se en que momento llegue a la casa de Caroline, pero al llegar ahí medí cuenta de algo: No podía dejar que la pequeña Caroline, ocupara mis pensamientos, tenía una misión en la cual concentrarme y no podía perder el tiempo fantaseando con ella.

3 susurros:

Anónimo 25 de agosto de 2009, 16:28  

Amiga me tienes en tus manos,
por favor publica màs de la historia y trata que los capitulos sean mas largos.
jejeje yo bien pedinche pero es que me matas
sigue asi

Anónimo 27 de agosto de 2009, 14:16  

Hoooola..!
Me encanta esta historia xq es diferente a las demas, es decir en otro tiempo..!
Y me encantaaaaaaaaaaaaaa..!
Tienes q seguir escribiendo o si no morire....!

Pam Cullen 27 de agosto de 2009, 17:18  

HI!!
tu historia es genial, me encanta, Andree me empieza a agradar ji ji.
Espero pronto subas el sig cap.
Saludos
ByeBye

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.