MAS DE VAMPIROS

>> lunes, 10 de agosto de 2009

Vampiro, eso es lo que soy. Una vampira. No se exactamente como sucedió, lo recuerdo muy vagamente, se que era de noche y volvia a casa después de despedirme de mi amiga en la puerta de su casa dos calles antes que la mía, recuerdo que algo, bueno él, me agarro y sentí como sus dientes rasgaban mi piel, pero no era una sensacion dolorosa tampoco agradable, poco a poco senti como todo a mi alrededor se iba desvaneciendo. Desperté sola, en un lugar distinto, era de dia por lo cual no pensé que me habia convertido en un vampiro, el sol no me quemaba deacuerdo con los mitos que yo sabia sobre los vampiros, realmente aunque no hubiera existido ese mito yo nunca me habria imaginado que podria convertirme en uno, basicamente poque no creia en vampiros ni en otra clase de criaturas sobrenaturales, lo que pense en ese momento es que me habian secuestrado, violado o mancillado de alguna otra manera. Yo no me sentia mal en absoluto pero algo en mi era diferente, deslice mis manos por mis ropas comprovando que todo estaba en su sitio, y si todo estaba en su lugar, mire hacia abajo y entonces vi mis manos, pàlidas y perfectas a la vez, mis dedos siempre habian sido un poco rechonchos y ahora eran largos y delgados, como los de una pianista, acaricie la piel de mis brazos con las palmas de mis manos, era suave y dura como el acero, me levanté de un salto y examine el resto de mi cuerpo, mi ropa me quedaba grande ya que en mi vida mortal yo no habia sido ninguna tia buena, no era delgada pero tampoco gorda, era lo que se denomina como rellenita. Pase las manos por mi barriga y estaba plana, completamente plana y jamas habia estado completamente plana, paso igual con el resto de mi cuerpo. Entonces me di cuenta de que percibia las cosas de un modo distinto, nada tenia el color apropiado, los colores eran mas vívidos y todo se veia mas claro, una soplo de brisa se trajo consigo un olor conocido, era un olor a hierba recien cortada, en ese mire a mi alrededor, sabia perfectamente donde estaba, en el parque cerca de mi casa. Empezé a andar direccion a mi casa, cuando llegué busqué la llave en mis bolsillos y entré, todo estaba en silencio mis padres seguian durmiendo podia escucharles respirar des de donde estaba, camine hasta mi habitacion y abri la luz, fue entonces cuando vi mi rostro en el espejo, ese no era mi rostro. Era un rostro muy bello pero tambien palido, la chica del espejo tenia unos ojos oscuros y grandes definidos por unas pestañas espesas y largas, su nariz era recta i perfecta y sus labios eran carnosos y bonitos, sexys. Su cabello castaño llegaba casi hasta su cintura formando leves ondas en las puntas. Me toqué la cara y pude ver como la chica del espejo imitaba a la perfeccion mis movimientos, sin duda la chica del espejo y yo eramos la misma persona pero no me reconocia en absoluto. Me quede allí de pie ya que no sentia la necesidad de sentarme o acostarme, no tenia sueño en absoluto y me quedé alli pensando hasta que empecé a sospechar en lo que me habia convertido, recordé que sentí como si alguien me mordiera y llegué a la conclusion de que me habia convertido en una vampira, al principio me parecio una idea estupida ya que no creia en vampiros pero pensé en lo que se deica sobre ellos, eran bellos, palidos, fuertes, rapidos, sus sentidos eran mucho mas agudos que los de los humanos, todo eso encajaba en mi pero por otro lado estaba la parte que decia que el sol les quemaba, que dormian en ataudes, que no podian mirar crucifijos, que tenian colmillos, que se convertian en muercielagos y que en su mayoria eran malvados. Entonces decidi hacer una prueva, lo mas facil era comprovar si yo era rapida, cogi un libro de la mesa y lo tire hacia el otro extremo de la habitacion entonces instintivamente me movi para atraparlo antes de que tocara el suleo. Era rapida. Comprové mi fuerza levantado sin esfuerzo alguno mi armario. Era fuerte. Entonces sabiendo que lo que iba a hacer era una tonteria me deslice hasta el cuarto de mis padres y busque silenciosamente en el cajon de mi madre sus joyas, entre ellas habia una cadena con un crucifijo de oro, lo mire fijamente y no paso nada. Entonces oí como mi madre se movia en la cama, ella estaba despierta, vio mi figura delante de la cómoda y preguntó:
¿Eres tu Carol?
Si mama, soy yo no te preocupes, estaba buscando unos calcetines- fue lo primero que me vino en mente.- ella dio a la luz y entonces pudo ver mi rostro.
¿Quién eres tu? ¿qué haces aquí?- entonces sin saber muy bien porque me acerque a ella y la miré fijamente a los ojos.
Mamá, soy yo Carol, tu hija.- me quede estudiando su rostro y pude ver como se le ponian los ojos en blanco por un momento y luego aparecia una sonrisa en su cara.
Carol- dijo- voy a preparar el desayuno, despierta a tu padre.- y se levanto para dirigirse a la cocina. Habia podido convencer a mi madre de que yo seguia siendo su hija pese a mi nuevo aspecto. Los vampiros deben tener el poder de hipnotizar a la gente, pensé. Seguidamente desperte a mi padre y antes que pudiera decir algo yo le dije las mismas palabras que le habia dicho a mi madre, pasó lo mismo con él, se lo creyó.
Pase toda esa mañana pensando en lo que me habia pasado y sobretodo pensando en la sangre, no en la sangre concretamente pero si yo me habia convertido en una vampira habria un momento en que yo quisiera beber sangre. Los mitos vampirícos decian que algunos vampiros se alimentaban de sangre animal, que eso era suficiente. Otros que cuando se bebia la sangre de un humano este podia continuar viviendo y que no se convertía después de la mordedura, otros, los mas duros y casi todos decian que el humano moria cuando un vampiro le mordia para alimentarse y no para transformarle.
Estube toda la semana encerrada en casa reflexionando, despues de esa semana empecé a sentir la necesidad de alimentarme, hasta entonces no habia provado bocado, fue iluso pensar que la comida humana me satisfaceria pero igualmente fui hasta el frigorifico y tome un yogurt, no me gustaba su olor y cuando me meti la cuchara en la boca su sabor me hizo escupirlo. Lo que hice despues tambien resulto asqueroso para mi, mordi a un gato callejero pero su sangre me provocó arcadas. Despues de eso me quede en la calle, hambrienta y sabiendo que solo me quedaba una opcion, realmente yo preferia morir a matar a una persona para beber su sangre, alli, en el callejon donde me encontraba escuche a alguien hablarme:
¿Sabes cuanto tiempo me ha costado encontrarte?- me gire a velocidad muy poco humana para ver de donde procedia la voz, la voz procedia de un hombre muy guapo. No me costó mucho deducir que él también era un vampiro, no solo por su palidez ni por su belleza imposible, si no porque dijo que me estaba buscando, seguramente él era el vampiro que me habia convertido.
¿Eres tu quién me transformó?
Sí, lo siento, no era esa mi intencion.- eso me molestó.
¿ Entonces cuál era? ¿matarme?
No, claro que no. los humanos no mueren porque nosotros nos alimentemos de ellos.- me quede mirandolo desconcertada.- oye, lo siento se que esto es extraño y tambien muy nuevo para ti. Pero porfavor, permiteme que te explique. ¿ Por qué no me acompañas a mi casa?
Me fui con él a su casa. El vampiro vivia en uno de los pocos edificios loft de la ciudad, me abrio la puerta muy consideradamente y me indicó con la mano que entrara. El loft estaba decorado de una manera minimalista y todos los muebles eran nuevos pero en cuanto a las cosas que ocupaban los muebles, se veian viejas, una estanteria repleta de libros, todos ellos desgastados, una radio de la seguna guerra mundial, un reloj de pendulo y tambien unos candelabros de oro que parecian demasiado antiguos.
¿ Y bien?- le dije.
Agradezco mucho que hayas accedido a acompañarme y de que quieras escucharme despues de lo que te he hecho.
¿ tenia otra opcion? Quiero entender que me esta pasando, he hecho mis propias hipotesis pero no estoy segura de ellas, hay cosas que encajan y otras que no.
buneo, ¿por qué no me dices a que conclusiones has llegado?
Pues si te soy sincera, cuando desperte en el parque pense que me habian violado, secuestrado o algo parecido. Luego cuando llegue a casa empece a pensar que me habia convertido en un vampiro.
Es cierto, ahora eres una vampira.
¿No me digas?-hubo un momento de silencio.- antes dijiste que no era tu intencion convertirme ni tampoco matarme.
Es cierto, pero dejame que te explique, mi nombre es Andrew y llege antes de ayer a la ciudad, ayer por la noche salí con la intencion de alimentarme porque hacia 3 semanas que no lo hacia, entonces fue cuando te mordí. A la mayoria de los humanos no les pasa nada cuando nos alimentamos de ellos, simplemente se sienten un poco mas debiles durante unos dias, pero otros pocos- empezo a decir al ver que yo iba a interrumpirle- cuando son mordidos se transforman en vampiros. Nadie sabe con exactidud porque sucede eso, porque solo unos pocos se trasforman, yo creo que se debe a alguna alteracion del ADN pero no puedo decirtelo con exactitud.
Bueno, ya veo que no querias “dañarme” pero ¿por qué me dejaste sola en el parque? Me resulta desconcertante que me dejaras ahí y que ahora me hayas dicho que llevas dias buscnadome.
Lo se. Eso fue porque cuando vi que no despertabas sospeche que te estabas transformando, comencaba a salir el sol y pronto las gentes saldiran a la calle, por eso te lleve hasta el parque, me quede contigo esperando a que terminara el cambio pero te deje sola un momento porque escuche que alguien se acercaba, fui a encontrarlo para que se fuera y cuando volvi ya no estabas.
Vaya.
Lamento lo que te ha sucedido.
Bueno no te disculpes, tu no lo sabias... de todas formas es algo guay.
¿ Algo guay?
Si, bueno...no es que quisiera ser un vampiro antes pero ahora que lo soy no veo que tiene de malo. Es decir, estaba preocupada cuando vi que habia cambiado, pensaba que no iba a poder vivir mi vida como la habia vivido hasta ahora, pero cuando vi que podia “hipnotizar” a mis padres para convencerles que yo era la misma...
Eso no va a durar para siempre, la hipnosis dura unos pocos meses.
Bueno,pero cuando ese tiempo pase puedo volver a hacerlo.
No si quieres que tus padres se acaben volviendo locos. Si tu utilizas la hipnosis muchas veces en un mismo humano este acaba volviendose loco.
Pero...entonces ¿que voy a hacer?
Lo que todos hacemos, desaparecer.
Pero no puedo desaparecer asi por las buenas, eso si que volveria locos a mis padres.
Oye calmate niña.
Mi nombre es Carol.
Pues calmate Carol. No tienes que desaparecer asi por las buenas, lo mas senzillo es que les convencas para que te dejen ir a estudiar o algo parecido al extranjero, eso te dara tiempo. Tiempo para que utilices la hipnosis en periodos de tiempo muy distanciados y que no hagan peligrar la salud mental de la gente que te importa.
No lo entiendo.
Es muy facil, la hipnosis va desapareciedo progresivamente, pero si tu les haces creer que estas fuera y hablas con ellos por telefono y les cuentas tu mentira ellos pensaran que de verdad estas haciendo lo que les dices de manera que solo tendras que usar la hipnosis cuando los vuelvas a ver.
ah.- nos quedamos un rato en silencio.- ¿puedo preguntarte algo?
Claro.
¿ Cómo es que podemos salir durante el dia?- él empezó a reirse y yo me ofendí.
Todos los mitos vampíricos hablan de que a los vampiros les quema el sol.- dije acusandolo.
Es cierto, perdona, a veces se me olvidan los rumores absurdos que corren sobre nosotros. El sol no nos quema en absoluto, es mas a mi me encanta tomar el sol aunque no sirva de nada. Solo te tienes que preocupar por el sol en el primer dia de cambio de estaciones, no es que te vaya a quemar ni nada simplemente ese dia te encontaras mas debil, son en esos dias en cuanto los humanos conseguian matar algun vampiro, nos volvemos casi humanos.
Todo esto es de lo mas complicado.
Lo se, al principio cuesta. Si quieres Carol puedes vivir conmigo, hasta que quieras largarte bien porque te has cansado de mi o bien porque has decidido que hacer.
¿ No te importa?
En absoluto, llevo 85 años solo, un poco de compañía me va a venir bien.
¿85? ¿cuantos años tienes tu?
Pues me transformaron con 28 pero eso fue en el año 1312.
¿ en el 1312? ¡pero eso significa que has vivido mas de 700 años!
Si contamos mi vida humana he vivido 725 años.
¿ y des de entonces no has cambiado nada?
Bueno, de peinado, tengo que admitir que en los 80 lleve todo tipo de peinados.
ai.- nos quedamos en silencio durante aproximadamente 5 minutos.
Oye- me dijo de repente. - ¿qué estabas haciendo en ese callejon?
Pues...morder a un gato.
¿un gato?
Si, estaba hambrienta y no queria matar a nadie y como en algunos libros o pelis dicen que la sangre de animal es suficiente...
menuda estupidez.
Si lo se, pero no sabia...
ya, ¿sigues aun hambrienta?
Mucho.
Pues vamos, sera mejor que te alimentes, te enseñare como hacerlo.
Nos dimos la vuelta para dirigirnos hacia la puerta y fue entonces cuando me percaté de que habia alguien mas con nosotros, plantado al lado de la librería habia un chico, bueno era mas que un chico, era un chico de una belleza desconcertante, sus ojos eran de un color verde intenso, su nariz no era perfecta pero quedaba perfecta en su rostro, sus pomulos eran increiblemente sexys, jamas habia pensado que unos pomulos podrian parecerme sexys, y por ultimo sus labios, solo sus labios ya hacian que quisieras besarlo, eran tan tan apetecibles...su pelo moreno era largo y lo tenia recojido en una coleta, sus cejas eran gruesas pero atractivas, muy varoniles e iba sin afeitar lo cual le daba un aire de macarra rompecorazones. Era alto y delgado, su cuerpo no era escultural, se parecia mas a un modelo de pasarela delgados pero fuertes. Para terminar de ser perfecto vestia a la ultima moda, unos vaqueros oscruos y estrechos en su medida exacta, una camiseta blanca con cuello de pico que dejaba ver un trozo de su pecho y encima una chaqueta de punto gris que llevaba arremangada hasta los codos.
El chico nos miraba con una sonrisa pícara.
Finalmente la has encontrado, eh Drew.- dijo con una voz terriblemente seductora.
Si, ha costado pero al final he dado con ella por casualidad.
¿Quién es?- dije.
Perdona, permiteme que te presente a Giovanni. He olvidado completamente hablarte de él.
Sí, siempre se olvida de mi.- dijo Giovanni con aire desolado.- no me llames Giovanni, no me gusta, llamame Gio. ¿tu te llamas?
Carol. ¿ he de suponer que tu tambien eres un vampiro, no?
Pues si, por suerte o por desgracia soy un vampiro. ¿ asi te quedas con nosotros?
Eso parece.- mire a Andrew y le dije- suerte que dijiste que llevabas 85 años solo.
Bueno, vivir con Gio es como vivir solo. Hace siempre lo que quiere y no puedes contar con el para nada.
Pero aveces soy encantador y hablo mucho asi que no se aburre. ¿ibais a por la cena, no? ¿puedo venirme?
Vendras tanto como si te digo que si como si te digo que no.
Salimos los tres a la calle, era ya oscuro, caminamos con Gio y Andrew hablando sobre futbol hasta que llegamos a un callejon, en el callejon habia una pareja besandose y abrazandose estrechamente, Andrew y Gio me miraban como esperando a que yo hiciera algo, pero realmente no sabia que hacer. Gio puso los ojos en blanco y se deslizo silenciosamente hasta donde estaba la pareja, se planto detras del chico y me indicó con la mano que me acercara, yo fui hasta alli.
Muerde aquí- me dijo señalando el cuello del muchacho. Inmediatamente le mordí y senti el sabor de su sangre en mi boca, bebi con avidez hasta que note el peso de una mano en mi hombro:
Ya basta o lo debilitaras demasiado- me dijo Andrew. Deje de beber. La marca de mis dientes en su cuello desaparecio al instante. Mire a Gio, él estaba bebiendo la sangre de la chica. Dejo de beber y le lamió el cuello.
Esta si estaba buena.- dijo y rio su propio chiste.
Que bruto eres.-dijo Andrew. Pero Gio no le escuchaba estaba hipnotizando a la chica para que no recordara nada, Andrew hizo lo mismo con mi victima. Luego nos marchamos. Mientras caminabamos me fije en los ojos de Gio, ya no eran verdes, ahora eran avellana.
Tus ojos- le dije- antes eran verdes.
¿Y?- dijo.
Pues que ahora son avellana.
Y los tuyos azules.
¿Cómo que azules?
Nuestros ojos cambian de color cuando nos alimentamos, adquieren el color de los ojos del humano- explicó Andrew.
Vaya, esto si que es raro.
¿Acabas de beber sangre de un humano y lo que te parece raro es que tus ojos cambien de color? Esta es buena.- dijo Gio.
¿Ves lo que tengo que aguantar?- Andrew.- Bueno, supongo que tienes que pasar por tu casa ¿Sabras arreglar lo de tus padres?
Creo que si.
Pues bueno, puedes venir cuando quieras.
¿Puedo acompañarte, puedo, puedo puedo?- dijo Gio emocionado.
Eh, bueno. Si quieres.- le dije sin saber muy bien porque queria venir.
Estupendo, vamos entonces.
Cogió mi mano y tiro de ella para que le siguiera, cuando empezé a caminar la dejo ir. Caminamos hasta mi casa en silencio con él jugeteando con su móvil entre sus manos, sonreía pero no dijo nada hasta que llegamos. Subimos los dos a mi casa, cuando ibamos a entrar él me dijo:
¿Estas segura que puedes hacerlo?
Creo que si, de todas maneras debo hacerlo.
Bueno no tienes porque hacerlo tu, puedo hacerles la hipnosis yo.
Creo que puedo hacerlo.
No haya dicho que no seas capaz, simplemente que puede que te resulte demasiado duro.
Al menos voy a intentarlo.- Abrí la puerta y entramos.
Me costó mucho mas de lo que pensaba mentir asi a mis padres. Se que era por su bien pero igualmente fue duro. Recogí algunas de mis cosas de la habitacion y me marché. Giovanni me seguia sin decir nada, menos mal que se habia descrito a si mismo como alguien que siempre hablaba...
Gio- le dije- ¿tu cuantos años tienes?
21.- me dijo.
¿Pero cuanto tiempo llebas siendo un vampiro?
Des de hace 597 años, me convirtieron en 1412.
¿ Y de dónde eres, italiano?
Si, de Venecia.
¿Fue Andrew?
No, fue una vampira que conocí en el carnaval, estaba obsesionada con los artistas renacentistas y por eso quiso beber mi sangre pero me transformó. Estubimos juntos durante unas decadas, ella habia sido transformada en el periodo clasico de la antigüedad griega y me inspiro para hacer esculturas muy buenas.
¿ Y que pasó con ella?
Pues se cabreo conmigo porque estube rondando a otra, lo descurbrió y se largo después de destrozar toda mi obra. Eso me toco mucho los huevos.
¡Anda que tu también!
Yo nunca le dije que le iba a ser fiel.
¿ Y no la has vuelto a ver?
Si después de 200 años se le paso el enfado y ahora nos vemos de vez en cuando. La ultima vez fue en 1936 si no recuerdo mal.
¿Y con Andrew, como os conocisteis?
Pues fue durante la revolucion francesa, en un baile en Versalles. Cuando nos vimos reconocimos lo que eramos inmediatamente y bueno des de entonces casi siempre hemos vivido juntos. A veces nos cansamos el uno del otro y nos vamos cada uno por nuestro lado pero nos terminamos hechando de menos.
¿Estubisteis en Versalles durante la Revolucion Francesa?
Si, pero cuando la cosa de puso fea decidimos marcharnos, un vampiro no se debe entrometer en las trifulcas de los humanos.
Llegamos otra vez a casa de Andrew y Giovanni, y ahora tambien mia. Andrew estaba allí, sentado en el sofa viendo las noticias, Gio se sento a su lado y en aquel momento empezamos nuestra vida juntos.
1.Convivencia
No era dificil convivir con Andrew, era una persona que respetaba la intimidad de los demas y no se entrometia en tus cosas, siempre era amable y respetuoso y parecia que le complacia que yo estubiera allí. Con Gio era diferente, no es que no me gustara vivir con él o que el no fuera amable conmigo, simplemente es que era un tocapelotas, un metomentodo y tambien un poco chulo.
Los primeros dias en la casa yo estaba preocupada, yo no tenia dinero y ellos me habian acogido en su casa sin pedirme nada a cambio. El cuarto dia estavamos en el piso, Andrew estaba falsificando mis nuevos documentos de identidad y Gio miraba los Simposon, yo pase por delante del televisor con mi colada limpia pero mojada, iba a tenderla en la terraza cuando Gio hizo un comentario sobre mi vestuario:
Carol, deberias tirar esa ropa. Te esta grande y no te queda nada bien.
No tengo mas.- le conteste.
Pues ve a comprar de nueva esta tarde.
Ahora no puedo.
¿ Por qué no?- dijo sorprendido.
Pues porque hasta que Andrew no tenga terminados mis documentos nuevos no podre buscar un trabajo y hasta que no tenga un trabajo no voy a tener dinero.- Gio y Andrew se miraron y se hecharon a reir.- ¿Que os hace tanta gracia?
¿ No me digas que durante todos estos dias te has sentido incomoda por culpa del dinero?-dijo Andrew.
Pues si.
Pues no deberias tonta- dijo Gio.- ahora nuestro dinero tambien es tuyo.
Pero es que...
Que no te preocupe que nosotros no lleguemos a fin de mes.- continuo Gio.- somos asquerosamente ricos.
No se lo digas asi.- dijo Andrew- durante toda nuestra vida hemos ido adquiriendo muchos bienes, por no decir que Gio cuando fue transformado era el ultimo miembro de una de las familias mas ricas de Venecia. Estos bienes siguen siendo rentables para nosotros por no decir que trabajamos para no aburrirnos,yo voy a volver a dar clases de historia y Gio va a abrir un bar, esta esperando que le den todos los permisos.
Pues eso, vamos Carolina, tengo que estar seguro que te vistes como Dios manda, tienes muy poco glamour.- me cogió y me arrastro fuera del piso.
Italianos- oi que murmuraba Andrew.
Fui con Gio de tiendas, eso me resulto un poco raro ya que la mayoria de hombres odiaban ir de tiendas, cuando mi marde y yo ibamos a comprar mi padre siempre esperaba a fuera con expresion de mal humor. Pero a Gio le gustaban las tiendas, amaba la moda y me compro ropa suficiente para dos meses sin que tuviera que repetir un solo día. No es que a mi no me gustara la ropa, al contrario me encantaba, pero jamas habia tenido ni dinero suficiente ni un cuerpo apropiado para lucir la ropa que me gustaba, pero ahora que Gio era quien la pagaba tambien me sentia un incomoda, pero como siempre, resultaba inutil discutir con él. Tambien era inutil que me quejara a Andrew sobre el tema de ir al instituto, él había obtenido “misteriosamente” la plaza de profesor de historia y me habia matriculado diciendo que yo era su hermana menor y vivia con él.
El insituto era nuevo para mi ya que era uno del otro extremo de la ciudad, toda la gente era nueva de manera que no iba a ser tan raro para mi, hubiera resultado un poco dificil ir a clase con mis compañeros de siempre y hacer ver que no los conocia de nada. El primer lunes fui con Andrew en coche, en el mini cooper azul marino. Cuando entramos juntos al instituo note que las persona que habia a nuestro alrededor nos observaban con asombro, no habia pasado mucho tiempo con los humanos des de mi conversion, pero recorde que habia pasado lo mismo cuadno fui de compras con Gio. Nos observaban porque eramos diferentes, demasiado bellos. Al llegar a mi clase no fue diferente, la gente se me quedó miradno, yo ya pensaba que eso pasaria porque era nueva pero no habia pensado en el efecto que producia mi nuevo rostro. Un chico me miraba con cara de bobo y se puso rojo al ver que yo lo habia visto, otra chica me miraba con admiracion, otra con rabia y otro chico me miraba como fuera a deborarme, a ese ultimo le mande una mirada de desprecio. Esa mañana todos los chicos de la clase se presentaron. Durante una clase de despues del almuerzo, la clase que tenia antes de la de historia con Andrew escuche con mis odios de vampiro como dos de las chicas de mi clase hablaban de él. Se estaban diciendo que habia un profesor nuevo de historia y que otra chica les habia dicho que era guapisimo. Cuando entramos en la clase de Andrew pude ver como todas las chicas ocupaban las primeras mesas, los alumnos jamas quieren las primeras mesas. Andrew se presento y dio su clase de una manera muy formal, al terminar me quede un momento hablando con el:
¿Qué tal el día?- le pregunte.
Bien de momento ¿el tuyo?.
Raro, me resulta díficil poder escuchar todos los comentarios que se dicen a media voz sobre mi. Por cierto he odio muchos comentarios tambien sobre ti.
Lo se, yo tambien los oigo.
Tienes que estar contento, seguro que nadie se duerme en tu clase.
Los humanos son asi, para ellos un rostro puede mas que todo.
Sí, pero no dejes de pensar que nosotros tambien hemos sido humanos. Anda me voy a clase, te espero a la salida.- y me fui a mi proxima clase. Cuando llegue allí una de las chicas me pregunto por Andrew.
¿Eres familia de Andrew o le conoces de otra cosa?
Es mi hermano.- le dije como habiamos acordado.
Ah, claro. Os pareceis, bueno no mucho en realidad, pero los dos sois tan perfectos.
Él se parece a mi madre y yo a mi padre.- le dije por decirle algo.
Cuando terminaron las clases Andrew y yo volvimos a casa juntos, alli estaba Gio gritandole a alguien por telefono, estubo gritando media hora mas y finalmente colgó:
Como odio a los paletas, son todos iguales, no he conocido a uno honrado en medio milenio.- dijo.
No sera para tanto, pobre hombre seguro que lo has dejado sordo.- dijo Andrew.
A mi casi me dejas.- dije yo.
¡Que graciosos soys Dios mio!- dijo en tono sombrio.
Carol vamonos, ha citado a Dios y cuando hace eso es que esta realmente de mal humor.- Andrew.- y cuando esta de mal humor como mas lejos estes mejor.
Yo me quedo, tengo deberes.- dije de mal humor tambien.
¡Que dos!-dijo- pues yo me voy al cine que hacen una peli nueva sobre vampiros y me hace gracia saber todas las sandeces que se dice de nosotros, a ver si hay alguna nueva.
Y Andrew se fue, yo me sente en el sofa y saque mis libros, empece a hacer los deberes mientras que Gio se ponia delante de uno de sus lienzos y empezaba a pintar. Realmente hube terminado mis tareas en media hora, en mi vida humana hubiera estado provablemente dos horas para hacerlas todas. Cuando termine me encerre en el baño y me di un baño lleno de espuma, no es que los vampiros necesitaramos usar un baño para algo no se porque siempre estabamos limpios, de todas maneras continuaba gustandome estar largos ratos en la bañera. Cuando llevaba ahí una media hora Gio entro en el baño:
¡Gio!- exclame.
Oh vamos tranquila, no te veo nada hay demasiada espuma, que lastima.
Vamos sal de aquí vampiro pervertido.
Es que me aburro, sal y cuentame algo. ¿O prefieres que me desnude y entre yo?- me dijo mirandome con unos ojos terriblemente seductores. No es que no quisiera que se desnudara y me hicera el amor allí mismo, ninguna mujer podria resistirse a ese hombre, pero sabia que no hablaba en serio.
Oh vamos sal de una vez o te pateo el culo toda la eternidad.- le dije gruñendole.
Eres una estrecha. -Y salió del baño.
Cuando Andrew volvio a casa sus ojos habian cambiado de color, de marrones a grises, los ojos grises le hacian mucho mas guapo e interesante. Nos contó todas las tonterias que habian salido en la pelicula, luego seguimos hablando, me hablaron de todo el tiempo que habian vivido, de las cosas que habian visto, sus mundos cuando eran humanos, luego el cambio cuando eran vampiro, la evolucion de las gentes. Mas tarde, a eso de las tres de la madrugada Giovanni se fue y cuando Andrew y yo nos marchamos el aun no habia regresado.
Después de tres semanas ocho chicos del instituto me habian invitado a salir, les habia rechazado a todos porque no me gustaba ninguno, tenia muy claro despues de comprovar como Gio se iba todas las noches que las relaciones entre vampiros y humanos eran posibles pero yo no es que estubiera muy receptiva, tampoco Andrew parecia muy interesado en ello. En el instituto la unica chica que me hablaba se llamaba Lucy, creo que me hablaba porque las demas me odiaban, ella era guapa, seguramente habia sido la chica mas guapa del instituto hasta mi llegada y las otras chicas tambien debian de odiarla, ahora eramos dos contra una multidud, pero no me importaba al menos desconectaba algo de tanto hombre en mi vida. El viernes, salimos a la calle durante el descanso y me sorprendio encontrar allí a Giovanni, estaba sentado encima de una moto, llevaba puestos unos vaqueros desgastados y rotos, una chaqueta de cuero negra y gafas de sol, estaba para tirarse encima de él y no dejarlo escapar nunca mas. Al verme se levanto y vino a mi encuentro:
¿Te llevo muñeca?- dijo imitando el tono de las peliculas antiguas.
¿ Que haces aquí?- le pregunte ingnorando su saludo.
He vendido a buscarte, quiero enseñarte algo.
Pero despues tengo clase.
Estaras de vuelta a tiempo. Vamos.- y me cogió en brazos y me sento en la moto. El tambien subio y arrancó. Cruzamos media ciudad hasta que llegamos a nuestro destino. Giovanni se detubo delante de un local cerrado.- El bar está terminado-dijo- voy a abrir esta noche.
Vaya eso es genial.- le dije.
Sí, vamos dime si te gusta. Necesito la opinion de alguien de este siglo.- subio la reja y entramos. El local habia quedado impresionante, era un espacio grande y rectangular, la barra era larga, iba casi de extremo a extremo, en una esquina habia una tarima con cinco mesas, las paredes de un color azul grisaceo formaban una repisa que servia de banco y habia muchos cojines blancos, en la otra esquina habia cuatro sillas redondas blancas, no sabia el nombre de esas sillas pero eran de esas tan guays que son como un huevo y te puedes meter dentro, en esas podian sentarse dos personas. Por ultimo en las paredes habia tres grandes cuadros.- ¿ Bueno, que te parece?
Pues creo que ha quedado muy bien, me gusta.- le dije.
¿Pero?
Los cojines blancos duraran poco y bueno, creo que hay pocas mesas.
Lo de las mesas es porque ahora esta preparado para abrir esta noche, durante el dia habrá mas, las tengo en el almacen. Y los cojines pues ya lo se, pero comprare mas, el blanco queda bien.
Bueno pues entonces perfecto.
Me alegra que te guste.
Bueno ¿me llevas otra vez a clase?
Claro, debo repartir publicidad entre los jovenes consumidores de tu instiuto.
Estube de vuleta a tiempo en el instituto, Giovanni se puso a la puerta y entregó publicidad a todo el mundo que entraba o salia. Cuando Andrew y yo volvimos a casa vimos que Gio habia empapelado toda la ciudad con publicidad del local:
¿Vendreis esta noche, no?- nos pregunto.-Voy a necesitar camareros.
Claro, vendremos.- dije.
Que remedio.- Andrew.
Vamos Drew, podrias mostrar un poco mas de entusiasmo- Gio.
Estoy entusiasmadisimo ¿no se me nota?
La verdad es que no.- Gio.
Las horas que quedaban hasta la noche las pasamos haciendo cada uno algo diferente, Gio estaba ocupado con los ultimos detalles, Andrew leia y yo me fui a “comer algo”. Elegí a un humano con los ojos azules porque me gustaba mas tenerlos de este color. Luego como aun era temprano me fui a dar una vuelta, fui hasta casa de mis padres y estube observando a traves de las ventanas un buen rato, se les veia normales, felices, eso me tranqulizó. Regrese a casa en metro ya habia oscurecido y entre en casa de un modo poco convencional, salte de la calle hasta la terraza, que era un quinto piso. Cuando entre a traves de la puerta de cristal me encontre de frente con Andrew y este iba completamente desundo, nos quedamos mirando unos segundos y luego me di la vuelta:
Lo siento.- le dije avergonzada.
Bueno, esto tenia que pasar, creo que no es buena idea vivir en una casa sin paredes.- dijo.- no te preocupes.
Paredes, si- le dije.- son algo importante.
Bueno ya puedes mirar.- dijo. Me giré y le vi, se habia puesto unos pantalones y estaba abrochandose una camisa.
¿ Dónde está Gio?
Ha ido a poner gasolina, dice que nos recojera en 15 minutos.
Vale, ire a canviarme.
Oh, casi lo olvido. Giovanni ha dejado ese vestido para ti.- dijo mirando en direccion a una de las sillas del “salon”.
Estara de broma.- encima de la silla habia un vestido rojo de saten.- no voy a ponerme eso.
Gio se disgustara, entiendo que no quieras ponertelo, pero puede estando tirandotelo en cara veinte años. Una vez me regalo un sombrero y no me lo puse, me lo recrimino durante tres decadas.
Pues entonces será mejor que me lo ponga.- dije sombriamente. Fui a coger el vestido, era de marca, de una de las caras, me horrorice solo de imaginar su precio, me encerre en el baño y me lo puse, me llegaba por encima de la rodilla y era muy ajustado, por no hablar del escote, me subi la cremallera pero no llegaba bien a mi espalda asi que le pedi a Andrew que me ayudara.- ¿Drew, te importa terminar de subirme la cremallera?
En asboluto.- y me aborchó.
Bueno ¿qué tal estoy?
Pues espectacular.
Asi vale. Voy a hacer algo con mi pelo.- me peine, me puse unos zapatos y Andrew y yo bajamos a la calle, esperamos apenas dos minutos cuando llego Giovanni.
¿Te gusta el vestido?- me preguntó.- te sienta genial.
Sí, me gusta pero te has pasado un poco, me lo he puesto porque Drew ha dicho que si no lo hacia me lo tirarias en cara durante años.
Cierto.
Llegamos al bar y abrimos, aun era un poco pronto de manera que mientras esperavamos Drew y yo memorizamos los precios, me fije que ahora tambien habia una mesa de billar. Gio estaba delante de un ordenador poniendo muscia, me quede mirandolo iba vestido con unos pantalones vaqueros, camisa blanca con corbata y americana negra, estaba muy guapo. Luego miré a Andrew tambien con vaqueros y camisa gris como sus ojos esa noche, su pelo negro estaba cortado con mucho estilo, me fije en sus manos porque sontenia con ellas la lista de precios, eran unas manos fuertes y grandes, realmente puede que Andrew fuera mas guapo que Gio, no lo se, eran muy distintos, Andrew era la clase de hombre que le gusta a mujeres de todas las edades, su cara era siempre serena y su cuerpo era absolutamente perfecto, al verlo desnudo me habia costado mucho apartar mis ojos de sus abdominales, era mas musculoso que Giovanni y tambien mas alto. Entonces alguien habló y volví a la realidad, un chico habia entrado por la puerta, era alto, rubio, con rastas y vestia de manera informal, vaqueros y camiseta, Gio lo saludó:
Hola Alex.
Hola ¿ llego tarde?- dijo.
No, llegas justo a tiempo. Ellos son Andrew y Carol.- dijo a modo de presentacion.- Alex, nuestro Dj- nos dijo a nosotros. El chico me miró y se quedó con cara de bobo.- ven aquí Alex, sigo sin comprender como funciona esto.
¿Quieres tomar algo?- le dije yo.- ¿ Un cubata?
No gracias, ahora no.
Después de un cuarto de hora llegaron los primeros clientes. El pub se iba llenando a mesura que pasaban los minutos, pronto estubo a rebentar. Vinieron muchos de los chicos y chicas que iban a mi instituto, pero cuando me dio un vuelco el corazon fue cuando vi a mi mejor amiga, no la veia des de la noche de mi transformación, había hablado con ella por telefono contandole que me habia ido a estudiar fuera y que no le habia dicho nada porque no me gustaban las despedidas, y ahora estaba allí con mi grupo de amigos. Me pidió un cubata y ni tan siquiera me reconoció, eso me puso triste, luego la vi bailar como una loca, como siempre y me hubiera gustado estar ahi con ella, Giovanni paso por detrás de mi y paso su brazo por mi cintura:
¿Te pasa algo?
Nada, solo es que ¿ves a esa chica de ahí?- se la aseñale.
Si, la veo. Calla, ¿no me digas que te gustan las mujeres?
No es eso idiota, pero ella era mi mejor amiga y ahora no me reconoce.
Vamos Carol, no te pongas asi- me animó- ya se que es duro, pero no puedes hacer nada- y me dio un beso en la frente.
Luego se fue a “atender” a unas chicas, des de donde yo estaba podia oirlo flirtear con ellas, ellas reian como tontas y pestañeaban como locas. Mas tarde me tome un descanso y fuí a ver a Alex, la verdad es que me habia gustado, era muy mono, le lleve un cubata:
¿Cómo estas?- le dije.
Bien ¿y tu que tal?
Muy bien- le sonreí- toma te he traido esto, como no se lo que te gusta te he traido lo que me gusta mas a mi.
Muchas gracias.- lo tomó y bebio.- también es mi favorito.
Bien. Te propongo algo, si aciertas mi cancion favorita, te traigo otro.
Me lo pones díficil.
¿Quién te ha dicho que yo soy facil?- y volví a la barra.
Me lo parece a mi ¿ o estas tratando de seducir a nuestro Dj?- me preguntó Giovanni.
Bueno, eso depende de lo que tu entiendas por seduccion.
¿ Te gusta?
Es mono.
También yo.
No, tu eres guapo.
¿Es que yo no te gusto?
¿Y yo, te gusto a ti?
Puede. Pero no me has contestado.
Puede.- le dije.- y me fui a buscar hielo en el almacen. La noche siguió con el bar lleno de gente, hubo un momento en que la gente se dedicó a bailar y no a beber, Gio me cogió la mano y me sacó a bailar.
Bueno.- me dijo mientras bailabamos.- ¿ vas a besarme?
No, claro que no.
¿Entonces quieres que te bese yo?
Como me beses, te chupare la sangre hasta matarte.
Eso ha sido una amenaza de las serias. ¿Por qué no quieres que te bese?
Pues porque si ahora me besas mañana va a ser un dia muy raro.
Pues entonces te beso mañana tambien.
¿Y pasado?
Puede que te siga besando.
Pero cuando te canses de besarme y te vayas con otra va a ser raro.
Vale, puede que tengas razón.
La tengo.
Pues así, solamente amigos.- y seguimos bailando durante un rato.
Finalmente la gente empezó a marcharse, nos quedamos nosotros tres y Alex, Alex se sentó en la barra mientras nosotros recogiamos los vasos que habian dispersos por todo el local, yo iba a ponerme a lavar esos vasos cuando Gio me dijo que los dejara que luego iba a venir un equipo de limpieza, Gio termino de recoger el dinero y todos nos fuimos. Estaba en la puerta esperando a que salieran cuando salió Alex:
No me has traido nada mas.- me dijo.
Es que no has puesto mi cancion favorita.
En esto tienes razón. ¿ Puedo invitarte a desayunar?- yo le sonreí.
Hoy no.
¿ Hoy no?
Puede que otro día. Hoy estoy muerta.- salieron Drew y Gio.
¿Nos vamos?- preguntaron al unisono.
Claro.- les dije yo.
Bueno, nos vemos esta noche.- dijo Alex.
Y nosotros nos fuimos. Cuando llegamos a casa empezaba a amanecer, Andrew nos dejó en casa y luego nos dijo que tenia intencion de ir a visitar a unos antiguos amigos que no vivian muy lejos, que por la noche estaria de vuelta. Gio y yo subimos a casa, Gio se quitó la chaqueta y la dejo encima de una silla y se tiro en el sofa, yo me fui hasta mi armario y convencida de que Gio estava viendo la televison empecé a quitarmelo, cuando iba a despojarme del todo de el, senti su presencia detras de mi, gire la cabeza y ahi estaba Gio mirandome con unos ojos terriblemente seductores:
¡Pedazo de vampiro pervertido!- le dije. Mientras le daba un manotazo.
Vamos no seas asi Carolina, se que te gusto y tu a mi me encantas.- puso sus manos sobre mi cintura desnuda.
Quita esas manos de ahí si no quieres que te las arranque.
Hmm, como me gustan las mujeres con carácter.- dijo deborandome con los ojos y yo me moria de ganas por besarlo.
Dejame.
No puedo, me gustas demasiado.- dijo atrayendome hacia él.
¿Por qué me haces esto?
No tienes la menor idea de cuanto me gustas,¿no?- y entonces me besó. Senti su labios presionando los mios y luego su lengua acariciando la mia, sentí sus manos acariciando mi espalda, le rodee el cuello con mis brazos adaptando mi cuerpo al de él, podia sentirlo por todos lados y eso hacia que yo me estremeciera, él abandono mi boca y besó y lamió mi cuello deslizando su luengua hasta mi escote. Entonces la cordura volvio a mi y me lo quité de encima con un empujon que hizo que se estrellara contra la librería del otro lado del loft. Habia olvidado cuanta fuerza poseia yo como vampira.- ¿pero que haces loca?
Te dije que quitaras tus manos de mi.
Si, pero luego me besaste.
Me besaste tu, y yo perdí la cordura por un momento, pero como te vuelvas a acercar a mi sera lo ultimo que hagas en tu existencia.
¿Será posible que me haya topado con la primera vampiro virgen de la historia?
No sabes nada de mi. Dejame en paz.- le contesté dolida. El se acercó a mi.
Vamos Carol no seas asi, si antes nadie te quiso tocar no era porque eras fea tranquila, era porque eres imbècil cariño.- sus palabras me golpearon como si fueran puñales.
Vete a tomar por culo.- cogi una camiseta, unos vaqueros y me fui por el balcon.
Anduve toda la mañana sin ir a ningun sitio en especial, tampoco tenia donde ir. Por la tarde se puso a llover y yo me refuguie en la biblioteca. Estuve ahi por toda la tarde hasta que cerraron, seguia lloviendo cuando avandone la biblioteca, seguí andando por la ciudad mojandome por la lluvia ¿ Por qué Andrew tuvo que morderme a mi? ¿ Por qué yo me habia trasformado? Mis pies me llevaron hasta la casa de mis padres, las luces del comedor estaban prendidas, mire el reloj y era la hora de la cena, ellos estarian cenando ajenos a mi dolor. Trepé hasta el balcón y me quede ahí durante dos horas, mirandolos. Sentia ganas de llorar pero ninguna lagrima salió de mi, ya no podía hacerlo. Sentí a alguien escalar hasta mi lado, no me importó ni siquiera quien era pero por el olor supe que era Andrew, poso su fría mano en mi hombro y se sentó a mi lado mientras contemplabamos a mis padres a traves de los cristales:
¿Por qué me ha tenido que pasar esto a mi?- dije.
Lo siento tanto Carol, odio haberte hecho esto.
No te culpo a ti Drew, pero desearia que no hubiera pasado, eso es todo.
Ha pasado por mi culpa.
No puedes saber quien se convertirá en vampiro y quien no.- hubo silencio durante un rato.
Carol- dijo al fin.- en cuánto a lo de Gio, lo siento también.
No tienes que disculparte tu por eso.
Lo sé, por eso lo hago por él.
No quiero que te disculpes por él y tampoco quiero que él lo haga, no quiero sus excusas.
Se que jamas lo entenderas, pero él es así, cuando se siente herido o amenazado, ataca.
Como los perros.
Su vida no ha sido facil. No le llames asi.
¿ Y la mia si? ¿o la tuya?
Claro que no, pero no todos reacionamos igual a los golpes que nos dan. Vuelve a casa Carol.
No quiero estar debajo del mismo techo que él.
Por favor, por mi.- Carol no queria dejar a Drew pero volver a ver a Gio...- vamos Carol, buscare otra casa, una con paredes, asi podras darle con la puerta en las narices siempre que quieras.
Eso suena mejor.
Venga ¿no vas a volver a dejarme solo con él? Mis nervios no lo soportarían. Ahora que estas en mi vida todo es mucho mas apacible.- me sorprendieron esas palabras.
Esta bien- cedió.- pero solo por ti y solo si pones paredes entremedio.
Trato hecho.- Drew me abrazó y yo le di un beso en la mejilla.- vayamos a casa pequeña.- me dijo con dulzura.
Como quieras.
Me tomó en brazos y saltó des del balcón de mis padres, yo aun tenia mis ropas empapadas, no es que tuviera frío porque ya no podia sentir el frío pero era algo molesto. Llegamos al coche y Drew condujo hasta casa. Allí estaba Giovanni, sentado en el sofa hacia ver que leía un libro, y digo que lo finjia porque este estaba al revés, cuando irrumpimos en el salón él nos miro, luego miradnome a mi dijo que lo sentía, luego se fue. Drew ocupó su sitio en el sofa y yo fui a darme un baño. Después del baño me arreglé para salir:
¿No vamos esta noche al Strav?- el Strav era el pub de Gio.
Pensaba que no querias ir.- dijo Drew.
Bueno, no creo que él solo pueda con toda la gente sin que se den cuenta que no es humano.
Tienes razón.
¿vamos pues?
Claro, deja que me cambie.
Esta bien, te espero abajo.- espere a penas unos segundos cuando Drew aparecio a mi lado vestido con vaqueros y una camiseta blanca que se aderia a su pecho de manera que todo el mundo podia saber que ahi debajo habia un cuerpo de infarto.- ¿vamos?-Empecé a andar.
¿Quieres ir a pie?
Bueno, Gio se ha llevado el coche y ya no me duelen los pies cuando llevo tacones...- el se puso a reir.
Vamos a por el otro coche anda.- me condujo hacia el parking del edificio. Ahi estaba la moto de Gio, junto a otra Harley Davison, una Ducatti y una Honda. Aparcados en las siguientes plazas habia un Ferrari, un BMW, un Jaguar, un Hummer y dos Porshes, tambien habia coches del tipo Golf, Ford, Chevrolet y Audi.- estos son nuestros- dijo Drew señalando las motos el Ferrari, el BMW, el Jaguar, el Hummer y los Porshes.
No jodas.- dije yo.- ¿Pero cuanto dinero teneis?
Puees...
Dejalo, no hace falta que contestes.- él fue hacia el BMW que parapdeó cuando el pulsó el botón del mando a distancia. Yo le seguí.
Si quieres coger algun día uno las llaves estan en el cajon del mueble al lado de la puerta.
Ya, como si tuviera carné.
¿No tienes?
No.
luego te falsifico uno.
Drew no he conducido jamas un coche.
Te enseñaré.
Prefiero ir a la autoescuela y obtenerlo legalemente.
Como tu quieras.
Llegamos al Strav después de haber estado un buen rato buscando un aparcamiento, entramos y el local estaba lleno, Gio estaba solo en la barra y la gente no paraba de reclamar su atencion, entramos en la barra y nos pusimos a atender a los clientes. Gio nos lo agradeció des del otro extremo de la barra. Después de estar un rato sirviendo copas detras la barra salí a recoger los vasos que habian esparcidos por todo el local. Mientras los estaba dejando en la barra por la parte de los clientes me tocaron el culo, me giré y detras de mi habia un grupo de chicos no mucho mas mayores que yo que reian y me miravan lascivamente, necessite todo mi control para no romperles las piernas a cada uno de ellos, les hice mala cara y me fui a mi lado de la barra, recogí los vasos y los puse a lavar. Serví unas cervezas y un par de cubatas y fui a por hielo, lo saqué del congelador del almacen y cuando fui hacia la puerta me encontré con Gio:
Carol...yo realmente lo siento.
Dejalo ya.
No, no quiero dejarlo. Me siento fatal porque se que he actuado como un completo imbecil pero bueno, sera que lo soy. De todas formas quiero que sepas que en realidad no pienso lo que te dije, fue una rabieta. Prometo que jamas te volveré a molestar con ese tema ¿me perdonas porfavor?
Ai Gio, pues claro que te perdono. No hay para tanto, pero espero que cumplas lo que has dicho.
Porsupuesto.
Y bueno, yo quiero disculparme por el empujon. Realmente no pense en mi fuerza.
No pasa nada, pegas como una nena.- en ese momento Drew metio su cabeza en el almacen.
Niños, si habeis terminado de hacer las paces aquí fuera hay trabajo.- nos dijo. Y nosotros volvimos a servir copas.
2.Atracción
A Andrew le costó muy pocos dias encontrar una casa nueva, escogió una casa en las afueras de la ciudad, era una casa grande y antigua pero reformada completamente por sus anteriores dueños apenas dos meses antes. Después de gestionar la compra empezamos la mudanza aunque Drew y Gio conservaron el loft, nos costó un solo día completar la mudanza ya que lo unico que llevamos de una casa a la otra fueron nuestras ropas, el resto lo compramos nuevo. Gio, Drew y yo estubimos tres dias eligiendo los muebles y la decoracion de la casa nueva y una semana después lo estabamos colocando en su sitio.
Gio sostenía el pesado sofa por encima de su cabeza de manera que no perdiera el equilibrio, llevaba asi cinco minutos mientras que Drew y yo discutiamos sobre su ubicación, al final gané yo y Gio dejo el sofa en el sitio que yo le indiqué, durante esos dias nosotros nos peleamos bastante pero al final me hicieron caso y la casa quedó preciosa. La casa era de planta rectangular con un porche en la cara principal, pintada de blanco tenia una altura de dos pisos mas un desvan con tejado a dos aguas, las ventanas eran de madera y estaban pintadas de manera decapada con un blanco azulado mas oscuro en algunos sitos, la puerta principal, tambien de madera era verde aceituna. La planta baja estaba compuesta por un modesto vestibulo que daba paso por una puerta en su derecha a un amplio salon y por su izquierda a una gran y moderna cocina que a su vez daba acceso a una despensa y a un labadero perfectamente equipado con una puerta al exterior que daba a la parte trasera de la casa. En la planta baja habia tambien un baño y las esclaeras que conducian al piso superior con cuatro grandes habitaciones y un baño, escaleras arriba el luminoso desvan que era mitad tejado de tejas y la mitad que enfocaba la parte trasera de la casa cristal y solido hierro para que fuera un sitio luminoso. En cuanto al exterior, en la parte delantera habia un descuidado jardin, pense en cambiar eso convirtiendolo en un bonito jardin y en la parte de atrás una piscina rustica, una barbacoa y una construccion de madera que Gio y Drew decidieron que derribarian para constuir una de nueva y mas grande a modo de garaje, de momento los fabulosos coches y motos seguian en el parking del loft, solo el Mini y el BMW estaban estacionados frente la casa.
Mi habitacion era la mas grande y provablemente la principal, ellos escogieron las suyas antes que yo hiciera mi eleccion de manera que no me senti mal al quedarme con la mas grande, tenia dos grandes ventanas que daban acceso a un pequeño balcón en la fachada principal, cuando llegamos las paredes de mi cuarto eran amarillas pero las pinte de un blanco puro. Estaba rematando algunos detalles cuando Andrew entro:
Vaya Carol, te ha quedado muy bien.
¿si? ¿te gusta?
Mucho. Oye, ibamos a ir Giovanni y yo a presentarnos a nuestros nuevos vecinos.- se referia a la casa que estaba a unos pocos metros, delante, de la nuestra.
Vale, deja que me ponga algo limpio, voy llena de pintura.
Esperaremos abajo.
Me puse unos vaqueros y una camiseta verde (como mis ojos ese día), me calzé unas converse y bajé al comedor donde ellos aguardaban. Entonces nos dirigimos a conocer a nuestros nuevos vecinos ya que Andrew insitia en parecer ciudadanos normales y corrientes, incluso ejemplares para no desatar ninguna sospecha. Llegamos a la casa de nuestos vecinos y él llamó a la puerta, después de unos segundos abrió la puerta un chico gótico, extremadamente guapo y alto, sus cabellos eran rubios y largos, y los llevaba en una cola de caballo, sus ojos azules me desarmaron inmediatamente, pero habia algo en ese chico, él no parecía humano. Vi como Giovanni a mi lado se ponía tenso y como Andrew cerraba sus puños fuertemente.
Arion.- Dijo Drew.- no sabiamos que estabas aquí.
¿Y por qué coño ibas a saberlo?- dijo el tal Arion despectivamente.
Bueno, tu eres vampiro, nosotos somos vampiros...cortesía nada mas.
Joder, dejalo ya Drew- dijo Gio- hace 3000 años que es un gilipollas y seguira siendolo.
Y tu hace 600 años que eres un bocazas y tambien seguiras siendolo.- le dijo Arion. Giovanni abanzó un paso hacia él de manera amenazante y Arion hizo lo mismo. Me puse en medio de los dos.
Bueeeno niños, ya esta bien, ya todos sabemos cuan grandes son vuestros egos, no hace falta que os peléis.- dije. Gio me gruñó y Arion se rió, luego se apartó, curzó los brazos sobre el pelcho y apoyó su hombro derecho en el umbral de la puerta.
En fin ¿a que se debe vuestra visita pequeños?- dijo Arion.
Cortesia, nos hemos mudado a la casa de enfrente y solo queríamos presentarnos a nuestros vecinos y dado que ya estamos mas que presentados, nos vamos.- dijo Drew.
Bueno, no todos estamos presentados- dijo mirandome a mi, esa mirada me derritio completamente.
Ella está con nosotros, Arion.- dijo Gio amenazante. Yo puse los ojos en blanco y adelante un paso hacia Arion.
Carol.- le dije ofreciendole mi mano para que la estrechara.
Arion.- dijo él cogiendola y besandola suave pero seductoramente. Me quedé atónita.- encantado.
Igualmente.- le dije.
Ah, eso lo dudo.- dijo Gio.- nadie que alguna vez le haya conocido ha estado encantado de hacerlo.
Y estoy orgulloso de ello.- Arion.
¿ Estás aquí solo?- dijo Drew sin hacerles caso.
¿ Acaso importa?-Arion.
Oh, vamos Drew ¿qué preguntas haces? ¿cómo no va estar solo si no hay nadie que lo aguante?- por la expresion de Arion supe que Gio habia encertado.
Bueno, ya basta de insultarme en mi propia casa, fuera de aquí de una puta vez, y si necesitais sal o azucar la comprais porque yo no voy a daros nada.- Arion.
Ya nos vamos, Arion.- dijo Drew tranquilamente mientras cogía a Giovanni del brazo. Empecé a seguirlos.
Hey, Carol.- me llamó. Yo me volví hacia él.- eso no iba por ti, puedes volver siempre que te aburras con esos y quieras un poco de marcha.
Hmm, es bueno saberlo, gracias.
No hay de que.
Me guiñó un ojo y cerró la puerta. Ai! Que hombre, que sexy, que guapo, que...que de todo! Mientras volviamos a casa yo estaba flotando en una nube rosa y ellos parecia que estaban pisando fuego. Entramos en nuestra casa sin decir nada y yo me sente en el sofa a la espera a que dijeran algo sobre Arion, pero no lo hicieron, al final les pregunté:
Bueno ¿pensáis decirme quién es?
Él, bueno es...- empezó a decir Drew.
Es el hijo de puta mas grande de la historia.- dijo Gio.
Ah, eso me lo deja todo mucho mas claro.- Drew rió.
Digamos que des de nuestra conversion vampiríca nos hemos ido encontrando con él cada muchos años y bueno, nunca acaba bién. Arion fue quien me transformó.- Drew.
¿Y tiene 3000 años?- yo.
O mas, no lo sabemos exactamente.- Gio, que ya estaba mas calmado.
¿ Es griego?- pregunté.
Sí.- Gio.
¡Que guay!
¿Guay?- Gio.
Sí, he conocido a un griego antiguo.
Estas loca, ese tio es un pedazo de gilipollas.- Gio.
Sí, y tu la mayoria de dias tambien.- le dije mientras me levantaba y salia en direccion a mi habitacion, mientras subia las escaleras oí como Drew se moria de la risa.
El resto del dia lo dediqué a acabar de acomodar mi habitacion y empecé a arreglar el jardín. Estaba yo arrancando las malas hierbas cuando me encontré con un asqueroso gusano, y realmente los gusanos siempre me han dado mucho asco por lo que grité, un nanosegundo despues de mi grito Drew i Gio estaban a mi lado para ver que me pasaba. Al explicarles lo del gusano se rieron tanto de mi que me hubiera sonrojado de haver podido.
Era de noche y yo estaba en mi habitacion tendida en la cama que jamas usaria para dormir, viendo Desayuno con diamantes cuando Arion entró por mi ventana, le miré y no se porque le sonreí:
Hola, me dijo él.
Hola Arion, ¿ Qué haces aquí?
Pues realmente nada, solo queria verte.
Ah ¿ y eso por qué?
Bueno, me has parecido simpatica.
Ah bueno, ya pensaba que venias a matarme o algo asi.
¿y por qué pensabas eso?
Por que Gio me ha dicho que eres el hijo de puta mas grande de la historia y Drew no se ha molestado en corregirle.- el se rió.
Mi fama me precede.
Bueno, no creo que realmente seas tan capullo. ¿ asi que eres griego?
Si, lo soy. ¿ Tu de dónde eres?
De aquí.
¿ de aquí?
Ahá, Drew me transformó hace un par de meses.
Vaya,¿ asi cuantos años tienes? ¿19?
Tengo 17, o bueno...18 según como se mire. Dos dias después de mi transofrmacion era mi cumpleaños. ¿Cuántos tienes tu?
¿ Reales o los que digo tener?
Ambos.
3458 y 18. aunque cuando me transformé tenia 20, pero bueno, asi puedo cumplir mas años en un mismo sitio.
Felicidades eres la persona mas vieja que conozco.- el no dijo nada.- ¿Asi que tu transformaste a Drew?
Sí, le di un buen bocado a ese culo suyo.
¡Oh Dios mío!- exclamé yo.
¿Qué?- preguntó él.
No creia que lo que dicen de los antiguos griegos fuera cierto.- el puso mala cara.
¡No soy homosexual, niña!- dijo casi gruñendome.- era solo una forma de hablar.
¡Ups! Lo siento.- él miró los libros que había encima de la mesa.
¿Latín y griego?- dijo.
El instituto.- dije yo amargamente.
¿Vas al instituto?
Drew me obliga, él cree que es importante que termine mi “educacion”.
Esa si que es buena. ¿ Entonces qué, hacemos algo?
¿Cómo qué?
Pues y yo que sé...un poco de sexo estaria bién.
No puedes decirlo en serio.
Lo digo muy seriamente, quiero hacerlo contigo.
¿ Estas loco? Si ni te conozco, tio.
Te hubiera invitado antes a cenar pero dado a que no cenamos en restaurantes...vayamos al tema directamente¿no?- se acercó a mi.
Ehh, quieto ahí, no te me acerques.¡ Fuera de aquí, pervertido!
¿ Enserio quieres que me marche?- preguntó incredulo.
Porsupuesto que quiero que te marches. ¡Vete!
Esta bien, pero eso no significa que no vaya a volver.
Se fue por donde habia venido y me dejó realmente ardiendo. Ese hombre desataba todas mis hormonas, seguí viendo mi pelicula aunque mis pensamientos estaban puestos en Arion. Cuando amaneció me prepare para ir a la escuela, cuando bajé a la cocina Drew ya estaba allí, increiblemente guapo e impecablemente vestido hizo que me diera un salto el corazón. No era justo, estaba viviendo con dos hombres guapisimos y tenia el vecino mas sexy que alguien imaginara tener y yo sin irme a la cama con ninguno. Vale, dos me habían dicho claramente que querian meterse en ella conmigo, pero si me acostaba con Gio seria cosa de un par de noches y luego seguiria viviendo con él bajo el mimso techo y no seria bueno para la convivencia, y si me acostaba con Arion, bueno, seguramente tampoco duraria mucho y si Gio o Drew se enteraban se iba a armar una de muy gorda.
Drew y yo salimos juntos de la casa para coger el mini e irnos al instituto, cuando pasamos por delante de casa de Arion pudimos ver como se subia a una impresionante Harley vestido con un par de vaqueros negros, unas botas de motorista y una cazadora de cuero negra, en su espalda una mochila negra tambien. Nos siguió hasta la ciudad y luego le perdimos de vista a causa del tráfico. En cuanto llegamos al instituto Drew y yo nos fuimos a nuestras respectivas clases.
Por la tarde empecé mis clases en la autoescuela para sacarme el carné legalmente. Cuando terminé con eso, cogí el metro y me fui al Strav a ver a Giovanni.
El bar estaba casi lleno y él iba de un lado para otro atendiendo a los clientes, cuando me vió, se paro en seco y me sornío. ¡Otra vez! Mi corazón volvió a saltar, menos mal que ya no podia tener infartos porque a esas alturas estaria al borde de uno. Deje mi bolsa en el almacén y me sente en un taburete, él estubo a mi lado enseguida. Me saludó con un tierno beso en la mejilla que envió una descarga eléctrica por todo mi cuerpo. Me quedé toda la tarde con él y luego volvimos a casa juntos en su moto, cuando llegamos Andrew estaba flotando en la piscina, para un humano hubiera hecho demasiado frío para bañar-se, pero dado a que nosotros no eramos humanos un baño siempre era agradable:
Hey Andrew ¿Qué haces?- Gio.
Nada, simplemente hago el muerto.- Drew.
Pues creo que voy a por mi bikini y hare el muerto yo también- dije.
¿bikini?- dijo Gio maliciosamente.- creo que no te hace falta.- me cogió e intento tirarme al agua con ropa, yo forcejé con él, pero era inutil, en el mundo vampírico los hombres continuaban siendo mas fuertes que las mujeres. Al final los dos caímos a la piscina.
¡ Gio, te juro que te voy a matar!- el se rió y yo fui a por él. Le atrapé y me subí a su espalda, él intentó quitarme de encima y yo le apreté fuerte antes de morderle el cuello juguetonamente.
De verdad que sois como niños.- dijo Andrew. Gio y yo nos miramos y fuimos a por él.
Dos dias despues cuando llegué al instituto me quedé de piedra, allí, en secretaria, vestido con un par vaqueros, las botas de motorista, la chaqueta de cuero y un casco colgado de su brazo estaba Arion. La mujer de secretaria estaba entregandole un horario con una sonrisa en los labios y creedme, esa mujer jamás le sonreía a nadie, bueno, le sonreía a Drew. Arion le agradeció y se volvió hacia mi, yo fui hacia él:
¿Se puede saber que estas haciendo aquí?
Ahora soy estudiante de este instiuto.- me dijo como si nada.
¡No puedes estudiar en este instituto!- le dije en voz demasiado alta.
¿ Por qué no?- dijo él calmadamente.
Porqué eres un vampiro.
También tu y estudias aquí, así que yo también.- no supe que decir.- asi que ahora, Carol se buena, creo que somos compañeros de clase, haces letras puras ¿verdad? Venga, seguro que no quieres llegar tarde.
Esto no puede ser cierto.- murmuré antes de dirigirme a clase. Cuando entramos el profesor ya estaba allí, yo me senté en mi sitio y Arion habló con el profesor, luego se sento a mi lado. El profesor le presentó.
Chicos, quiero presentarles a vuestro nuevo compañero, Arion Nikopolidis.- se oyó un murmuro, la mayoria intentaba pronunciar su apellido.- bien, ahora abrid el libro por la página 52.
Y empezó la clase. Arion no dejo de mirarme durante toda la hora y eso me puso bastante nerviosa, cuando sonó la campana recogí mis cosas y las puse en mi bolsa, él ya estaba a mi lado, sentado encima del pupitre de una manera condenadamente sexy me miraba con una abierta sonrisa:
¿ A dónde vamos ahora?- preguntó.
A la aula de girego.- le contesté yo.
Genial, seguro que le puedo enseñar unas cuantas cosas al profesor.
Seguro que si abuelo.- el se rió.
Oye, Carol. Se que estas irritada por mi presencia aquí, pero te prometo que no lo he hecho con mala intencion, simplemente me gustas, por una vez en toda mi existencia quiero llevarme bién con alguien.- lo dijo con una profunda tristeza en los ojos.
Eso lo hubieras podido pensar antes de proponerme que me metiera en tu cama.
Vamos, no puedes estar cabreada por eso, coño Carol, eres condenadamente sexy, ciertamente una de las vampiras mas guapas que he visto jamas, seguro que no soy el primero de querer meterse en tu cama. Apuesto a que Giovanni ya lo ha intentado y bueno, se que Andrew es demasiado correcto para intentarlo.- suspire para calmarme.
Arion, si quieres ser mi amigo te recomiendo que dejes este tema a un lado.
Como quieras.
Vale, si prometes tener las manos quietas acompañame. Tu lengua natal nos espera.- fuimos juntos hasta la clase donde Amanda, la profesroa de griego y latín impartia sus asignaturas. Yo me senté y Arion se sento a mi lado. La profesora pasó la lista y cuando terminó preguntó por Arion.
¿ Y tu eres?
Arion Nikopolidis.
Ah, el alumno nuevo. ¿Eres griego, Arion?
Sí, nací en Santorini.
¿Cuánto tiempo llebas aquí?
Pues diez años, creo.
Estupendo, ahora vamos a corregir las traducciones que ayer os mandé.- dijo la profesora.- traduzcan Elena, Adam y Carol.- Elena y yo nos levantamos para hacer la traduccion en la pizarra como siempre, pero Adam llamó a la profesora.
Amanda, ayer no vine por lo que no he hecho la traduccion.- dijo.
Aunque no vengas debes pedir a tus compañeros las tareas- sermoneó Amanda.
Fue culpa mía- dijo Judith- me preguntó a mi y me oblide decirle la tarea de griego.- Adam y Judith eran novios.
Está bien ¿ Alguien quiere traducir?- nadie se presentó voluntario.- Arion ¿ te ves capacitado para traducir?
Si alguien me presta el texto sí.- le prestaron el texto y vino a la pizarra, esperó a que nosotras terminaramos y luego hizo su parte encima de la nuestra ya que era mas alto, la profesora nos hizo leer en griego y luego nos corrigió los fallos, Elena había hecho casi todo mal pero yo solamente tenia un error. Luego miró la parte de Arion.
Vaya Arion, esto está perfecto. ¿Puedes leerlo?- Arion leyó sin dudar- ¡Chico! Tienes la mejor pronuciacion que he oido jamas, parece que hayas hablado griego antiguo toda tu vida.
Joder, es griego.- se oyó al fondo de la clase.
No se habla griego antiguo actualmente en Grecia- dijo Amanda.- de todas formas has pasado la mayor parte de tu vida aquí, cuando hablas no tienes ningun acento.
Bueno- dijo él rascandose la cabeza.- mi padre me enseñó griego antiguo des de que pronuncié mi primera palabra.
Vaya ¿A qué se dedica tu padre?
A la política, pero murió hace años.
Oh, lo siento.
No importa.
Bueno, sigamos.- continuamos la clase y cuando terminó Arion se pegó otra vez a mi.
Sabes Carol, me has puesto realmente caliente cuando has hablado mi lengua.- me dijo. Sin pensarlo le di un pequeño puñetazo en el hombro.
¡Arion por Dios! Dejalo ya.
Vale, vale.
Vamos, seguro que Andrew esta tan contento de verte aquí como yo.
Uh, incluso lo va a estar mas.- se rió.
Llegamos a clase de Andrew y ni miró a Arion, dió la clase como siempre y cuando terminó dijo solo para oidos vampirícos que me quedara en la clase. Arion salió con los demas alumnos con una media sonrisia en los labios. Me senté en la mesa de Andrew y esperé a que empezara a hablar pero no habló, de repente me abrazó:
Drew ¿qué pasa?
No dejes que Arion se apoderé de ti, Carol.
Vamos Drew, no puede ser tan malo.
Confía en mi, al principio puede parecer simpatico, pero todo el que se acerca demasiado a él termina sufriendo. No quiero que tu sufras.
Está bien, le ignoraré.- entonces me di cuenta que sus brazos aun estaban a mi alrededor, y que su boca estaba a pocos centimetros de la mía. Pude ver que él tambien se daba cuenta, nos quedamos mirando a los ojos. Finalmente él me soltó
Bueno, te veo después para volver a casa.
Vale.
Él se fue rapidamente y cuando salí al pasillo no lo vi por ninguna parte, como era la hora de descanso salí a la calle. Vi a Arion sentado en su moto hablando con tres chicas. Me miró y yo miré hacia el otro lado. Me senté en los escalones de la entrada y Lucy se vino a sentar a mi lado:
¡Ei, Carol!- me dijo a modo de saludo.
Hola Lu.- le dije.
¿Qué haces? No he hablado contigo en toda la mañana.
Lo sé, lo siento.
Parece que ya conocías al nuevo.
Sí, hace tan solo un par de dias. Arion es mi vecino.
¡Pero menuda suerte tienes! Tu hermano y Gio son los hombres mas guapos que he visto en mi vida, y luego te toca por vecino no un tio solamente guapissimo, no. ¡Él se ve tan caliente! Y encima parece que se interesa por ti.
Bueno, que haga lo que quiera. Estoy decidida a ignorarlo.
¿Por qué harias eso?
Drew me lo pidió.
Carol, Andrew es tu hermano, seguro que te dice eso de todos los chicos que se acercan a ti.
No, Andrew jamás me dice nada sobre chicos. Solamente de este, dice que hay algo que le de muy mala espina.
Bueno, realmente parece bastante peligroso, pero solamente es porque viste cuero.- hubo silencio durante un momento en que contemplamos a Arion.- Esta noche vamos a ir al cine ¿vendras?
Creo que sí.
Genial, siempre te digo que vengas y siempre me dices que no, eres peor que una monja.
Una monja que vive con Gio, no te olvides.- y le guiñé un ojo. Ella se rió.
Eres una zorra, ¿qué quiere decir eso?
Pues que es muy interesante estar sentada en el sofa i verlo pasar solo con una toalla en la cintura.- me inventé.
Oh! porfavor Carol, porfavor, invitame a tu casa.
Un día de estos.
Oye, he pensado que te podrias quedar a comer a mi casa, asi por la tarde nos vamos de compras y luego al cine.
Mm, no se, tengo que ir a la autoescuela. Pero podemos quedar cuando salga.
Eso me parece bien.
Volvimos a clase, Arion quiso venir a hablar conmigo de nuevo, pero le ignoré. Después de las clases volví a casa con Andrew sin decirnos nada. Me fui a mi habitacion hasta la hora de ir a la autoescuela, me fui corriendo. Cuando salí me dirigí a la direccion que me había dado Lucy, su casa. Subí y me abrió la puerta su hermano, que en cuanto me vió se quedó con la boca abierta, literalmente:
Hola- le dije.- ¿está Lucy?
eh...claro, pasa.
Gracias.-se sacudió la cabeza y gritó.
Lucyyyy.
¿Quééé?
Tu amiga está aquí.- Lucy vino en un pis pas.
Hola Carol.
Hola.
Oye, no le hagas caso al tarado de mi hermano, està siempre haciendo cosas raras.- me reí.
Bueno, Gio pinta cuadros escuchando opera.
Hmm, pero mi hermano se pasa el dia predicando que vivimos rodeados de vampiros.
Vale, tu ganas.- el hermano de Lucy podia ser un loco o realmente podia saber algo, fuera lo que fuera tenia mas razon que un santo.
Ven, vamos a mi habitacion.- fuimos.-¿Cómo crees que serian si fueran reales?
¿quienes? ¿los vampiros?
sí.
Pues personas normales, como tu y como yo.
Aveces pienso que seria guay que en este mundo existieran seres sobrenaturales.
Puede que yo sea un vampiro.- le dije bromeando.
¡Oye pues estas muy palida!
¿quieres ser mi merienda?- y nos reimos.
Despues de un rato de estar revoloteando por su casa nos fuimos de compras. Fuimos en metro y la verdad es que juntas atraiamos muchas miradas ya que Lucy como humana era muy guapa y yo...pues des de que era vampira era una reina de la belleza, cuando bajamos del metro, en el districto comercial unos chicos nos llamaron y nos gritaron cosas, los ignoramos y nos dirigimos a la superfície, justo delante la boca del metro habia una de mis tiendas favoritas (des de mi conversion vampirica) antes jamas había puesto mis pies en ella, sus precios eran muy altos. No lo pensé,puesto que había ido unas cinco veces con Gio que era cliente habitual de la seccion masculina, y entré:
Carol.- me dijo Lucy.
¿Sí?
¿De verdad quieres entrar aquí?
Claro, me encanta la ropa de este sitio.
También a mi, pero es carisimo todo.
ah...-le dije, había aprendido a no darle importancia al dinero, eso era culpa de Gio y Drew.- no tenemos porque entrar si no quieres- le dije.
No, da igual. Si tu quieres entrar entremos, yo solo te envidiare cada segundo.- me dijo con una sonrisa.
¿Seguro?
Claro, si tu tienes el dinero para comprar aquí, hazlo.- y cogió mi mano para entrar.- ¡ vaya, estas congelada!
Lo sé- dije con normalidad- mis manos siempre parecen cubitos.
A mis pies les pasa lo mismo.
Oh si! Cuando te metes en la cama, es horrible hasta que entras en calor.- le dije recordando mis tiempos como mortal.
Jaja, es verdad. ¿vamos?- entramos en la tienda. En media hora me prove casi toda la tienda, me gustaba casi todo y todo me sentaba bien, al final de todo lo que me prové descarte algunas cosas pero me quedé con la mayoria.- ¿Todo esto?- me preguntó Lucy.
Eh, si. Creo que si.
¡Estas loca!
No, solamente es que no me puedo resistir a un buen par de zapatos.- ella se puso a reir. Mientras yo pagaba ella miraba con anelo una minifalda vaquera realmente bonita.- ¿por qué no te la pruevas?
Porque luego solo me dará mas rabia tener que dejarla.
Venga, vamos a ver como te queda.- y la arrastre hasta el provador. La falda le quedaba muy bien.- vale, te sienta genial! He decidido que te la regalo.
Carol no, no puedo aceptarla.
Porsupuesto que puedes.
Pero que no tienes que hacerlo.
Ya lo se, pero me apetece. Vamos quitatela y damela para que pueda pagarla.
Dejalo, no hace falta.
Oye, que te he dicho que te la regalo y punto. Asi que venga, no tenemos todo el día.
Con una sonrisa me dió las gracias y me la dio para que yo pudiera pagarla, luego nos fuimos a otras tiendas y pasamos la tarde provandonos ropa. Cuando terminamos con todas las tiendas, Lucy estaba cansada. Decidimos ir a tomar algo, al menos ella, y nos fuimos al Strav. Ahí estaba Gio luciendo condenadamente guapo y sexy, ardiente. En cuanto nos vio nos dedico una sonrisa que hizo derretirme, sentí como el pulso de Lucy se aceleraba. Nos sentamos en los taburetes delante de él:
¿Qué te has comprado?- preguntó Gio.
Bueno, la verdad es que un poco de todo, creo que esta vez me he pasado. Espero que no os de un infarto cuando llegue el extracto de la tarjeta.- dije.
Bah, no te preocupes, y en cuando a lo de pasarse eso no es posible, jamas se tiene suficiente ropa.
Eso es lo que le digo yo a mi madre, pero ella no quiere comprenderme.- Lucy.
Bueno si quieres puedo hablar con ella, apuesto que podria convencerla.- Gio.
Seguro que si.
¿ Qué quieren tomar, mujeres?
Un batido de chocolate.- dijo Lucy.
Nada para mi.- dije yo. Gio ya sabia que yo no tomaria nada, pero teniamos que disimular delante de Lucy. Gio asintió y le preparo el batido a Lucy.
¿Entonces, qué hareis luego?-Gio.
Ir al cine.- dije.
¿ A ver qué?
Es verdad ¿cuál vamos a ver?
Crepúsculo.- dijo Lucy.
No se cual es.- dije yo.
¿Cómo que no? Es la peli de un libro, el primero de la daga Crepúsculo. Se trata de una chica que se enamora de un vampiro divino y al principio él lucha contra lo que siente, porque aunque la quiere tambien quiere beber su sangre...y bueno, ya veras. El actor que hace de vampiro está para comerselo.- Lucy.
Puede que Carol se lo coma.- bromeó Gio.
Bah, que pereza otra peli de vampiros, seguramente será tan poco creible como Drácula.- yo.
Es de vampiros pero sobretodo de amor.- Lucy.
Es lo mismo, tampoco va a ser real.- lucy rió.
En eso tienes razón.- miró la hora.- por Dios, es tardísimo debemos irnos si queremos llegar al cine. Aun tengo que pasar por casa.
Vamonos pues.- miré a Gio.- ¿puedes quedarte con las bolsas?
Seguro.- dijo.
Bueno, quiero estrenar algo. Espera un minuto Lu.
Vale, pero date prisa.- rebusqué por las bolsas y encontré los pantalones de cuero que me habia comprado, bueno no eran pantalones eran mallas, la camiseta tambien negra y larga que había comprado para esos pantalones. Fui al baño a cambiarme, de camino pase por delante de una mesa donde había 5 hombres de unos 30 años tomando café, me miraron con deseo cuando pase hacia el baño y cuando volví a salir enfundada en esas mallas de cuero, que de aderian perfectamente a mi cuerpo mostrando perfectamente la figura de mis piernas, pude ver como se les ponian los ojos como platos. Incluso uno de ellos me silvó.
¡Oye!- le dijo Gio des de la barra.- ¿le silvo yo a tu novia, gilipollas?- el hombre puso cara seria y se disculpó.
No hacia falta que le insultaras.- le dije a Gio.
Bueno, tampoco hacia falta que él te molestara. Por cierto, estas genial.
Gracias.-le dije cambiando mis zapatos por unos negros de tacón alto. Cogí el abrigo azul marino estilo marine y le di el resto de bolsas a Gio.- bueno, nos vemos después.
Pasadlo bién.
Adiós. -dijo Lucy.
Lucy y yo nos fuimos, primero a su casa en donde ella tambien se cambió de ropa y nos fuimos al cine. Cuando llegamos media clase estaba ahí, las miradas rapidamente se posaron sobre nosotras, las chicas murmuraron y los chicos babearon. Aun no estabamos todos de manera que esperamos a que llegaran los otros. Una Honda Shadow Spirit 750 C2 negra volteó la esquina, sin duda el magnifico hombre que iba encima era Arion. Paro justo delante de donde nosotros estabamos esperando y bajó de la moto con un fluido y masculino movimiento, se me quitó el aliento. Se quitó el casco mostrando una sonrisa torcida terriblemente seductora que hizo que a todas las chicas ahí presentes les temblaran las piernas. Él iba vestido con unos vaqueros claros, grandes y rotos, zapatillas de estilo skater y la chaqueta de cuero, que ganas tenia de lanzarme a sus brazos y besarle hasta que me pidiera compasion,¡ que hombre! El traia sus dorados cabellos sueltos y le llegaban hasta los hombros, cuando levantó los brazos para recogerselos en una cola su chaqueta subio mostrando una pequeña pero maravillosa porcion de sus abdominales, el me pillo mirandolo y me guiñó un ojo:
Deberia ser ilegal verse tan bueno.- dijo Lucy.
Ni que lo digas.- le contesté yo.
Carol, peligroso o no e independientemente de lo que te haya dicho Andrew este tipo merece que lo metas en tu cama. Si no lo haces tu, voy a hacerlo yo.
Prefiero no hacerlo, luego seguro que es una gran decepcion, seguro que la tiene como un cacauete.- las dos reimos. El se acercó, Carol sabia que las había escuchado.
Hola.- dijo.
Hola.- respondimos.
¿Sabes Carol? Te ves despampanante en cuero, espero que sin él no seas una decepecion.- Lucy se sorprendió por sus palabras, Carol no.
Estoy incluso mejor sin él.- le dije.
Bueno, puedes mostrarmelo algun día y yo puedo mostrarte mi cacauete.
Sigue soñando.
Já.- dijo. Los dos nos reimos.
Por cierto, ¿quién te ha invitado?- dije.
Maria.- Maria era una de las chicas de clase que me detestaba profundamente porque el chico que le gustaba me había invitado a salir un día mientras yo hablaba con ella.
Uh, deberias ir con ella.
Cierto, pero guardame un sitio a tu lado.- sonrió y se fue caminando seductoramente hacia Maria.
Llegaron los dos chicos que faltaban y compramos las entradas, vi como Arion pagaba la de Maria y luego la invitaba a palomitas, no se porque el hecho de que él fuera tan cortés con ella me molestó. Entramos en la sala que se proyectaba nuestra pelicula y escogimos, bueno, escogieron una fila de asientos, como no cabiamos todos en la misma nos dividimos en dos, cuando iba a entrar para sentarme al lado de Lucy, Rulo uno de los chicos de clase se me adelantó para sentarse al lado de Lucy. Lucy y Rulo (cuyo nombre real no sabia) tenian una especie de relacion, no salian en serio pero quedaban constantemente. Entré después de él y me sente a su otro lado, luego vi como Arion venia para sentarse a mi lado seguido de Maria que no hacia muy buena cara. Cuando se apagaron las luzes Arion y yo seguiamos viendo a las mil maravillas. El giro su cara hacia mi y sonrió. Miramos sin decir nada la pelicula, Lucy y Rulo de vez en cuando se besaban y eso me ponia nerviosa porque tenia a Arion peligrosamente cerca. La pelicula no estaba mal, es decir sobre el tema vampírico no haré ningun comentario pero el tema amoroso estaba bién.
Cuando finalmente terminó y salimos fuera Arion habló conmigo:
¿Te ha gustado?- me preguntó.
Bueno, la relacion amorosa si, el resto pincha.- le dije.
Cierto, pero a mi tampoco me apetecia mucho ver la declaracion de amor entre dos adolescentes bobos.
Dijo el señor mayor.- le dije. El soltó una carcajada.
Sabes...-empezó a decir, pero Lucy nos interrumpió.
Carol, me voy.- Rulo la estaba esperando en su coche.- ¿quieres que te acerquemos a casa?
No hace falta, vete. Y pasalo bien.- ella se sonrojó.
¿Pero cómo vas a volver?
Yo la llevo.- dijo Arion.
Bien, nos vemos mañana.- y Carol se fue. Arion y yo fuimos hasta su moto, el subió.
¿No se va a enfadar Maria?- le dije jugetonamente.
¿Qué importa Maria? Sube.
Sonreí y subi a la moto, tras el. Pasé mis manos por su cintura y oí a Maria maldecir. Él arrancó y dejando un rasto de miradas nos fuimos.
3.Seducción.
Disfruté del paseo en moto, el no dijo nada de que yo me abrazara a el, es mas, parecía complacido. Después de un rato llegamos a nuestras casas, el detuvo la moto en el camino sin ir a su casa pero tampoco sin dejarme a la mía, no dijo nada pero acarició mi pierna de manera que calentó cada fibra de mi ser, no pude evitarlo fue superior a mi, me incliné sobre su espalda y le besé el cuello, el dejo escapar un gruñido y solo se que de repente estaba sentada encima de él a horcajadas, aun los dos en la moto, con sus brazos alrededor de mi cintura y nuestros labios y lenguas jugueteando.
Ese fue un beso en toda regla, jamás nadie me había besado así, no es que hubiera besado a muchos chicos antes, pero recordé el beso de Gio y no se parecía en nada al que ahora estaba experimentando, Arion era salvaje, apasionado, ardiente, desvergonzado. Mientras seguiamos con nuestro beso sus manos pasaron de mi cintura a mi trasero yo me sobresalté y el se carcajeó. Me besó una vez mas y entonces se detubo para mirame a los ojos, sus ojos brillaban con pasión:
Esto ha sido increible.- le dije.
Esto no ha sido nada comprado con las cosas verdaderamente increibles que quiero hacerte.- sonreí y le bese.
Siento decirte que no vas a hacerlas hoy.- le dije.
¿Por qué? Te deseo.
Tambien yo pero no soy una chica de esas, no me voy a acostar contigo solamente porque nos hayamos besado una vez. Quiero ir paso a paso.
¿Eres virgen?
Lo soy, y es algo importante para mi. Espero que lo entiendas.
Lo entiendo. Pero dime ¿qué debo hacer?- sonreí.
Seduceme.- le bese y salí de encima de él con la intencion de irme a casa.-¿Te veo mañana?
Él asintió con la cabeza y me miró hasta que yo desaparecí detrás de la puerta de mi casa. La casa estaba en silencio, sólo se oian pasos en el piso de arriba, era Drew. Subí por las escaleras y después de dejar mi bolso en mi habitacion fui a decirle hola, él estaba sentado delante de su Mac:
Hola Drew.
Hola.- me dijo serio.
¿Qué haces?
Nada, estaba contestando un mail.
Oh, muy bién. ¿Dónde está Gio?
Ni lo se ni me importa.- esa respuesta me sorprendió, Drew siempre era amable.
Está bién, mmm...voy a mi cuarto.
Él no dijo nada mas. Fui a mi habitacion y empecé a guardar la ropa que había comprado esa tarde, Gio habia dejado las bolsas encima de la cama. Después de guardar la ropa inculso la que habia llevado hice las tareas del instituto. Luego yo tambien encendi mi ordenador y hable por msn con mis amigos (de antes), cuando todos se fueron a la cama baje al salon para poner una pelicula. Me acurruqué en el sofa y vi Moulin Rouge, Casanova y Sin City, cuando terminó la tercera faltaba solamente una hora para ir a la escuela. Dejé el salon para ir a prepararme a mi cuarto, estube un rato para elegir mi ropa, luego fui al baño para peinarme y ponerme algo de maquillaje, me pinté un poco los ojos, eyeliner, sombra y rimmel. En cuanto salí del baño me encontré de frente con Gio, sus ojos eran de un verde intenso y tenia marcas de pintalabios en el cuello:
Buenos dias.- le dije.
Hola Carol.
¿Te peleaste ayer con Drew?
No.
Vaya, pues cuando llegué estaba de un humor de perros.
Te aseguro que no por mi culpa.
Esta bien.- fui hacia mi habitacion.- por cierto, tienes pintalabios.
¡Oh!
Regresé a mi habitacion para coger mi bolsa y unas converse y esperé a que Drew bajara para ir al instituto. Cuando porfin hizo acto de presencia no parecia de mejor humor que por la noche, fue a por el coche en silencio y cuando yo subí tampoco dijo nada. Como él no hablaba puse la radio. Llegamos al instituto y él se fue con un “nos vemos luego”. Faltaban aun unos minutos para que fuera la hora de entrar y Lucy estaba afuera hablando con algunas de las chicas de clase:
Buenos dias.- les dije a modo de saludo.
Buenos dias, Carol.- dijo Lucy.
Hola.- conestaron las otras dos chicas, Eva y Elena.
Carol porfavor dime que has hecho la traduccion de latin.- Lucy.
Si, la hice ayer cuando llegué a casa, y si tu no te hubieras por ahí con Rulo a hacer Dios sabe que la hubieras podido hacer tu tambien.- le dije riendo.
¡Oh vamos! El sexo siempre esta por delante de la escuela. ¿Vas a dejarmela copiar o no?
Sabes que si.
Ya puestas, ¿Carol te importa dejarmela a mi tambien? Empecé a hacerla pero despues del tercer verbo me lie y no supe como terminarla.-Elena.
Claro, no hay problema.- oi el rugido de una moto, me giré y si, ahí estaba Arion. El corazón me dio un vuelco y de haber podido me hubiera sonrojado.- Tomad.- les dije a las chicas sacando mi cuaderno de latin de la bolsa, luego me volví y me fui hacia Arion.
Eh ¿dónde vas?- oi que me decia Lucy. Mientras iba hacia él, Arion me miraba fija y seductoramente. Cuando estube delante de él me sonrió picaramente y cogiendome de la cintura me dió un tórrido beso. Ese beso lanzó una descarga electrica por todo mi cuerpo, le rodeé el cuello con mis brazos y acercandome mas a él le devolví el beso. Después de unos segundos, bastantes segundos empecé a oir a la gente hablar sobre nosotros. Detube el beso y me separe de él.
Hola.- me dijo con una sonrisa.
No deberias haberme besado así.- le dije timidamente.
Hmm, me parece que no he sido solo yo.
Cierto. Creo que nos estan mirando.
Si eso te molesta nos los podemos comer.- me reí. En ese momente sonó la campana que indicaba el comienzo de las clases.
Bueno, tendremos que dejar el almuerzo para luego. ¿vamos?
No tenemos porque ir.
Lo se, pero yo voy de todos modos.
¡ai!
Me hubiera costado concentrarme en clase, filosofia, si yo hubiera sido humana. Por un lado, Arion no dejaba de mirarme y por el otro Lucy no paraba de hacerme preguntas, estaba tan emocionada que no era conciente de que el profesor no dejaba de mirarla, le hice el gesto de silencio y empezó a escribir una nota, cuando iba a pasarmela el profesor la interceptó:
Lucía- le dijo- realmente no espero que llegues a entender nada de lo que estoy explicando, ¿pero podrías poner un poco de antencion?- luego desdobló la nota y la leyo en voz alta.- ¡Oh tia, eres una zorra! No me puedo creer que te hayas enrollado con el señor culo ardiente y no me hayas llamado enseguida para contarmelo. ¡Yo te lo hubiera dicho enseguida! ¿Cuando pasó, anoche? ¿te has acostado con él? Porque esta mañana Arion parecia muy cariñoso y claro, los tios normalente solo son cariñosos cuando han tenido sexo contigo. Pero bueno, quiero detalles.- aquí se terminó la nota.- Muy interesante.- dijo.- Espero que te guste tu apodo, Arion.
Bueno, a decir verdad yo preferiria Dios del sexo o bueno, chico ardiente en general y no mi culo en particular.- la clase estalló en carcajadas.
¿ Y tu?, tia zorra- me dijo riendo.- ¿tienes algo que decir?
Bueno, le diria muchas cosas a Lucy y ninguna agradable pero mejor me callo.
Bien, parece que eres la unica sensata aquí. Es de mala educacion alardear.- dijo mirando a Lucy.
También lo es leer el correo de otras personas.- dije. Eso le irritó.
Me parece que a tu hermano le va a parecer muy interesante esta nota.- la clase dejo ir un “uhhhhh” de mal rollo. Ahí me cabree.
Dame la nota.- le dije utilizando la hipnosis. El puso los ojos en blanco, eso fue peligroso pero realmente pareció que se lamentara por las hormonas adolescentes, me dio la nota. La cogí y la guardé en el bolsillo de mis vaqueros.- ¿seguimos con la clase o le pagan por fastidiar a sus alumnos?
Puso mala cara pero siguió con la clase. Cuando terminó Lucy se disculpó conmigo y yo respire profundamente para tranquilizarme y beberme su sangre ahi mismo. Después de esa clase teniamos gimnasia, la primera clase practica del curso ya que habiamos hecho todas las teoricas del tirón, fuimos hasta los vestidores, yo gruñendole a Lucy, Arion iba con los chicos. Una vez ahi nos cambiamos y nos pusimos nuestra ropa de deporte, la clase era en el gimnasio, me puse unos shorts, una camiseta de manga corta y me dejé las converse. Al verme solo con ropa interior las chicas suspiraron ya que mi cuerpo era perfecto y el suyo no, las comprendí, en mi vida humana yo tambien me hubiera deprimido. Cuando Lucy terminó de cambiarse fuimos al gimnasio, entonces vi a Arion y casi se me cae la baba, él iba vestido con unos pantalones de deporte anchos, grises y de un tejido similar al terciopelo, encima una camiseta blanca ajustada de tirantes(de las que llevan los raperos) y creedme, estas camisetas o te sientas bien o te quedan horribles, a él le sentaba de maravilla. Me fui haciendo saltitos hacia él y cuando estube a su lado me paso el brazo por la cintura y me guiñó el ojo.

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.