MAS VAMPIROS...AN

>> martes, 25 de agosto de 2009


7.ERRORES.


Bueno, puede que haya exagerado un poco. Uno de los errores mas grandes de mi vida no, pero una metedura de pata importante si. El tipo se pasó toda la noche encima de mi, vale que le hubiera besado, pero no hace falta ser tan pesado...

Cuando fue hora de cerrar finalmente se desapegó de mi y se fue, fue una buena sensacion poder volver a moverse con libertad. Gio y Drew estaban, bueno, no se si cabreados, decepcionados, sorprendidos, irritados o una mezcla de todo. Cuando llegamos a casa se fueron a hacer sus cosas sin preguntarme ni decirme nada. Yo me cambié de ropa, puse una labadora y limpie un poco, puede que Gio y Drew fueran vampiros, pero como el resto de hombres del mundo eran poco amigos de la fregona, así que yo siempre estaba recogiendo lo que ellos se dejaban tirado en cualquier sitio, después de arreglar la casa me fui ya que tenia practicas de coche.

Después de las practicas me pasé por casa de Lucy, ella me maldijo porqué estaba durmiendo pero me dejó subir y su humor mejoró considerablemente al ver que le llevaba el desayuno:

  • Pensé que no te gustaba Jorge.- me dijo con la boca llena.

  • Es que no me gusta, y no hables con la boca llena.

  • ¿Y por qué te enrollaste con él?

  • Pues porqué mi hermano y Gio me estaban poniendo de los nervios y mira, supongo que por joder.

  • ¿Y ahora qué? Porqué después de dejar a Jorge en su casa, Rulo me dijo que él le había dicho que le gustabas un montón.

  • Bueno, a mi me gusta un montón Johnny Deep y me aguanto.

  • A mi también. Pero no se ¿seguro que no te gusta?

  • Seguro.

  • Pues por lo que dicen es una bomba en la cama.

  • Ni que me fuera a acostar con él...

  • Oye, ahora que lo pienso ¿Qué tal Arion en la cama?

  • Pues no lo se.

  • ¿No te lo tiraste?

  • No. Él quería pero le dije que no.

  • ¿Y por qué hiciste eso, demente?

  • Joder Lu, pues porqué soy virgen y no quiero que mi primera vez sea con un tio que apenas conozco.

  • No me puedo creer que seas virgen. Joder que tienes 18.- técnicamente tenia 17, pero bueno.

  • Ya lo se, pero que quieres que te diga, no ha surgido la ocasión.

  • Claro, como los tios no babean por ti.

  • Es que no me gustan los hombres que babean.

  • Que graciosa. Mierda tengo que preparar la comida.- eran las 13.00.- vamos a la cocina.- fuimos.

  • ¿Así que hacemos esta tarde?- le dije cambiando de tema.

  • Pues ir a dar una vuelta. Oh bueno, porque no te quedas a comer y hacemos las tareas de clase y después nos vamos.

  • Tengo que ir a comer a casa, pero cuando terminé vengo con los trastos y hacemos lo que has dicho.

  • Vale.

  • Bueno pues, me voy y luego vuelvo. ¿a las 16.00 te parece bien? Asi me acerca Gio.

  • Vale.

  • Pues hasta luego.


Me fui y pensando en Lucy y la comida pasé por el supermercado para comprar comida humana ya que si Lucy o otro humano se pasaba por casa otra vez y descubria que teniamos la nevera vacía iba a sospechar. También compré detergente.

Cuando llegué a casa Gio estaba en el porche pintando un cuadro, le saludé pero no me oyó ya que tenía el ipod puesto con la música a todo volumen, ópera, estaba escuchano ópera. Entré y vi a Drew que estaba sentado en el sofá leyendo el diario, Drácula vino a recibirme, le rasqué las orejas y fui a la cocina a dejar las cosas que había comprado, el cuenco de agua de Drácula estaba casi vacío asi que lo limpié y lo volví a llenar, también le puse mas pienso y le di una galleta para perros. En la habitación de lavar la lavadora había parado hace horas pero nadie se había dignado a poner la ropa de la lavadora en la secadora. Después de todo eso me senté en el sofá con Drew:

  • A ver si arrimamos un poco el hombro.-le dije.

  • ¿Qué?

  • Que soys unos guarros, que lo dejáis todo tirado en el primer sitio que encontráis, que me paso el día recogiendo.

  • No será para tanto mujer.

  • Ni mujer ni leches, joder si es que se os nota que sois un par de cromañones. Pues enterate el machismo te lo metes por dónde te quepa, que eso de que la mujer tiene que hacer las tareas de casa esta pasado de moda.

  • Carol, no te enfades que no pesamos eso. Lo que pasa, bueno...es que nos da pereza.

  • Joder, y a mi también.

  • Bueno, lo siento. Ya tendremos mas cuidado.

  • Eso espero.


Me levanté y me fui a mi habitación a leer, luego cogí mis cosas, libros, apuntes y mi Mac y bajé porqué eran casi las cuatro y Gio se iba. Me llevó con la moto hasta casa Lucy y luego se fué a abrir el bar. Llamé al timbre y me abrió el hermano de Lucy vestido solamente con una toalla en la cintura, hay que decir que el chico no estaba nada mal, cuando me vió se puso colorado y volvió al baño sin decir nada. Llamé a Lucy y me dijo que estaba en su habitación:

  • oye.- le dije entrando.- tu hermano no esta nada mal.

  • Luego somos los tios los pervertidos.- dijo Rulo.

  • ¿ Y tu que haces aquí?- le pregunté.

  • Me ha llamado porqué no le salía la traducción de latín y cuando le he dicho que venías...y se ha apuntado.- Lucy.

  • Que ilusion.- yo.

  • Vamos Carol, no te enfades.

  • No me enfado, sabes que no.

Me quité el abrigo y me senté en el suelo, luego saqué los trastos. Comenzamos con el comentario de texto de filosofia, luego hicimos los comentarios de obras para historia del arte, las traducciones de latín y griego y los ejercicios de lengua. Bueno, basicamente lo hicimos Lucy y yo, Rulo copió cuando nosotras terminamos, mientrastanto se entretuvo con mi portatil:

  • Bueno ¿vamos a dar una vuelta?- dijo Rulo cuando terminamos.

  • Claro.- dijo Lucy.- ese era el plan.

  • Venga pues, estoy harto de estar encerrado.

  • Ui si, como has trabajado tanto.- le dije yo.

  • No todos somos perfectos como tu.- dijo.- lista, rica...

  • esta buena, es guapa, simpática.- continuó Lucy.- da asco.

  • Mucho asco.- estuvo deacuerdo Rulo.

  • Me estoy deprimiendo.- les dije.

  • No te deprimas, aunque des asco te queremos igual.-Lucy.- además, como aun eres virgen puedo compadecerte.

  • ¡Lucy!- le dije avergonzada porqué ella lo había dicho delante de Rulo.

  • Mierda, perdón.- me dijo ella. Rulo se partió la caja.

  • ¿Eres virgen? Dios, que bueno...quien lo hubiera dicho.

  • Rulo te voy a matar.- le dije.

  • Oh, bueno, matame. Pero esto es grandioso. Jorge va estar encantado.

  • Oye, no creo que tu amigito le incumba mi vida sexual.

  • Yo creo que le incumbe, no se que le hiciste ayer pero me llamado esta mañana y no ha parado de darme la brasa.

  • Mierda. ¿Por qué me pasaran estas cosas a mi?- me lamenté.


Lucy y Rulo se rieron y luego nos fuimos. Fuimos con el coche de Rulo hasta un skatepark que estaba en la otra punta de la ciudad. Llegamos y aunque no había estado nunca allí sabía que el lugar era un poco...bueno, que sólo iba gente de no muy buena reputación. La verdad es que no era tan malo, había chicos patinando, otros jugando a basquet y bueno, algunos estaban fumando hierba y bebiendo cerveza pero eso era algo bastante normal. Todo el mundo saludó a Rulo y a Lucy y me miraron a mi, supongo que se preguntaban que hacía yo, que bueno sí, tenía pinta de pija, allí. Abanzamos y vimos a Jorge que estaba sentado en un banco fumandose un cigarro y rodeado de tías, él hablaba con ellas animadamente, no se porqué pero eso me molestó. Rulo le llamó y en cuanto me vió se le dibujo una sonrisa, se levantó y vino hacia nosotros, bueno hacía mi:

  • ¡Hola!- me dijo euforico.

  • Hola.-le contesté.

  • Quería llamarte pero no sabia si tu querías hablar conmigo.- me dijo. Y de repente me pareció muy mono.

  • Bueno, la verdad es que yo tampoco estaba muy segura de si quería hablar contigo, pero creo que no me hubiera importado que me llamaras.- le dije la verdad, lo que sentí en ese momento.

  • ¿En serio?

  • En serio.

  • Vaya...- nos quedamos un momento sin decir nada.- oye ¿Quieres beber algo?

  • Mmm, no gracias.- le dije sonriendo.

  • ¿Te importa si te beso?- me lo pensé, y no no me importaba en absoluto que me besara.

  • No, claro que no.- entonces se inclinó y me besó, yo le rodeé el cuello con mis brazos y le devolví el beso. Oí que se disparaban los cuchicheos a nuestro alrededor, las chicas del banco estaban realmente ofendidas.- creo que este no es un buen lugar.- le dije.

  • Puede que tengas razón.- entonces me cogió la mano y fuimos junto a Lucy y Rulo que estaban hablando con otros chicos.

  • ¡Alegria para el cuerpo!- gritó Rulo que se estava fumando un porro. Jorge le dió una colleja pero se sentó a su lado. Lucy me miraba intentando esconder una sonrisa, yo me encogí de hombros.


Estuvimos un rato todos allí sentados, me presnetarón al resto de sus amigos y la verdad es que eran majos, bueno...puede que yo tuviera algunos prejuicios antes de conocerlos pero se veía que eran leales entre ellos y que aunque querían ir de macarras en el fondo eran unos blandos. Lo que bueno, estaban locos...no paraban de gastarse bromas y me reí mucho esa tarde. Después de un rato los chicos jugaron un partido de basquet y nos dejaron solas a Lucy y a mi:

  • ¿Me lo explicas?- me dijo.

  • No hay mucho que explicar, es que de repente no se...me ha parecido muy mono.

  • Estás loca.

  • Si bueno, pero eso no es algo nuevo.- las dos nos reimos. Entonces se acercó a nosotras una chica peliroja de ojos verdes, era alta, guapa y tambien sexy.

  • Oye tu.- me dijo con desprecio.- ¿Qué coño estas haciendo con mi novio?

  • ¿Perdona?- le dije.

  • Qué dejes empaz a Jorge, que es mío.- la miré con incredulidad.

  • Oye Isabel, dejalo ya. Tu y Jorge cortastéis hace tiempo.- dijo Lucy.

  • Tu callate que nadie te ha dicho nada.- le dijo Isabel a Lucy.

  • Ah, la ex.- dije yo en tonto burlón.

  • Si, soy su ex ¿Qué pasa idiota?- la tal Isabel me estaba cabreando.

  • Mira bonita, ¿quieres a Jorge? Muy bien ahí lo tienes, por mi no te cortes. Pero a mi no me parece muy interesado en ti, basicamente por lo que dijo, bueno mejor dicho hizo anoche.

  • ¡Te voy a partir la cara, puta!- me levanté.

  • ¿Tu y cuantas mas?- Lucy estaba alucinando e Isabel levantó la mano para darme una torta, entonces llegó Jorge y le cogió el brazo antes de que ella me diera.

  • ¿Pero que coño haces, Isabel? ¿Te has vuelto loca?- le gritó Jorge.

  • ¿Ahora estás con esta?- le dijo e hizo que Jorge le dejara el brazo.

  • Pero bueno tia, ¿quieres dejarme en paz de una puta vez? Te deje claro que no queria saber nada mas de ti ¡estas loca! Y si estoy con ella o con otra no es asunto tuyo.

  • Jorge...

  • Ni Jorge ni ostias, anda vete.- Isabel me miró con odio y se fue.- ¿Estás bién?- me dijo.

  • Sí, ya sabia yo que eras algo chungo...pero chico, tu ex te da mil patadas.- él se rió.

  • Ya bueno...fuimos al mismo jardín de infancia y era ella la que nos pegaba a todos.

  • Se le nota.

  • ¿Quieres que vayamos a dar una vuelta?

  • Claro.- cogí mis cosas y me despedí de Lucy.- ¿nos vemos esta noche?

  • Claro, luego te llamo.- me dijo Lucy.


Le sonreí y Jorge y yo nos fuimos, tenía su coche aparcado delante del skatepark, era un viejo Ford fiesta, subimos y arrancó. Empezó a conducir sin rumbo, simplemente dimos vueltas por la ciudad. La verdad es que la noche anterior me había parecido un garrulo pero ahora no, comprendí que solo intentaba hacerse el duro delante de sus amigos, pero conmigo era tierno e incluso hablaba correctamente. Como mas lo miraba mas guapo lo encontraba, y tenía una sonrisa realmente sexy, no tenia unos dientes perfectos como Drew, Gio o Arion...si no que bueno, tenía un diente un poco roto y eso realmente solo lo hacía mas encantador.

A eso de las nueve me llevó a casa, detuvo el coche en la entrada y me miró:

  • Así ¿te apetece volver a verme esta noche?- me dijo.

  • Me encantaría.

  • Es que ayer por la noche no parecías muy contenta...es decir que no parecía que yo te gustara mucho.

  • Lo sé...y lo siento. Si te digo la verdad ayer por la noche tenía mas ganar de matarte que de besarte, pero es que como mas tiempo paso contigo mas encantador me pareces.

  • ¿Enserio?

  • Sí.- y le besé para demostrarselo.- Te invitaria a quedarte a cenar pero ya viste ayer a mi hermano.- eso en parte era cierto.

  • No importa. ¿te paso a buscar a las 11?

  • Vale.


Le di otro beso antes de salir del coche, él esperó a que yo entrara en casa y luego se fue. Drácula ya estaba esperandome en la puerta y Drew y Gio estaban jugando a la Wii, les saludé contenta y subí a mi habitación, vale me había vuelto loca porqué Jorge y yo no pegabámos ni en cola, pero de verdad me gustaba. Llamé a Lucy y hablamos durante un buen rato sobre Jorge, sobre que ibámos a hacer esa noche y sobre la macarra de su ex. Luego me pasé el rato que quedaba hasta las 11 decidiendo que me iba a poner esa noche. Me prové medio armario, al final me puse lo primero que me había provado, como siempre pasa, un vesitdo corto negro con lunares blancos, el vestido era ceñidísimo y con escote asimetrico, tenía solo una manga y un cinturon de la misma tela para realzar la cintura. Me puse unos de mis zapatos con mas tacón, negros atados a los tovillos con cintas largas. Me peiné y me maquillé y cuando terminé de todo eso ya pasaban 5 minutos de las onze, cogí mi abrigo y mi bolso y bajé como un rayo las escaleras cuando sonó el timbre, Andrew ya estaba abriendo la puerta pero yo le plaqué y me adelanté gritando un adiós y hoy no vengo al pub. En la puerta estaba Jorge con vaqueros y cazadora de cuero, estaba guapo. Le di un beso rápido justo cuando Andrew volvía a abrir la puerta:

  • ¿A que hora volverás?- me preguntó.

  • No lo se. ¿importa?- le dije cabreandome.

  • Pues...- no supo que decir.

  • Ale Drew, adiós.- cogí de la mano a Jorge y le llevé hasta el coche.

  • Creo que un día de estos tu hermano me va a dar un par de buenos sopapos.- me dijo.

  • No te preocupes, no lo creo.

  • Bueno, perdona que sea yo quien no te crea, porque le veo dispuesto a arrancarme la cabeza.

  • Yo te protejeré.- le dije riendo. El se rió también y me besó.

  • ¿Vamos?- preguntó.

  • Vamos.


Después de unos 10 minutos llegamos al bar donde estaban esperandonos sus amigos, eso incluía a Lucy y Rulo. Me quité el abrigo que cubría por completo mi vestido y lo colgué en la silla que había libre al lado de Lucy, me senté no sin antes darme cuenta que todos los chicos me miraban con la boca abierta y las chicas con algo de rabia, Lucy que ya estaba acostumbrada a mi cuerpo no. Jorge que era el que estaba mas alucinado te todos se sentó a mi lado sin sacarme los ojos de encima. Lucy que como ya sabréis estaba un poco loca, sin decirme nada me apartó el pelo de la espalda y buscó la etiqueta del vestido:

  • Ahhh.- gritó.-¡Eres una zorra! Ya sabía yo que este era el vesitdo Marc Jacobs que vi el otro dia en la Cosmopolitan.- todo el mundo se hechó a reir.

  • Lucy joder, que casi me dejas sorda.

  • Y tu a mi ciega que ahí ponia que este vestido cuesta och...- le tapé la boca con la mano.

  • Ya vale, eh...tampoco no hace falta que se entere todo el mundo. Si no les voy a decir a todos lo que haces en el Zara.- Lucy cambiaba las etiquetas de la ropa en el Zara.

  • Chica, todo el mundo cambia las etiquetas en el Zara.- dijo una de las chicas.

  • Yo no.- dijo.

  • Porqué tu no compras en el Zara.- dijo Rulo.- pija que eres una pija.

  • Y tu un chulo piscinas.

  • ¡Oh, eso ha sido verdad!- dijo uno de los chicos que me sonaba que se llamaba Chrisitain.

  • ¿Y tu qué, carterista?- le contestó Rulo.- entonces empezó una rueda de insultos, ninguno con mala intencion, nos reimos un buen rato.

  • ¿Me acompañas al baño?- me dijo Lucy.

  • Claro.-fuimos al baño, al pasar por al lado de una mesa de chicos nos silvaron.- que asco.- le dije a Lucy.

  • El rubio era mono.

  • ¡Lu!- entramos en el baño.

  • Asi que cuentame. Porque ayer querías vestirte como una monja de clausura y hoy parece que vayas a los Oscars.

  • Quería ponerme guapa. ¿Qué pasa?

  • Nada. Estas genial. Me hace mucha gracia verte con Jorge.

  • ¿Por eso me has hecho venir al baño?

  • Bueno no, me estoy meando también.


Cuando salimos del baño choqué literalmente con un chico, cuando levanté la cabeza me quedé de piedra, el chico era Arion. Le miré con ojos como platos y empezé a alejarme de él, Lucy que parecía mas sorprendida que yo se quedó ahí parada, sabía que Arion venía detrás de mi, cuando me acerqué otra vez a la mesa donde antes nos habían silvado los chicos volvieron a embararse, pasé y detrás de mi oí ruido, me giré y vi a Arion sujetando a uno de los tipos contra la mesa con el brazo retorcido detrás de su espalda:

  • Como vuelvas a intentar tocarle el culo, o lo que sea, te arranco el brazo.- le dijo Arion.

  • ¿Pero que haces loco?- le dije a Arion.

  • Te iba a tocar el culo.- me dijo el perplejó.

  • Vale, pero no hace falta que lo envies al hospital.- le soltó.

  • Carol, tenemos que hablar.

  • ¿Hablar? No, me parece que no.- me giré y fui a la mesa donde estaban los otros, cogí mi abrigo y mi bolso.

  • ¿te vas?- dijo Jorge.

  • sí.

  • ¿Por qué?

  • Pues porqué si.

  • Te llevo.

  • No hace falta, yo te llamo, adiós.- y salí disparada del bar. Segundos después Arion me atrapó.

  • Carol porfavor. Dame cinco minutos.

  • Te dije que no queria volver a verte.

  • Lo sé, y desaparecí de tu vida como me dijiste que hiciera.

  • Pues sigue haciendolo.

  • Lo haría, pero no puedo dejar de pensar en ti. Necesito contarte que pasó realmente el dia en que maté a la família de Andrew.

  • Mira, no hace falta que te inventes cuentos.

  • ¡No los maté por gusto!

  • Tengo que irme.

  • Vivo en el 18 de esta calle, en el ático, si cambias de opinión ven a verme.- entonces se fue. Me quedé allí plantada sin hacer nada. Lucy que había salido a buscarme llegó a mi lado.

  • Carol ¿estás bién?- como no le contesté me abrazó.- joder ¿tu que colacao comes? corres como el diablo.- me hizo reir.- ¿qué ha pasado?

  • Nada...

  • ¿Tu sabias que Arion seguía en la ciudad?

  • No, la verdad es que no. Se fué sin decirme nada.

  • Vamos, eso se merece que nos emborrachemos.- asentí.


Lucy llamó a Rulo para decirle que estabámos bién y que se quedaba conmigo. Nos fuimos a otro bar y hablamos, bueno, habló Lucy que se emborrachó y estuvo toda la noche desporticando en contra de los hombres. Yo no podía contarle la verdad por lo que no le pude decir nada, sólo le dije que Arion había significado mucho para mi:

  • Sé que no fue nada, ni siquiera le conocía bién. Pero me importaba.

  • Cariño.- dijo Lucy con dificultades a causa de alcohol.- claro que te importaba, y es normal que te haya afectado verle esta noche, lo que hizo estuvo mal.

  • ya...

  • Pero no se, no quiero defenderle pero puede que tuviera algun motivo.

  • No puedo creer que haya algun motivo para lo que hizo.- le dije pensando en el asesinato de la família de Drew.

  • Siempre hay algun motivo. ¿Te dijo que quería hablar contigo, no? Hazlo, no pierdes nada.

  • No sé si quiero hablar con él.


Nuestra charla terminó ahí porqué Lucy se levantó del taburete y salió corriendo del bar, yo cogí nuestras cosas y la seguí. Ella estaba fuera vomitando. Dejé nuestros abrigos y bolsos sobre el capó del coche que estaba estacionade delante de donde Lu vomitaba y le aparté el pelo. Vomitó y vomitó hasta que no le quedó nada. Luego le hice ponerse su abrigo y nos sentamos en un portal. Ella parecía que estaba mas o menos bién, busqué un cleenex en su bolso y le fui a comprar un agua. Cuando volví había unos chicos con ella, ella parecía no enterarse de nada:

  • Eh, dejadla.- les dije.

  • Pero bueno, si esta está aún mas buena.- dijo uno.

  • Lucy, ei ¿estás bién?- le dije ignorandoles. Ella no me contestó, estaba medio dormida. Uno de los chicos empezó a frotarse contra mi.- ¿Qué haces? Dejame.- lo empujé olvidando mi fuerza y lo hice emportrarse en contra de un coche. Ahora los chicos me miraban con miedo. No tuve otro remedio que usar la hipnosis.- ahora os iréis a casa, dejaries a las chicas empaz y cuando os despertéis mañana no recordaréis esto.


Se fueron y yo cogí a Lucy en brazos y la llevé hasta su casa, nadie me vió. No quería que sus padres oyeran la puerta así que entré por su ventana y la dejé en la cama. Le quité la ropa y le puse su pijama que estaba debajo del cojín, luego me quedé un rato con ella. Estaba durmiendo profundamente cuando decidí marcharme, antes de irme ella abrió los ojos y dijo- Gracias.- luego volvió a cerrar los ojos y a dormir.


Me fuí por la ventana, era ya casi de día y mientras volvía a casa saqué el móvil, tenía llamadas perdidas de Jorge y un sms. Le contesté el sms porqué solo quería saber si estaba bién y luego me puse a pensar en Arion. Sus palabras se repetían una y otra vez en mi cabeza. ¿Qué quería decir cuando dijo que no los había matado por gusto?

Pasé por el Strav pero ya estaba cerrado así que me fuí andando a casa, fui a paso humano porqué necesitaba pensar y pasear me iba bién para eso. Cuando llegué a casa estaba decidida a ir a hablar con Arion.


Entré en casa y oí que había alguien en la cocina pero no eran ni Gio ni Drew porqué ellos no habrían hecho tanto ruido. Entré y rebuscando en la nevera había una chica e iba casi desnuda, tenía largas y morenas piernas, su cabello negro caía con gracia por su espalda y le llegaba hasta la cintura, iba vestida con una camisa, con una camisa de Andrew. Su presencia hizo que mi mundo se desmoronara. Ella se giró, era hermosa para ser humana, bueno, la verdad es que tenía pinta de supermodelo, sus ojos eran oscuros y sus labios gruesos, se sorprendió de verme allí y se cerró la camisa que llevaba abierta, debajo solo llevaba unas bragas negras:

  • ¿Qué haces aquí?- me dijo.

  • Perdona, pero eso te lo tendria que preguntar yo a ti.- menuda tia gilipollas.- Yo es que vivo aquí.

  • Oh, vale perdona. Soy Alba...he venido con Andrew y bueno, tenia hambre...

  • ¿Con Andrew?- mierda esta tia se había tirado a Andrew. Me sentí triste, decepcionada.

  • ¡Mierda! ¿No será tu novio?- pareció alarmada.- lo siento, te juro que no sabía que tenía novia, no se lo pregunté.

  • No te preocupes.- dijo Andrew entrando en la cocina, iba en calzoncillos.- es sólo mi hermana.- lo dijo de una manera tan fría que se me congeló el corazón.

  • ¡Oh!- dijo la chica.- vaya que susto.- entonces reaccione y puse la mejor de mis sonrisas.

  • Lo siento, es que me has asustado tu también.- le dije.- no esperaba encontrarte...aquí. Soy Carol.

  • Encantada.

  • Bueno, os dejo...no es el mejor momento para hacer presentaciones.


Salí de la cocina dejandolos solos, los ojos me picaban, quería llorar pero no podía. En ese momento me sentí traicionada y terriblemente sola.

1 susurros:

maryly♥ 25 de agosto de 2009, 13:32  

waaa!!!!!
amo esta historia
me muero x leer mas

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.